Batalla del Gránico

Batalla del río Gránico
Batallas de Alejandro Magno
BattleofGranicus.JPG
Batalla del río Gránico. Grabado basado en un fresco de Lebrun.
Fecha mayo, 334 a. C.
Lugar Gránico, noroeste de Asia Menor
Coordenadas 40°13′41″N 27°14′32″E / 40.228055555556, 40°13′41″N 27°14′32″E / 27.242222222222
Resultado Victoria macedónica
Beligerantes
Vergina Sun.svg  Reino de Macedonia
Aliados griegos
Standard of Cyrus the Great (Achaemenid Empire).svg  Imperio aqueménida
Mercenarios griegos
Comandantes
Alejandro Magno
Parmenio
Filotas
Alejandro de Lincestis
Clito el negro
Espitrídates
Mitrídates
Memnón de Rodas
Fuerzas en combate
2700 jinetes,
3000 hipaspistas,
9000 falangistas
y 4300 aliados[1]
5000 hoplitas,
15 000 infantes ligeros
y 20 000 jinetes (disponibles)[2]
20 000 hombres en la batalla[3]
Bajas
115 muertos[4] 7500 muertos y 2000 griegos capturados[5]
[ editar datos en Wikidata]

La batalla del Gránico fue la primera en la que el rey macedonio Alejandro Magno se enfrentó y derrotó a los persas. La batalla tuvo lugar en el noroeste de la actual Turquía, cerca del emplazamiento de Troya. Allí, un ejército bajo el mando combinado de los sátrapas persas de Asia Menor, que contaba con numerosos mercenarios griegos, fue derrotado por Alejandro.

Antecedentes

Una vez asegurada la situación en Grecia, Alejandro abandona Macedonia con su ejército. El objetivo era continuar los planes de su padre y atacar el Imperio aqueménida. Cruza el Helesponto en el 334 a. C., avanzando por la carretera hacia Dascilio, capital de la satrapía de Frigia. A su llegada, se encuentra con los sátrapas (gobernadores) locales, al mando de un ejército reunido apresuradamente, cuyo grueso se basa en la caballería ligera. Los persas, además, cuentan con un afamado líder mercenario: Memnón de Rodas.

Desafortunadamente para los persas, tantos generales eran incapaces de ponerse de acuerdo en un único plan, rechazando la sagaz táctica de Memnón, que pretendía quemar los campos de trigo y retirarse después, dejando sólo tierra estéril a su paso. A los gobernadores no les gustaba la idea de arrasar sus propias tierras.

Aunque Parmenio y sus generales más experimentados le aconsejaron obrar con precaución, Alejandro rechazó la idea de dormir en las orillas del río y atacar al amanecer. Optó por un ataque inmediato para exaltar la valentía y confianza de sus tropas y a la vez intimidar a sus adversarios.

Básicamente existían dos cursos de acción a tomar en la estrategia de los sátrapas persas contra el invasor macedónico: un ataque directo y concreto o la retirada con táctica de campo arrasado.

Estrategia de tierra quemada

El punto débil del ejército invasor estaba focalizado en su cadena de suministros. El ejército de Alejandro, en el momento de pisar suelo asiático, contaba con provisiones para un lapso de tiempo de 30 días.[6] Si bien la racionalización de alimentos por parte del ejército macedónico era una práctica bastante bien ejercitada desde los tiempos de Filipo II, las enormes distancias y las dificultades logísticas implicaban un serio riesgo para las tropas de Alejandro. Más aún si consideramos que la supremacía naval era enteramente persa, mientras que la pequeña flota de Alejandro se centraba enteramente en la porción de navíos atenienses de dudosa fidelidad.

Esta estrategia era la pregonada por Memnón el rodio,[7] quien era a la sazón estratega general de los mercenarios griegos al servicio del Imperio aqueménida. Su objetivo era evitar choques directos para desgastar al ejército macedónico con continuas marchas sobre un terreno hostil, yermo, y arrasado, donde el aprovisionamiento seria escaso o nulo. Una vez debilitado el ejército macedónico, proceder a cortar o dificultar la comunicación marítima con Macedonia, y aniquilar al invasor.

Obviamente los sátrapas rechazaron esta propuesta que implicaba una destrucción de sus propios dominios y fuentes de riqueza. La táctica de tierra arrasada incluía la quema de los campos cosechados, destrucción de los almacenes de alimentos y el traslado de la población útil.

Estrategia del choque decisivo

Consistente en buscar la ocasión de plantar batalla que definiera en forma contundente la guerra, eliminando el peligro invasor del ejército de Alejandro. La ventaja principal radicaba en que demandaba una extensión de tiempo limitado, abaratando la manutención de un ejército (soldados propios y mercenarios). Esto era lo que primordialmente quería Alejandro, una batalla rápida que le permitiera obtener botín suficiente para extender las provisiones necesarias para la prosecución de la campaña punitiva griega contra el imperio persa.

Other Languages
azərbaycanca: Qranik döyüşü
български: Битка при Граник
Bahasa Indonesia: Pertempuran Granikos
македонски: Битка кај Граник
norsk bokmål: Slaget ved Granikos
srpskohrvatski / српскохрватски: Bitka na Graniku
slovenčina: Bitka pri Graníku
slovenščina: Bitka pri Graniku
српски / srpski: Битка код Граника
Tiếng Việt: Trận Granicus