Batalla de los condes

Batalla de los condes
Guerra de las vísperas sicilianas
Nuova cronica. f.127r.jpg
Fecha23 de junio de 1287
LugarNápoles
Coordenadas40°50′00″N 14°15′00″E / 40°50′00″N 14°15′00″E / 14.25
ResultadoVictoria aragonesa
Beligerantes
Armas de Aragón con timbre de corona real abierta.svg Corona de AragónArms of Charles II dAnjou.svg Reino de Nápoles
C o a Martino IV.svg Estados Pontificios
Comandantes
Armas de Aragón con timbre de corona real abierta.svg Roger de LauriaArms of Robert dArtois.svg Roberto II de Artois
Arms of Charles II dAnjou.svg Reynald III Quarrel
Armoiries Famille Brienne.svg Hugo de Brienne
Blason Joinville 52.svg Jean de Joinville
Armoiries seigneurs Montfort.svg Guido de Montfort
Unidades militares
40-45 Galeras70 Galeras
Bajas
40 Galeras capturadas
5000 Prisioneros[1]

La batalla de los condes fue una de las batallas de la guerra de las vísperas sicilianas.

Se llama la batalla de los condes porque las fuerzas angevinas del conde Roberto II de Artois estaban comandadas por el conde de Avella, el conde de Brienne, el conde de Aquila, y el conde de Nola.[2]

Antecedentes

Tras la victoria en la batalla naval de Malta en 1283, Roger de Lauria provocó a los angevinos atacando la costa calabresa, Nápoles y Posilipo.[4]​ siendo atacado cerca de Nápoles por Carlos II el cojo que fue derrotado y capturado.

De 1282 a 1285 el conflicto entre las dos coronas se trasladó a Cataluña, donde la cruzada contra la Corona de Aragón fue humillantemente derrotada en las batallas del collado de las Panizas y Formigues. A comienzos de 1285 murió en Foggia Carlos I de Anjou, y Carlos II el cojo fue proclamado sucesor, pero como todavía era prisionero de los catalanes ejercieron la regencia su sobrino Roberto II de Artois y Gerardo de Parmo.

Roger de Lauria atacó el Languedoc[6]​ en el verano del mismo año como venganza por la invasión de los franceses en Cataluña unos meses antes, con la intención de disminuir las posibilidades de aprovisionamiento de naves y hombres para el bando angevino en la guerra de las vísperas sicilianas.

Honorio IV presionó a los angevinos para que reanudaran el asalto a Sicilia, que reunieron 40 galeras en Brindisi y 43 más en Sorrento. En abril de 1287 la flota de Brindisi, comandada por Reynald III Quarrel, conde de Avella, desembarcó en Augusta el 1 de mayo, tomando la villa y el castillo.[7]

Tan pronto como Jaime II el Justo se enteró, envió la escuadra de Roger de Lauria, pero la escuadra angevina ya se había ido a Sorrento bordeando la isla por el sur, y se reunió con la escuadra de Narjot de Toucy, en una maniobra de distracción de la flota de la corona de Aragón, para iniciar una nueva invasión por el suroeste de Sicilia.