Batalla de las Salinas

Batalla de las Salinas
Guerra civil entre los conquistadores del Perú
Batalla de las Salinas.jpg
Batalla de las Salinas.
Fecha 6 de abril de 1538
Lugar Las Salinas, hoy San Sebastián, valle del Cuzco, actual Perú
Resultado Victoria de los pizarristas sobre los almagristas.
Beligerantes
Pizarristas ( Nueva Castilla) Almagristas ( Nueva Toledo)
Comandantes
Hernando Pizarro
Gonzalo Pizarro
Alonso de Alvarado
Pedro de Valdivia
Rodrigo Orgóñez
Pedro de Lerma
Fuerzas en combate
700 hombres
12 piezas de artillería
500 hombres
6 piezas de artillería
Bajas
9 muertos 120 muertos[1]
[ editar datos en Wikidata]

La Batalla de las Salinas fue un combate en el que las tropas de Hernando y Gonzalo Pizarro vencieron a las de Diego de Almagro, el 6 de abril de 1538. El enfrentamiento entre Francisco Pizarro y Diego de Almagro durante el proceso de la conquista española del Perú se originó en la disputa por la posesión de la ciudad de Cuzco, que ambos consideraban bajo su jurisdicción y que estaba en poder de Almagro desde 1537.

La batalla tuvo lugar en las antiguas salinas indias de Cachipampa, situadas a 5 km al sur de Cuzco, ciudad que fue ocupada por los pizarristas después de su victoria. El lugarteniente de Almagro, Rodrigo Orgóñez, murió en el campo de batalla, al igual que Gonzalo Calvo de Barrientos. Otro jefe almagrista, Pedro de Lerma, quedó herido gravemente y murió poco después asesinado en su lecho. Almagro fue capturado, juzgado sumariamente y ejecutado con la pena del garrote.

Antecedentes

La guerra civil entre pizarristas y almagristas se había iniciado por la posesión del Cuzco. En 1537 Diego de Almagro ocupó el Cuzco, apresó a los hermanos Hernando y Gonzalo Pizarro, derrotó a las fuerzas pizarristas de Alonso de Alvarado en la batalla de Abancay, y luego bajó a la costa, llevando consigo a Hernando Pizarro, pero dejando presos en el Cuzco a Gonzalo Pizarro y a otros capitanes. Estos lograron poco después escapar de la prisión.

Ambos bandos entablaron conversaciones en Mala (región de Lima) y decidieron someter la disputa del Cuzco al arbitraje de fray Francisco de Bobadilla. El fallo de éste favoreció a Pizarro. Lo que naturalmente fue rechazado por Almagro, de modo que Francisco Pizarro optó por permitir que su antiguo socio continuara ocupando el Cuzco, hasta que el Rey diera el veredicto final. A cambio de esa concesión pidió la liberación de su hermano Hernando Pizarro. Lo que aceptó Almagro, en contra de la opinión de su lugarteniente Rodrigo Orgóñez, quien intuía una argucia de parte de los pizarristas.

Other Languages