Batalla de Vitoria

Batalla de Vitoria
Guerra de la Independencia Española, dentro de las Guerras Napoleónicas
Vitoria - Plaza de la Virgen Blanca 10.JPG
Monumento a la batalla de Vitoria,
plaza de la Virgen Blanca, Vitoria.

Fecha 21 de junio de 1813
Lugar Vitoria ( Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg España)
Coordenadas 42°51′00″N 2°41′00″O / 42.85, 42°51′00″N 2°41′00″O / -2.6833333333333
Resultado Victoria decisiva aliada
Beligerantes
Flag of France.svg Primer Imperio Francés Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Reino de España
Flag Portugal (1707).svg Reino de Portugal
Comandantes
Escudo de armas de José I abreviado.svg José I de España
Flag of France.svg Jean-Baptiste Jourdan
Flag of the United Kingdom.svg Arthur Wellesley
Flag of the United Kingdom.svg Thomas Graham
Flag of the United Kingdom.svg Rowland Hill
Flag of the United Kingdom.svg George Ramsay
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Miguel Ricardo de Álava
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Francisco de Longa
Flag Portugal (1707).svg Francisco da Silveira
Flag Portugal (1707).svg Luís do Rego Barreto
Fuerzas en combate
Ejército francés
60 000[2]
Ejército aliado
80 000 hombres y 90 cañones[2]
(50 000 británicos, 16 000 portugueses y 8000 españoles)
Bajas
5000 muertos o heridos, 3000 prisioneros, 143 cañones capturados y todo el tren de bagaje[1] 5000 muertos o heridos[1]
[ editar datos en Wikidata]

La batalla de Vitoria fue librada el 21 de junio de 1813 entre las tropas francesas que escoltaban a José Bonaparte en su huida y un conglomerado de tropas españolas, británicas y portuguesas al mando de Arthur Wellesley, el futuro duque de Wellington.

La victoria aliada sancionó la retirada definitiva de las tropas francesas de España (con la excepción de Cataluña) y forzó a Napoleón a devolver la corona del país a Fernando VII por el tratado de Valençay de 1813.

El acuerdo definitivo de paz entre la España del ya rey Fernando VII y el nuevo rey de Francia Luis XVIII se firmó el 20 de julio de 1814. Previamente, el 30 de mayo se firmaba un primer acuerdo en París —aunque el embajador español no lo pudo firmar a no tener poderes plenipotenciarios—, finalizando así la Guerra de la Independencia Española.

Situación previa

Tras la dura derrota sufrida por los franceses en la batalla de los Arapiles, las tropas napoleónicas se vieron incapaces de detener al ejército aliado en su camino a Madrid, el cual fue evacuado en julio de 1812. Al mes siguiente, Wellington entró en la capital y, tras desplegar unas divisiones en la zona para asegurarla, marchó con el grueso del ejército hacia el norte, donde asedió Burgos. Sin embargo, los franceses resistieron en la plaza fuerte y le forzaron a retirarse el 21 de octubre.

Posteriormente, los aliados volvieron a abandonar Madrid para retirarse de nuevo a Salamanca y posteriormente a Ciudad Rodrigo, donde se reorganizaron durante el invierno. Mientras tanto, las fuerzas francesas, ya gravemente mermadas y desorganizadas por la dura campaña en España, se redujeron aún más cuando varias divisiones fueron desplazadas de la península ibérica para cubrir otros frentes europeos debido a la desastrosa campaña de Rusia llevada a cabo por Napoleón.

Tras la llegada de la primavera, Wellington avanzó de nuevo hacia el noreste, llevando consigo un gran ejército formado por británicos, portugueses, españoles y alemanes. Se afirma que al cruzar la frontera se dio la vuelta y exclamó: «Adiós Portugal, nunca os volveré a ver». El ejército se fue engrosando sobre la marcha con efectivos de los ejércitos y guerrillas españolas de los territorios liberados, que se agrupaban para asestar el golpe final. Wellington alcanzó el valle del Esla el 20 de mayo de 1813. Este movimiento inquietó a los franceses, por lo que el mariscal Jean-Baptiste Jourdan retiró a los 58 000 hombres que había desplegado para reocupar el área entre los ríos Duero y Tajo, y los concentró de nuevo en Burgos, dispuesto a asegurar las comunicaciones con el sur de Francia.

El ejército aliado se puso entonces en marcha para cortar esta vía de escape a Jourdan, que ya planeaba abandonar el suelo español para poner a salvo la corte de José Bonaparte. Al mismo tiempo los suministros británicos comenzaron a dirigirse a Santander. Por lo tanto, a medida que avanzaban las tropas aliadas, incrementaban sus fuerzas en vez de disminuirlas, y acortaban sus líneas de suministros en vez de alargarlas.

Cuando José Bonaparte abandonó Madrid pensó en reforzar la línea del Ebro estableciendo su cuartel general en Miranda de Ebro. Al enterarse que las tropas de Wellington habían cruzado el río los días 14 y 15 de junio por Polientes, San Martín de Lines y Puente de Arenas, José Bonaparte se apresuró a llegar a Miranda y luego a la Llanada Alavesa, la región llana en torno a Vitoria, donde se concentraron los ejércitos franceses. Sin embargo los invasores tuvieron que desplegar parte de sus fuerzas al norte, para detener al general Girón, marqués de las Amarillas, que avanzaba hacia Bilbao con 15 000 hombres. Al mismo tiempo, los 20 000 hombres del Ejército del Norte, mandado por el general Clausel tuvieron que moverse hacia Navarra para intentar destruir a la División de Navarra, formada por los 8000 guerrilleros navarros, aragoneses y alaveses de Espoz y Mina, que habían sido reforzados por las guerrillas guipuzcoanas de Gaspar de Jáuregui, con otros 3000 hombres más. Estas guerrillas habían demostrado ya ser muy capaces de derrotar en batalla campal a los franceses cuando los números eran parejos. Si el general Girón enlazaba con ellas, la totalidad del ejército francés corría el riesgo de ser copado.

Other Languages