Batalla de Viluma

Batalla de Viluma
Guerra de la Independencia Argentina
Guerra de la Independencia de Bolivia
Cochabamba in Bolivia.svg
Actual Departamento de Cochabamba
Fecha29 de noviembre de 1815
LugarMacizos de Viluma (Sipe Sipe), en el Departamento de Cochabamba
Coordenadas17°27′22″S 66°20′52″O / 17°27′22″S 66°20′52″O / -66.34780833
ResultadoVictoria realista
Beligerantes
Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg Imperio españolBandera Argentina.png Provincias Unidas del Río de la Plata
Comandantes
Joaquín de la PezuelaJosé Rondeau
Fuerzas en combate
Estimación antigua:
4.000 tropas[4]
Estimación antigua:
7.000 tropas[4]
Bajas
32-40 muertos y 198-200 heridos[8]Estimación antigua:
1.200 soldados y 53 oficiales muertos, 1.800 prisioneros, toda la artillería y parque capturados[8]

La Batalla de Viluma o Batalla de Viloma o Batalla de Sipe-Sipe fue un enfrentamiento en el marco de la Guerra de Independencia de la Argentina, en la Campaña del Alto Perú, librado el 29 de noviembre de 1815 entre las fuerzas realistas, comandadas por el general Joaquín de la Pezuela, que derrotaron a las fuerzas de las Provincias Unidas del Río de la Plata, al mando del general José Rondeau,[9]​ y que tuvo como consecuencia la pérdida definitiva de las provincias del Alto Perú de las Provincias Unidas.

Es considerada, después del desastre de Huaqui, como la mayor derrota de las fuerzas revolucionarias durante la Independencia de Argentina.[8]

Antecedentes

Situación de las fuerzas de Rondeau

En 1814, las fuerzas del Ejército del Norte de las Provincias Unidas del Río de la Plata que estuvieron a cargo de José de San Martín, fueron traspasadas a cargo de José Rondeau, ya que el primero invocó razones de salud para ser relevado del mando del ejército.

Al momento que las tropas preparaban para iniciar la tercera campaña al Alto Perú, luego de dos anteriores derrotas, el general Carlos María de Alvear fue designado para reemplazante de Rondeau. Los oficiales del Ejército del Norte se sublevaron, y le comunicaron a Rondeau que sólo iban a acatar sus órdenes, mas no las de Alvear y lo instaron a iniciar la campaña; Rondeau en rebeldía ordenó el comienzo de la operación.

Martín Miguel de Güemes, enemistado con Rondeau, abandonó las filas del ejército junto con sus gauchos y se retiró hacia Salta, llevándose consigo el parque del ejército que se encontraba en Jujuy. Fue el momento crítico de la campaña, porque los gauchos habían sido los ojos y oídos del ejército de Rondeau. El conflicto entre las milicias de Salta, al mando de Güemes, y las fuerzas del ejército rioplatense se manifestó cuando el coronel Martín Rodríguez apresó a algunos gauchos. Güemes le advirtió que no molestara a los milicianos y éste le respondió: «¿Quién es usted, señor comandante de gauchos, para apercibirme?».[10]

Situación de las fuerzas de Pezuela

El general Joaquín de la Pezuela, a cargo de las fuerzas realistas, luego de algunos reveses retiró sus fuerzas hasta el poblado de Challapata, abandonando ciudades importantes que fueron ocupadas por las fuerzas de Rondeau, quien se apoderó de Potosí y Chuquisaca.

La situación de debilidad del ejército realista en el Alto Perú debido a la prolongación de sus líneas de comunicaciones con el Virreinato del Perú cambió con el arribo del refuerzo de una División al mando de Ramírez y con la llegada de tropas desde Chile al Alto Perú: el segundo batallón de Talavera, y el batallón de Cazadores de Chile que se fusiona al de Voluntarios de Castro, y este último que se integró en el ejército de Joaquín de la Pezuela. Pezuela organizó entonces la contraofensiva contra Rondeau.

Other Languages