Batalla de Tarapacá

Batalla de Tarapacá
Guerra del Pacífico
Batalla de Tarapacá.JPG
Óleo de Aguirre Jaramillo que representa a la batalla de Tarapacá, del 27 de noviembre de 1879.
Fecha 27 de noviembre de 1879
Lugar Tarapacá, Perú
Resultado Victoria aliada
Beligerantes
Flag of Peru (1825-1950).svg Ejército del Perú
Bandera de Bolivia Batallón Loa
Bandera de Chile Ejército de Chile
Comandantes
Flag of Peru (1825-1950).svg Juan Buendía Bandera de Chile Luis Arteaga
Fuerzas en combate
En Tarapacá:
3.046 hombres
En Pachica:
1.440 hombres[1]
Total:
4.486 hombres
2.281 hombres
6 cañones Krupp
2 cañones La Hitte
Bajas
236 muertos
261 heridos
76 dispersos[2]
534 muertos
179 heridos[3]
66 prisioneros[4]
6 cañones Krupp
2 cañones La Hitte
[ editar datos en Wikidata]

La batalla de Tarapacá fue una acción bélica que se desarrolló en la localidad homónima, el 27 de noviembre de 1879, durante la campaña terrestre de la Guerra del Pacífico. Se enfrentaron fuerzas chilenas y peruanas, saldándose la batalla con la victoria de estas últimas.

Tras el desembarco en Pisagua el 2 de noviembre de 1879, el ejército chileno de operaciones inició una serie de penetraciones al interior del departamento peruano de Tarapacá para consolidar sus posiciones y asegurar las vías de comunicación y suministros.

En este contexto, se produjeron dos acciones militares de distinta importancia: un encuentro de caballería muy limitado en Germania, el día 6 de noviembre, y una batalla en forma en Dolores (también llamada San Francisco), el día 19 del mismo mes. Otro evento de importancia fue la retirada de Camarones donde el ejército boliviano al mando del general Hilarión Daza, quien estaba en marcha para encontrarse con las fuerzas de Juan Buendía, retorna a Arica sin enfrentar batalla alguna. Producto de lo anterior, tanto por el resultado de Dolores, como la falta de refuerzos bolivianos, el ejército peruano inició un repliegue hacia Tiviliche para luego marchar hacia el puerto de Arica, con el fin de reunirse con las fuerzas aliadas que se encontraban en esa posición.

Antecedentes

Marcha a Tarapacá

Área y puntos mencionados, Batalla de Tarapacá

Las fuerzas peruanas provenientes de Dolores se reúnen finalmente en Tarapacá, localidad al interior del desierto al SE de esa posición, con la división del coronel Ríos proveniente de Iquique. Si se observa el croquis adjunto, puede notarse que la cabeza de playa chilena en Pisagua impedía el repliegue directamente hacia el norte, por lo que la fuerza peruana se ve obligada a intentar un rodeo a través de Tarapacá y el desierto interior. Así, se agrupan en la aldea de San Lorenzo de Tarapacá, en la llamada quebrada de Tarapacá. La idea de estos cuerpos era reabastecerse de agua y víveres y descansar a la tropa del trayecto entre Dolores y esta posición, unos 55 km a través del desierto.

Al conocerse esta situación en el ejército chileno, el teniente coronel movilizado don José Francisco Vergara solicita autorización al general Erasmo Escala para hacer un reconocimiento hacia Tarapacá con un escuadrón de caballería y confirmar el número y estado de los efectivos peruanos. Ante este requerimiento y a causa de la información que tenía Escala sobre las fuerzas peruanas en Tarapacá, que se pensaban no superiores a 1.000 hombres mal armados y fatigados, es que el general ordena que a la expedición de Vergara se añadiesen 270 hombres del regimiento Zapadores al mando del teniente coronel Ricardo Santa Cruz Vargas y una columna de artillería con 27 hombres y dos piezas de artillería al mando del alférez José Manuel Ortúzar. Este grupo salió desde Dolores el día 24 de noviembre, por el camino de Negreiros, unos 400 hombres en total.

Hasta ese momento se pensaba en el mando chileno que la tropa peruana en Tarapacá no pasaba de 1.000 hombres mal armados. Al amanecer del día 25, los exploradores de la columna de Vergara apresan a un arriero argentino, que es tomado por un espía enviado por los peruanos. Al ser interrogado, afirma que en Tarapacá la fuerza es de 1.500 hombres, por lo que Vergara desistió de su plan inicial de atacarlos con una fuerza ahora tan inferior numéricamente. Envía un mensaje, entonces, al cuartel general solicitando una fuerza adicional de 500 hombres de tropa, pero el general Escala, cediendo a las presiones de los oficiales que pensaban que la guerra terminaría pronto, consiente en enviar a la división del coronel Luis Arteaga que, desconocedor de la guerra en el desierto, no toma los preparativos adecuados de munición (asigna sólo 150 tiros por hombre), agua, víveres o forraje y marcha hacia Tarapacá el día 25. La intención de estas fuerzas era encontrarse con Vergara en Negreiros, pero éste no esperó e incursionó por su cuenta hasta Isluga.

Decisión de Arteaga

Cuando la división Arteaga, al llegar a Negreiros se percata de que Vergara ya no se encuentra allí, sino en Isluga (ver mapa anterior), envía un mensaje a este último para proceder a la concentración de las tropas, para lo cual había dos opciones: o que Vergara deshiciera el camino hasta Negreiros y luego hacerlo nuevamente hacia Tarapacá, o esperar a Arteaga en Isluga. Se optó por esto último, por lo que la división de Artega no esperó la llegada de aprovisionamientos y salió de inmediato a Isluga, ya que se temía que por estar tan próxima esta posición al núcleo de las fuerzas peruanas, pudiera ser descubierta y destruida rápidamente a causa de su escaso número. Así, el día 26 de noviembre a las 15 h, se puso en marcha la división, con 1900 plazas, casi todas a pie, sin agua, víveres ni municiones. Estaba conformada por el regimiento 2º de Línea, el batsllón Artillería de Marina con dos piezas de bronce de 4, el batallón Chacabuco, una batería de artillería con 4 piezas Krupp y un piquete de Cazadores a Caballo. Los regimientos contaban con dos batallones cada uno.

Acciones de Vergara

En el intertanto, el grupo al mando de José Francisco Vergara en Isluga ocupó el día 26 en realizar reconocimientos sobre Tarapacá. En ellos, se pudo apreciar la llegada a la quebrada de la división peruana al mando del coronel José Miguel Ríos, por quien los oficiales chilenos tenían gran reconocimiento de su capacidad, como asimismo por otro oficial peruano que también divisaron en la columna Ríos, el comandante del batallón Iquique, coronel Alfonso Ugarte. La columna de Ríos llegaba en ese momento fatigada y en orden precario. Las patrullas de reconocimiento de Vergara calcularon en unos 1000 los hombres que llegaban con Ríos, los que sumados a los que se creía en Tarapacá, concentraban, según el mando chileno, unos 2500 hombres, 1000 de ellos extremadamente fatigados.

Concentración chilena y plan de batalla

Croquis de la Batalla de Tarapacá según Barros Arana.

A las 00 h del 26 de noviembre, la división de Arteaga llega a Isluga a reunirse con la avanzada de Vergara juntando 2281 hombres, y quedando el primero como jefe de todas las fuerzas y Vergara como su segundo. La decepción del encuentro fue mutua entre ambas fuerzas, ya que cada una esperaba que la otra tuviera suministros de agua, víveres y parque, pero nada de eso había, siendo que sólo estaba disponible en Tarapacá, bajo control peruano. Esta situación forzó a ambos comandantes a iniciar de inmediato las acciones, antes que la falta de agua y alimentos se hiciera crítica. De este modo, y tal como se observa en la figura adjunta, se ideó un plan que consistía en dividir la fuerza en tres divisiones, de la siguiente manera:

Primera División (Izquierda): teniente coronel Ricardo Santa Cruz Vargas con 548 hombres y 4 cañones.

  • Compañía de Granaderos a Caballo (86 hombres).
  • 4ª Compañía del 2º de Línea (116 hombres).
  • 2 Compañías de Zapadores (289 hombres).
  • Columna del Regimiento N°2 de Artillería (27 hombres con 2 cañones Krupp de montaña).
  • Columna del Regimiento de Artillería de Marina (30 hombres con 2 cañones de bronce La Hitte de montaña).

Segunda División (Derecha): teniente coronel Eleuterio Ramírez con 886 soldados y 2 cañones.

  • Piquete de Cazadores a Caballo (26 hombres).
  • 7 Compañías del 2º de Línea (820 hombres).
  • Columna del Regimiento N°2 de Artillería (40 hombres con 2 cañones Krupp de montaña).

Tercera División (Centro): coronel Luis Arteaga con 847 soldados y 2 cañones.

  • Batallón Chacabuco (450 hombres).
  • Batallón de Artillería de Marina (358 hombres).
  • Columna del Regimiento N°2 de Artillería (39 hombres con 2 cañones Krupp de montaña).

La primera, al mando de Santa Cruz daría un rodeo por las alturas de la quebrada para tomar posición en una aldea llamada Quillaguasa, al norte de Tarapacá, con la idea de cortar la retirada peruana hacia esa zona en tanto su fuerza se sintiera atacada por el sur. Una segunda división al mando de Eleuterio Ramírez avanzaría por el centro de la quebrada, atacando a las tropas peruanas frontalmente en la aldea. Una tercera división al mando del propio Arteaga atacaría de flanco, desde los bordes superiores de la quebrada para encerrar y destruir la fuerza peruana.[5]

Fuerzas peruanas en Tarapacá

coronel Andrés Avelino Cáceres.

Todo el plan de ataque chileno se basaba en la presunción de que en Tarapacá habría en el peor de los casos una fuerza de número similar o ligeramente superior a la chilena. Se contaba con el factor sorpresa como una ventaja decisiva al momento de empeñar el combate. El número de efectivos peruanos, era sin embargo muy superior al que se creía, puesto que desde Dolores se produjo un repliegue peruano más organizado de lo que el mando chileno pensaba. El grueso de la fuerza peruana había arribado el día 22 de noviembre, uniéndosele la división de Ríos el día 26, como ya se ha dicho. El día 25 habían salido de Tarapacá con destino a Arica dos divisiones peruanas, que en ese momento estaban en Pachica, a unos 19 km al norte de Tarapacá. En la noche del 26, el ejército peruano tenía la siguiente constitución:

En Pachica: 1440

  • 1.ª División, Jefe: coronel Luis Herrera Zaconetta. Cuerpos: Cazadores del Cuzco N°5 (410 hombres) y Cazadores de la Guardia N°7: (380 hombres).
  • División Vanguardia (4.ª), Jefe: coronel Justo Pastor Dávila. Cuerpos: Puno N°6 (300 hombres) y Lima N°8 (350 hombres).

En Tarapacá: 3046

  • 2.ª División, (Derecha), Jefe: coronel Andrés Avelino Cáceres. Cuerpos: Zepita N°2 (450 hombres), 2 de Mayo (380 hombres) y la columna de artilleros (100 hombres).
  • División Exploradora (6.ª), (Centro Derecho), Jefe: coronel Melchor Federico Bedoya. Cuerpos: Ayacucho N°3 (300 hombres) y Provisionales de Lima N°3 (240 hombres).
  • 5.ª División, (Centro Izquierdo), Jefe: coronel José Miguel de los Ríos. Cuerpos: Iquique (300 hombres), columna Tarapacá (150 hombres), columna Navales (140 hombres), columna Gendarmes (80 hombres) y columna Loa (formada por bolivianos residentes en Iquique, 226 hombres).
  • 3.ª División, (Izquierda), Jefe: coronel Francisco Bolognesi. Cuerpos: Ayacucho N°2 (300 hombres), Guardias de Arequipa (380 hombres).

No se contaba con caballería ni piezas de artillería. En total eran 4486 hombres. Los oficiales peruanos eran de reconocida capacidad, entre los que se destacaban Dávila, Cáceres, Ríos, Belisario Suárez (jefe del Estado Mayor), Alfonso Ugarte, Bolognesi y Roque Sáenz Peña, todos bajo el mando de Juan Buendía, general en jefe de los ejércitos del Sur. La percepción chilena de la fuerza contraria, era pues, totalmente equivocada.

Other Languages