Batalla de Smolensk (1943)

Batalla de Smolensk
Segunda Guerra Mundial
Map detail of smolensk operation.jpg
Avance soviético durante la liberación de Smolensk
Fecha 7 de agosto de 19432 de octubre de 1943
Lugar Smolensk, Unión Soviética
Coordenadas 54°47′00″N 32°03′00″E / 54.7833, 54°47′00″N 32°03′00″E / 32.05
Resultado Victoria soviética
Beligerantes
Bandera de la Alemania Nazi. Alemania Nazi Bandera de la Unión Soviética. Unión Soviética
Comandantes
Günther von Kluge Andréi Yeriómenko
Vasili Sokolovski
Fuerzas en combate
850.000 soldados
8.800 cañones
500 tanques
700 aviones[1]
1.253.000 soldados
20.640 cañones
1.430 tanques
1.100 aviones[1]
Bajas
entre 200.000 y 250.000 muertos, heridos y prisioneros[2] 400.000 muertos, heridos y prisioneros
[ editar datos en Wikidata]

La segunda batalla de Smolensk ( 7 de agosto de 19432 de octubre de 1943) fue una gran ofensiva en la Segunda Guerra Mundial, lanzada por el Ejército Rojo sobre el Frente Oriental, simultáneamente con la batalla del Dniéper. Esta larga ofensiva de dos meses, llevada a cabo por los generales Andréi Yeriómenko y Vasili Sokolovski, pretendía eliminar toda presencia militar alemana, la Wehrmacht, en las regiones de Smolensk y de Briansk. La ciudad de Smolensk estaba bajo ocupación alemana desde la primera batalla de Smolensk, que se había llevado a cabo en 1941.

A pesar de una impresionante defensa alemana, el Ejército Rojo consiguió en el curso de esta batalla, abrir varias brechas decisivas, liberando ciudades importantes como Smolensk y Róslavl, entrando en la Bielorrusia ocupada. Sin embargo, debido a la firme oposición alemana, el avance de las tropas soviéticas fue lento y difícil, y la operación se tuvo que llevar a cabo en tres fases: (del 7 al 20 de agosto, del 21 de agosto al 6 de septiembre, y del 7 de septiembre al 2 de octubre).

La batalla misma de Smolensk constituye en sí una gran operación militar, pero fue importante también a causa de su impacto sobre la batalla del Dniéper, considerando que 55 divisiones alemanas tuvieron que ser movilizadas para la operación de Smolensk, es decir la cantidad de fuerzas militares que luego hicieron falta para impedir el avance de las tropas soviéticas que atravesaron el Dniéper en el sur. Además, esta batalla le permitió al Ejército Rojo hacer retroceder definitivamente a las fuerzas alemanas de la región de Smolensk y así alejar una importante amenaza de ataque sobre Moscú procedente del oeste.

Contexto

Al término de la batalla de Kursk en julio de 1943, la Wehrmacht había perdido toda esperanza de recuperar la iniciativa en el Frente Oriental. Las pérdidas sufridas eran cuantiosas, incluyendo un gran número de sus mejores soldados, los que habían caído en el curso de los dos últimos años de combate, ocasionando una baja general en la eficiencia combativa. Esta situación no le dejó a la Wehrmacht otra elección que la de adoptar una actitud defensiva frente a los ataques soviéticos.

En el lado soviético, Stalin, que estaba determinado a proseguir la conquista de los territorios bajo ocupación alemana, decidió continuar el plan estratégico que había comenzado a fines de 1942 con la operación Urano, y que había desembocado en la Batalla de Stalingrado. La batalla del Dniéper tenía por objeto a la vez recuperar Ucrania y rechazar hacia el oeste la parte meridional del frente de batalla. La operación de Smolensk fue lanzada simultáneamente, con el fin de debilitar las defensas alemanas, en el marco de una estrategia que obligaría a las reservas alemanas a replegarse hacia el norte, y de ésta manera, disminuir considerablemente su presencia en la parte meridional del frente. Las dos operaciones eran de esta forma las dos caras de un mismo plan estratégico que buscaba recuperar la mayor cantidad de territorio soviético que estaba bajo ocupación alemana.

Un mapa de la zona de conflicto, con las fronteras actuales entre Rusia (verde), Ucrania (morado) y Bielorrusia (naranja). La superficie de la cuenca del Dniéper, repartida entre los tres estados, se representa con colores más claros. Al norte (en la actual Rusia) está la ciudad de Smolensk, sobre el río Dniéper poco antes de atravesar la actual frontera ruso-bielorrusa, a mitad de camino entre Minsk y Moscú.

Geografía

La región en la cual se efectuó la batalla es una planicie con colinas bajas, hondonadas, zonas pantanosas y bosques, que limitaron las posibilidades en términos de movimientos militares. Las colinas más elevadas bordean los 250 a 270 metros, a veces más, lo que permitió una utilización óptima de la artillería defensiva. En 1943, el territorio constaba, en lo esencial, de bosques de coníferas y de bosques mixtos, con espesos matorrales.[3]

El territorio además, está cruzado por numerosos ríos, siendo los más importantes de ellos el Daugava, el Dniéper, el Desná y el Ugrá. Ninguno de estos ríos es particularmente ancho (de 10 a 120 metros), ni particularmente profundo (de 40 cm a 2,50 metros), pero las zonas llanas y pantanosas que las bordean constituyeron un verdadero escollo, particularmente para las tropas mecanizadas.

Transporte

Para las tropas soviéticas, la ofensiva se complicó por la falta de medios de transporte adaptados para la región. La red de carreteras no estaba muy desarrollada; los caminos pavimentados eran escasos. Después de las copiosas precipitaciones típicas del verano ruso, la inmensa mayoría de las vías utilizables se volvieron pantanosas (un fenómeno conocido como raspútitsa), que disminuyó considerablemente el avance del conjunto de las tropas mecanizadas y generó diversos problemas de logística. En cuanto a los ferrocarriles, las tropas soviéticas podían contar sólo con una vía férrea particularmente grande: la línea RzhevViazmaKírov.

Por el otro lado, la Wehrmacht controlaba una red de carreteras y ferrocarriles mucho más extendida, concentrada principalmente a los accesos de Smolensk y de Róslavl. Estas dos ciudades constituían centros logísticos importantes, permitiendo el aprovisionamiento de las tropas alemanas y el transporte rápido de refuerzos. Las líneas ferroviarias más importantes eran la línea SmolenskBriansk y la línea NévelOrshaMogilev, que unían las tropas alemanas del oeste a las concentradas en la región de Oriol.

Dispositivos ofensivos alemanes

Antes de la batalla, esta parte del frente era más o menos estable desde hacía cuatro a cinco meses (o hasta dieciocho meses, en ciertos lugares). Poseía además las características geográficas propicias para la colocación de un dispositivo de defensa sólida. Así, las fuerzas alemanas tuvieron tiempo de establecer posiciones defensivas importantes, contando con hasta cinco o seis líneas de defensa por lugares, sobre una profundidad total de 100 a 130 kilómetros.[4]

La primera zona de defensa comprendía la primera línea defensiva (la principal) y la segunda, sobre una profundidad total que iba de 12 a 15 kilómetros, estaba colocada en la medida de lo posible en lugares situados en altura. La línea de defensa principal de 5 kilómetros de profundidad, constaba de tres series de trincheras y puestos de tiro, unidos por una red muy desarrollada de transmisión. La densidad de los puestos de tiro podía alcanzar el número de seis o siete por kilómetro de línea de frente. En ciertos lugares, donde se temía ataques de vehículos blindados, la tercera zanja era de hecho un foso antitanques en cuyo lado oeste era una pendiente, abrupta, protegía emplazamientos para la artillería, particularmente las ametralladoras. La primera línea del campo de batalla fue protegida por tres hileras de alambrados y un espacio importante cubierto de minas.[5]

La segunda zona de defensa, situada cerca de 10 kilómetros bajo la primera y que cubría las perspectivas más importantes, fue bordeada por una serie de puestos de tiro unidos por trincheras. Fue protegida con alambrados, así como por campos de minados en los lugares donde ataques de vehículos blindados eran previsibles. Entre la primera y segunda zona de defensa, un conjunto de puestos de tiro de menor importancia y de guarniciones también había sido colocado con vistas a disminuir toda eventual avanzada soviética, en caso de que la primera línea de defensa llegara a caer. La artillería pesada fue situada detrás de esta segunda zona de defensa.

Finalmente, detrás de la línea de frente, tres a cuatro líneas suplementarias de defensa habían sido colocadas, por todas partes dónde esto era posible, sobre las orillas occidentales de los ríos. Por ejemplo, líneas defensivas habían estado instaladas sobre las orillas del Dniéper y del Desná. Es más, las principales ciudades situadas sobre la línea de defensa (tales como Yelnia, Dukovshina y Spas-Demensk) habían sido fortificadas y habían sido dotadas de refuerzos, con el fin de precaverse de la eventualidad de combates de larga duración: así, los caminos habían sido minados y se les había cubierto de dispositivos antitanques, además de haberse instalado puestos de tiro en los edificios más importantes y más elevados.

Localización y configuración de la línea de combate

En julio de 1943, el Frente Oriental presentaba una forma cóncava relativamente lineal a excepción de un ángulo que volvía sobre la región de Oriol, creando para las tropas alemanas el riesgo de ser expuestas a ataques laterales procedentes del norte. Debido a esto, un número significativo de divisiones del Grupo de Ejércitos Centro (Heeresgruppe Mitte) fue afectado especialmente en esta parte del frente, debido a un temor (completamente fundado) de ofensiva superior en este sector.

A modo de ejemplo, a fines de julio de 1943, un despacho alemán indicaba:[5]

Sobre el frente (...) tenido por el Grupo de Ejércitos Centro, numerosos signos testimonian la preparación de una ofensiva inminente aunque limitada ( Róslavl, Smolensk, Vítebsk), así como maniobras que apuntan a la inmovilización del Grupo de Ejércitos Centro...

En estas condiciones, la ofensiva de las tropas soviéticas se aprestaba a ser particularmente difícil.

Other Languages