Batalla de Santiago de Cuba (1741)

Batalla de Santiago de Cuba
la guerra del Asiento
El morro castle.jpg
Castillo de El Morro, en Santiago de Cuba.
Fecha juliodiciembre de 1741
Lugar Proximidades de Santiago de Cuba, Cuba
Resultado Victoria decisiva española
Beligerantes
Bandera de España 1701-1760.svg Reino de España Union flag 1606 (Kings Colors).svg Reino de Gran Bretaña
Comandantes
Bandera de España 1701-1760.svg Francisco Caxigal de la Vega
Bandera de España 1701-1760.svg Carlos Riva Agüero
Bandera de España 1701-1760.svg Pedro Guerrero
Union flag 1606 (Kings Colors).svg Edward Vernon
Union flag 1606 (Kings Colors).svg Thomas Wentworth
Fuerzas en combate
Fuerzas terrestres:
350 soldados coloniales
600 milicianos
Total:
950 hombres
Fuerzas terrestres:
3.000 soldados ingleses y norteamericanos
1.000 negros jamaicanos[1]
Fuerzas navales:
9 navíos de línea
12 fragatas y otros
40 transportes y mercantes[2]
Total:
4.000 hombres
61 buques
Bajas
400 muertos y heridos 3.445 muertos, heridos y desaparecidos[3]
[ editar datos en Wikidata]

La batalla de Santiago de Cuba tuvo lugar entre julio y diciembre de 1741, y fue uno de los decisivos enfrentamientos de la guerra del Asiento, que enfrentó a las fuerzas coloniales de España y Gran Bretaña a mediados del siglo XVIII. La expedición inglesa que trataba de capturar la ciudad de Santiago de Cuba fue derrotada por las tropas españolas mandadas por el gobernador de Santiago, don Francisco Caxigal de la Vega. El desastroso resultado para los ingleses supuso un revés definitivo para la carrera del almirante Sir Edward Vernon.

Antecedentes

En el año 1741, tras la derrota sufrida en la Batalla de Cartagena de Indias frente a fuerzas españolas muy inferiores mandadas por el almirante Blas de Lezo, el almirante Edward Vernon decidió lanzar lo que le quedaba de sus enfermas y desmoralizadas tropas contra la isla española de Cuba. Vernon, persistiendo en el empeño inglés de arrebatar a España su imperio colonial americano, consideró que el sur y el este de la isla de Cuba estaban tan poco poblados y tan lejos de la capital, La Habana, que podría conseguir establecer en alguna de aquellas zonas un asentamiento inglés permanente.[4]​ Pero para lograrlo, primero tendría que apoderarse de la única ciudad española de importancia en la zona, Santiago de Cuba, defendida por apenas unos centenares de hombres.