Batalla de Santiago (fútbol)

Chile vs. Italia
Batalla de Santiago.jpg
El italiano Giorgio Ferrini siendo detenido por Carabineros de Chile
Suceso Copa Mundial de Fútbol de 1962 - Primera ronda, grupo 2
Lugar Estadio Nacional, Santiago ( Chile)
Fecha 2 de junio de 1962
Participantes Bandera de Chile  Chile
Bandera de Italia  Italia
[ editar datos en Wikidata]

"Batalla de Santiago" (en italiano: La battaglia di Santiago) es el nombre que se ha dado al partido disputado entre las selecciones de Chile e Italia, el 2 de junio de 1962 en el Estadio Nacional de Santiago, Chile, durante la Copa Mundial de Fútbol de 1962.[1]

Antecedentes

Chile fue elegido para ser sede de la Copa Mundial de Fútbol de 1962 pese a diversas deficiencias en infraestructura, que se agudizaron por la tragedia del terremoto de Valdivia de 1960. Debido a estas razones, la organización del torneo fue extremadamente austera en comparación a los eventos realizados en Suiza 1954 y Suecia 1958.

El sorteo del Mundial había determinado que el Grupo 2 estaría compuesto por la selección local, Italia, Suiza y Alemania. El resultado fue considerado adverso por los sudamericanos, puesto que tendrían que enfrentarse a tres selecciones europeas importantes, dos de las cuales habían obtenido el campeonato mundial. A esto se sumaba el hecho de que Chile no registraba una gran participación desde Brasil 1950.

En el primer partido del torneo, Chile logró derrotar al combinado helvético por 3:1, mientras itálicos y germanos habían empatado 0:0.

Los periodistas italianos y el país de «todos los males posibles»

Durante la candidatura de Chile para celebrar el Mundial, los periodistas italianos Antonio Ghirelli y Corrado Pizzinelli escribieron una nota para el periódico Il Resto del Carlino hablando sobre la precaria situación de Santiago de Chile. El titular era: «Santiago, el confín del mundo: La infinita tristeza de la capital chilena» (en italiano: Santiago, i confini del mondo: l'infinita tristezza della capitale cilena).

Desde que estoy en Chile tengo la curiosa sensación de llevar el mundo sobre mis espaldas. Se le siente encima igual que la tristeza de los habitantes, y ello provoca un malestar curioso que se agrava por los enormes saltos de temperatura [...] La sangre se torna torpe y parece faltar en las venas, y después de permanecer algún tiempo en Chile uno se siente extraño a todo y a todos. El virus de la lejanía más abandonada, más solitaria, más anónima, se mete en el ánimo de todos y creo que ello incidirá en el estado anímico de los atletas.
En vano los chilenos, como para consolar a los italianos, dicen que Santiago se parece a Turín [...] Y ello tal vez para tratar de hacer olvidar la realidad de ésta capital, que es el símbolo triste de uno de los países subdesarrollados del mundo y afligido por todos los males posibles: desnutrición, prostitución, analfabetismo, alcoholismo, miseria... Bajo estos aspectos Chile es terrible y Santiago su más doliente expresión, tan doliente que pierde en ello sus características de ciudad anónima.

Extracto del texto de Il Resto del Carlino[2]

El reportaje también mencionaba que "los teléfonos no funcionan, los taxis son tan raros como los maridos fieles, un cable a Europa cuesta un brazo y una pierna y una carta tarda 5 días en llegar". Así mismo, menciona que "Chile es un país pequeño, orgulloso y pobre. Accedió a organizar esta Copa Mundial de la misma forma que Mussolini accedió a enviar a nuestra fuerza aérea a bombardear Londres (no llegaron). La ciudad capital tiene 700 habitaciones de hotel. Barrios enteros han sido entregados abiertamente a la prostitución. Este país y su gente están orgullosamente miserables y retrasados."[4]

La nota provocó indignación en los medios de comunicación chilenos. Posteriormente, fue reproducida por El Mercurio días antes del partido entre ambos seleccionados, enardeciendo el ambiente en contra del conjunto visitante.

Varios medios chilenos contraatacaron. El periódico Últimas Noticias describió a los italianos como fascistas, mafiosos, hipersexualizados y drogadictos (esto último a raíz de un escándalo reciente de dopaje que involucraba a algunos jugadores del Inter de Milán).[6] Mientras tanto, el periódico chileno El Mercurio mencionó que

Nosotros también vimos la pobreza en el sur de Italia (durante la gira de la selección por Europa), pero preferimos hablar de las maravillas de Venecia y Florencia.

Nota en el periódico El Mercurio, 1962[7]

Los periodistas involucrados se vieron obligados a salir del país, mientras que un periodista argentino fue golpeado al ser confundido con uno de los periodistas involucrados.[1]

Other Languages