Batalla de San Francisco o Dolores

Batalla de San Francisco o Dolores
Guerra del Pacífico
Batalla de Dolores.JPG
Ilustración de la Batalla de Dolores (en La Lira Chilena, 1904).
Fecha 19 de noviembre de 1879
Lugar Pozo de Dolores. Cerro San Francisco, Departamento de Tarapacá, Perú.
Coordenadas 19°40′00″S 69°57′00″O / -19.66666667, 19°40′00″S 69°57′00″O / -69.95
Resultado Victoria chilena
Beligerantes
Bandera de Perú Ejército de Perú
Bandera de Bolivia Ejército de Bolivia
Bandera de Chile Ejército de Chile
Comandantes
Bandera de PerúGeneral Juan Buendía Bandera de Chile Coronel Emilio Sotomayor Baeza
Fuerzas en combate
9.957 soldados y 18 cañones[1] 6.500 y 30 cañones Krupp y 4 de bronce[3]
Bajas
220 muertos
76 heridos (prisioneros)[4]
dispersión del Ejército Boliviano y la caballería aliada[5]
61 muertos
177 heridos[6]
[ editar datos en Wikidata]

La Batalla de Dolores, también llamada Batalla de San Francisco fue un enfrentamiento entre las fuerzas del ejército chileno y fuerzas aliadas del Perú y Bolivia en el marco de la Guerra del Pacífico. Las tropas chilenas lideradas por el coronel Emilio Sotomayor rechazaron exitosamente las fuerzas aliadas dirigidas por el general Juan Buendía el 19 de noviembre de 1879, en las inmediaciones del pozo de Dolores.

Esta batalla sirvió para consolidar la posición chilena en la región de Tarapacá, obtenida por la toma del puerto de Pisagua, el 2 de noviembre.

Esta batalla está marcada también por el episodio de Camarones, en el cual las tropas del presidente boliviano Hilarión Daza que iban a reforzar al Ejército del Sur se detuvieron en la quebrada del río Camarones desde donde retornó a Arica.

Antecedentes

Tras el desembarco en Pisagua del 2 de noviembre de 1879, las fuerzas chilenas de invasión se dirigieron al interior del Departamento de Tarapacá para consolidar la cabeza de playa ya establecida en la costa. El 6 de noviembre, dos escuadrones del regimiento Cazadores a Caballo al mando de José Francisco Vergara destruyeron una fuerza combinada compuesta por 94 jinetes de los regimientos Húsares de Junín y Húsares de Bolivia en Pampa Germania.[7]

Considerando la aridez del teatro de operaciones, la estrategia chilena en la campaña de Tarapacá consistió en asegurar las fuentes de agua en la región a medida que las tropas avanzaban por el desierto. Uno de los puntos de concentración de tropas fue el llamado "Pozo de Dolores", próximo a la Oficina Salitrera San Francisco.

Una vez conocida en Tacna la victoria chilena en Pisagua, los aliados rápidamente acordaron que las tropas bolivianas al mando de Hilarión Daza partirían al encuentro de Buendía, fijando en la quebrada de Tana el punto de reunión,[8] desde donde una vez reunidas atacarían el puerto. El 5 de noviembre se decidió movilizar al ejército peruano desde Iquique; encontrándose con un grupo de compañías bolivianas en Negreiros el 15 de noviembre al mando del general Villamil. El 11 de noviembre parte de Arica, Hilarión Daza con una división boliviana, llegando hasta Camarones el día 16, desde donde decidió retornar a Arica.

A la retirada de Daza se le llamaría la traición de Camarones. Daza no retornaría con ellos y se quedó en Camarones. Al enterarse de ello Campero que salía de La Paz con más tropas bolivianas decidió también regresar.

Por su parte, el Estado Mayor aliado se entera por el joven Parada, uno de los ocho mensajeros enviados a buscar a Daza -a quien Buendía suponía cerca de Tiliviche- que éste había regresado a Tacna desde Camarones, cundiendo un gran desaliento entre las tropas bolivianas.[10]

Teatro de Operaciones en la campaña de Tarapacá. Arica, desde donde inició su marcha H. Daza y adonde se retiraron las tropas de la alianza, esta al 230 km al norte de Pisagua, pero los remanentes aliados debieron tomar caminos más largos.

Situación preliminar chilena

El 7 de noviembre, conducidos por el coronel José Domingo Amunátegui los regimientos "Buin" 1.º de Línea y 4.º de Línea, junto con los batallones Atacama y Coquimbo y una batería de artillería salieron desde Hospicio en dirección a Dolores. Al día siguiente siguieron la misma ruta el regimiento 3.º de Línea con los batallones Navales y Valparaíso, más otra batería de artillería, dirigidos por el coronel Martiniano Urriola. Ambas fuerzas se reúnen en Dolores el 10 de noviembre, formando un contingente de 6.500 soldados a las órdenes del coronel Emilio Sotomayor,[11] hermano del ministro de Guerra en campaña.

Debido a un aviso de que el ejército boliviano se encontraba en Tana, el general Escala envió al batallón Bulnes a Jazpampa a sostener la posición mientras se le enviavan refuerzos. por ello, Sotomayor se vio obligado a enviar al batallón Coquimbo, al regimiento 3.º de Línea y a una sección de artillería.[12]

Situación preliminar aliada

El 5 de noviembre, el ejército aliado se dirigió hacia Pozo Almonte, aumentado su número con soldados provenientes de Pisagua. Desde este punto salen el 13 del mismo mes en dirección a Agua Santa, llegando a destino cuatro días después. Durante todo este viaje las tropas fueron acosadas por la falta de suministros como comida y agua.[14]

Plan de batalla chileno

Un grupo de reconocimiento del Cazadores a Caballo divisó cerca de Agua Santa a las fuerzas aliadas que se dirigen hacia las posiciones chilenas en Dolores. Apenas recibió la noticia, Sotomayor decidió —a pesar de estar superado en número— presentar batalla en el llano de Santa Catalina.[15]

El teniente coronel Vergara, junto con el mayor Estanislao del Canto lograron después de una larga insistencia que Sotomayor enmendara su error y aceptara ocupar el cerro San Francisco.[15]

Cuando fueron reunidas, las fuerzas chilenas fueron dispuestas de la siguiente manera:

En el cerro San Bartolo y Tres Clavos fueron dispuestas las fuerzas del Regimiento 3.º de Línea, además de un destacamento de cincuenta soldados de las distintas unidades, un piquete del Cazadores a Caballo y dos baterías de cuatro cañones cada una. Esta posición quedó bajo el mando del coronel Ricardo Castro.[16]

En el cerro Dolores, y bajo el mando del coronel Martiniano Urriola se destacaron los batallones Navales y Valparaíso, junto con el Regimiento "Buin" 1.º de Línea y dos baterías de seis cañones dirigidas por los capitanes Eulogio Villareal y Roberto Wood.[16]

Dirigidos por el coronel José Domingo Amunátegui, se colocaron en el cerro San Francisco los batallones Atacama y Coquimbo, junto con el Regimiento 4.º de Línea, una batería de ocho cañones al mando del sargento Mayor José María de la Cruz Salvo, y otra batería de seis piezas y dos ametralladoras Gatling dirigida por el sargento mayor Benjamín Montoya.[16]

Plan de batalla aliado

El general Buendía resolvió dividir su fuerza de 9.829 hombres en tres columnas de la siguiente manera:

La columna de Belisario Suárez, compuesta por los batallones Cazadores de Cuzco n.º 5, Cazadores de la Guardia n.º 7, Ayacucho, Guardia de Arequipa, Aroma, Vengadores, Victoria y Colquechaca, además de los regimientos de caballería Húsares de Junín n.º 1 y Húsares de Bolivia.[17]

El mismo Buendía se puso al mando de una columna formada por las unidades Ayacucho n.º 3, Provisional de Lima n.º 3, Columna Cerro de Pasco, Puno n.º 6, Lima n.º 8, Illimani, Olañeta, Dalance y Paucarpata, más una brigada de seis piezas de artillería, el Regimiento Guías, el escuadrón Castilla y 81 francotiradores.[17]

Por último, la columna de Andrés Cáceres fue dejada como reserva, con las unidades Zepita n.º 2, 2 de mayo y 80 hombres de artillería.[17]

El plan de ataque diseñado por Buendía consistía principalmente en un ataque dirigido por él mismo contra Dolores, mientras las columnas de Suárez y de Cáceres atacarían la posición en San Francisco. Mientras, los bolivianos del general Villamil atacarían el exremo noroeste del cerro para luego juntarse con Buendía y así envolver las defensas chilenas.[18]

Other Languages