Batalla de Portada de Guías

Batalla de Portada de Guías
Guerra entre la Confederación Perú-Boliviana y el Ejército Unido Restaurador
Portada-de-lima.GIF
Antigua portada de Lima.
Fecha 21 de agosto de 1838
Lugar Portada de Guías, Perú
Resultado Victoria restauradora
Beligerantes
Flag of Peru (1825-1950).svg República Peruana del Norte[nota 1] Bandera de Chile República de Chile
Bandera de Perú Restauradores Peruanos
Comandantes
Flag of Peru (1825-1950).svg Luis José de Orbegoso Flag of Chile.svg Manuel Bulnes
Fuerzas en combate
Flag of Peru (1825-1950).svg Ejército del Estado Nor-Peruano
Disponibles:
4.136[2] soldados
En batalla:
3.200[4] soldados
4[5] piezas de artillería
Flag of Chile.svg Ejército de Chile:[nota 2]
4.000 - 4.700[nota 3] soldados
4 piezas de artillería
Bajas
1.000 muertos, heridos y prisioneros aprox.
3 piezas de artillería y un parque de armas capturados
40 muertos y 141 heridos[7]
[ editar datos en Wikidata]

La Batalla de Portada de Guías, llamada también Batalla de Guía o de Piñonate, fue un enfrentamiento que se libró el día 21 de agosto de 1838 entre las fuerzas peruano-chilenas que conformaban Ejército Unido Restaurador, y las fuerzas peruanas que nominalmente servían todavía a la Confederación Perú-Boliviana, pero cuyos jefes en realidad habían decidido expulsar tanto a los invasores chilenos como a los bolivianos. Comandaba las fuerzas restauradoras el general chileno Manuel Bulnes y las fuerzas peruanas el mariscal Luis José de Orbegoso, que era a la vez presidente del Estado Nor-Peruano. Se libró en las afueras de Lima, frente a la Portada de Guías, una de las puertas de la antigua ciudad amurallada, situada en el actual cruce de las avenidas Túpac Amaru y Caquetá. Su resultado fue la derrota de las fuerzas peruanas orbegosistas, debido a la superioridad numérica de sus adversarios.

Antecedentes

La Segunda Expedición Restauradora, integrada por fuerzas peruanas y chilenas aliadas con el propósito de acabar con la Confederación Perú-Boliviana. Componíase de 5.400 hombres al mando del general Bulnes. Lo acompañaban Agustín Gamarra, Manuel Ignacio de Vivanco, Felipe Pardo y Aliaga, Manuel de Mendiburu, entre otros desterrados peruanos que se proponían la restauración de la situación política anterior del Perú.

El Supremo Protector de la Confederación Andrés de Santa Cruz se hallaba entonces en el sur, con la mayor parte del Ejército Confederado. Sólo una división, que debía operar en combinación con las tropas del Estado Nor-Peruano, permanecía cerca de Lima. El presidente del dicho Estado, el mariscal Luis de Orbegoso, por instigación del general Domingo Nieto se alzó contra Santa Cruz y declaró disuelta la Confederación, entrando luego en conversaciones con Bulnes, sobre una posible alianza contra Santa Cruz. Pero ambos jefes se desconfiaban mutuamente y deseaban en realidad ganar tiempo: Orbegoso quería mejorar su situación militar, mientras que Bulnes deseaba dar descanso a sus tropas fatigadas por la larga travesía desde Valparaíso. Finalmente, alegando el vandalismo al que se habían entregado los chilenos, el secretario de Orbegoso declaró rotas las negociaciones.[9]

De acuerdo a esos antecedentes, Manuel Bulnes resolvió desembarcar en Ancón, al norte de Lima, el 7 y 8 de agosto de 1838. Esto con el fin de cortar la línea enemiga.

Un grupo de peruanos, encabezados por Vivanco y Pardo, se separaron del ejército restaurador, aduciendo que habían venido a combatir a Santa Cruz y a los bolivianos, mas no a los peruanos.

Orbegoso y su general Domingo Nieto acordaron resistir en Lima. A ellos se les sumó el general Juan Francisco de Vidal que llegó de Huaraz al mando de una columna. Encarnaban todos ellos un sentimiento peruanista puro, pues se proponían expulsar tanto a los chilenos como a los bolivianos.

Other Languages