Batalla de Ollantaytambo

Batalla de Ollantaytambo
Conquista del Imperio Inca
Ollantaytambo Terassen medium.jpg
Ollantaytambo, escenario de la batalla.
Fecha Enero de 1537
Lugar Alrededores de Ollantaytambo, actual Perú
Resultado Triunfo incaico
Beligerantes
Imperio inca Flag of Cross of Burgundy.svg Imperio español
Indígenas auxiliares
Comandantes
Manco Inca Yupanqui Hernando Pizarro
Fuerzas en combate
Estimación antigua:
100.000[1]
Estimación moderna:
20.000 guerreros incas
30 infantes[3]
70[2] jinetes
30.000 indios auxiliares[3]
[ editar datos en Wikidata]

La Batalla de Ollantaytambo tuvo lugar en enero de 1537 entre las fuerzas del soberano inca Manco Inca y una expedición española comandada por Hernando Pizarro durante la conquista española del Perú. Habiendo sido aliado de los españoles, Manco Inca se rebeló en mayo de 1536 y asedió a la guarnición española en la ciudad de Cusco. Para acabar con el conflicto, los asediados prepararon un ataque contra el cuartel general del emperador inca, localizado en el poblado de Ollantaytambo. La expedición fue comandada por Hernando Pizarro y constaba de 100 españoles y unos 30.000 aliados indígenas contra un ejército inca de más de 20.000 guerreros.

Existe cierta controversia con respecto a la ubicación real de la batalla, según John Hemming tomó lugar en el propio pueblo mientras que Jean-Pierre Protzen argumenta que la cercana llanura de Mascabamba está más de acorde con las descripciones del enfrentamiento. En cualquier caso, el ejército inca se las ingenió para retener a los españoles por un conjunto de altas terrazas agrícolas e inundaron su posición con la finalidad de debilitar a la caballería. Incapacitados de avanzar y severamente presionados, los españoles se retiraron por la noche hacia Cusco. A pesar de esta victoria, la llegada de refuerzos españoles a Cusco forzó a Manco Inca a abandonar Ollantaytambo y buscar refugio en los densos bosques de la región de Vilcabamba, donde un estado inca independiente sobrevivió hasta 1572.

Antecedentes

La coronación de Manco Inca según la crónica de Guamán Poma de Ayala.

En 1531, una expedición española liderada por Francisco Pizarro desembarcó en las costas del Imperio inca y en consecuencia inició la conquista española del Perú. En ese momento el imperio estaba emergiendo de una guerra civil en la que Atahualpa había derrotado a su hermano Huáscar para así reclamar el título de Sapa Inca. Atahualpa subestimó el poder de la pequeña fuerza española y fue capturado en una emboscada en Cajamarca en noviembre de 1532. Pizarro ordenó la ejecución del Inca en julio de 1533 y ocupó la capital inca de Cusco cuatro meses después. Para reemplazar a Atahualpa, Pizarro instaló a su hermano Túpac Hualpa como gobernante títere pero este murió poco después así que otro hermano, Manco Inca, fue coronado emperador. Durante esta etapa, la única resistencia indígena fue realizada por los generales de Atahualpa ya que una parte considerable de la población del imperio había combatido del lado de Huáscar en la guerra civil y se había unido a Pizarro contra sus enemigos.[4]

Por un tiempo Manco Inca y los conquistadores españoles mantuvieron buenas relaciones, juntos derrotaron a los generales de Atahualpa y restablecieron el régimen inca en grandes porciones del imperio.[11]

Other Languages