Batalla de Montiel

Batalla de Montiel
Guerra de los Cien Años-Primera Guerra Civil Castellana
Battle of Montiel.jpg
Miniatura de Jean Froissart (s. XV) describiendo la batalla de Montiel en su libro "Crónicas".
Fecha14 de marzo de 1369
LugarMontiel, Castilla-La Mancha (España)
Coordenadas39°N 4°O / 39°N 4°O / -4
ResultadoVictoria decisiva franco-castellana
Beligerantes
Blason Castille Léon.svg Castilla
COA of Nasrid dynasty kingdom of Grenade (1013-1492).svg Granada
Blason Castille Léon.svg Castilla
France moderne.svg Francia
Comandantes
Blason Castille Léon.svg Pedro I de Castilla  Blason Castille Léon.svg Enrique de Trastámara
France moderne.svg Bertrand du Guesclin
Fuerzas en combate
3000 hombres de armas y 1500 jinetes3000 hombres de armas
Bajas
DesconocidasDesconocidas

La batalla de Montiel fue un enfrentamiento bélico enmarcado en la Guerra Civil de Castilla y, debido a la naturaleza de parte de sus intereses y participantes, también en la guerra de los Cien Años. En ella, ejércitos castellano-franceses se midieron con una alianza castellano-granadina. La primera de estas fuerzas, mandada por Enrique de Trastámara (luego Enrique II de Castilla), se impuso a la segunda, dirigida por su hermano Pedro el Justiciero.

Origen del conflicto

El hermanastro ilegítimo del rey Pedro I de Castilla, Enrique de Trastámara, tenía pretensiones al trono de Castilla. Francia apoyó el derecho del segundo, comisionando a su mejor condestable para que se enfrentara a las fuerzas oficialistas. Así, el gran estratega Bertrand du Guesclin cruzó los Pirineos y se enfrentó a Pedro en la batalla de Montiel, enmarcada en un conflicto mucho mayor y de nivel continental: la guerra de los Cien Años. Esta guerra entre hermanos (en sentido literal y figurado) se perpetuó durante más de quince años.

Enrique, espoleado por su ambición de ser rey, decidió invadir Castilla en 1360, tomando fácilmente la ciudad de Nájera. Sin embargo, Pedro reaccionó rápidamente y se enfrentó a su hermano en esa ciudad, derrotándolo a últimos de abril.

A continuación, viendo que sus enemigos escapaban fuera de las fronteras de su reino, el monarca suscribió un tratado de extradición con el rey de Portugal para recuperar a los exiliados y castigarlos debidamente a causa de las simpatías con su hermano y desafiante.

Enrique, por su parte, habiendo sobrevivido a la batalla de Nájera, pasó el Pirineo y se refugió en Francia, cuya corte simpatizaba con su causa. Mediante una gran suma de dinero, alquiló un ejército mercenario y, atravesando Aragón en 1366, llegó por segunda vez a Castilla en pie de guerra. Capturó Calahorra, Navarrete y Briviesca, siendo coronado rey de Castilla y León.