Batalla de Magnesia

Batalla de Magnesia
Guerra romano-siria
Roman-Syrian-War.png
Fecha Diciembre de 190 a. C.
Lugar Cerca de Magnesia, Lidia (Bandera de Turquía  Turquía)
Coordenadas 38°37′00″N 27°26′00″E / 38°37′00″N 27°26′00″E / 27.4333
Resultado Decisiva victoria romano-pergamenea
Beligerantes
República romana
Pérgamo
Imperio seléucida
Gálatas
Comandantes
Lucio Cornelio Escipión
Publio Cornelio Escipión
Eumenes II de Pérgamo
Antíoco III Megas
Zeuxis
Seleuco IV Filopátor[1]
Aníbal Barca
Fuerzas en combate
Apiano: 30.000 tropas[2]
Grainger: 50.000[3]
Bar-Kochva: 10.000 legionarios, 3.000 peltastas aqueos, 6.000 vélites, 500 tracios, 500 arqueros cretenses y 3.000 jinetes (2.200 romanos y 800 pergameneos)[4]
Kromayer: 27.600 infantes y 2.800 jinetes[5]
Apiano: 70.000 tropas y 220 elefantes de guerra[6]
Grainger: 50.000[7]
Bar-Kochva: 16.000 falangistas, 25.000 infantes ligeros, 10.000 argiráspidas, 5.200 jinetes (1.200 dahes, 1.000 agêma y 3.000 catafractas) y 22 elefantes[8]
Kromayer: 60.000 infantes y 12.000 jinetes[5]
Bajas
Apiano & Livio: 324 romanos y 25 aliados muertos[10]
Grainger: 5.000 muertos[11]
Apiano & Livio: 50.000 infantes y 3.000 jinetes muertos, 1.400 prisioneros y 15 elefantes capturados[10]
Grainger: 10.000 muertos y prisioneros[11]
[ editar datos en Wikidata]

La batalla de Magnesia se libró en el año 190 a. C. cerca de Magnesia, en las planicies de Lidia, entre el ejército romano, dirigido por el cónsul Lucio Cornelio Escipión y su hermano, el general Escipión el Africano, con su aliado Eumenes II de Pérgamo contra el ejército de Antíoco III Megas, del Imperio seléucida, apoyado por los gálatas. La decisiva victoria romana terminó la guerra por el control de Grecia.

La principal fuente histórica de esta batalla es Tito Livio. También existe un relato escrito por Apiano.[12]

Antecedentes

Después de que la guerra contra Antíoco III Megas terminara en Grecia, ésta se desplazó a Anatolia, donde el cónsul Lucio Cornelio Escipión persiguió a los seléucidas que se retiraban. Antes de su derrota en Grecia, Antíoco había reclutado un nuevo ejército, con el cual decidió pelear contra los romanos en una batalla a todo o nada aprovechando su superioridad numérica. Pero cometió el mismo error de todos los monarcas que pelearon contra Roma: el de confiar en la superioridad numérica para derrotar a las legiones romanas, contando con un ejército compuesto por grandes números de campesinos sin entrenamiento militar y de mercenarios.

Other Languages