Batalla de Jerez

Batalla de Jerez de la Frontera
La Reconquista
Alcázar Jerez.JPG
El Alcázar de Jerez de la Frontera.
Fecha 1231
Lugar Jerez de la Frontera
Resultado Victoria castellano-leonesa
Consecuencias Pérdida de influencia musulmana en la región, que años más tarde fue reconquistada.
Beligerantes
Banner of arms crown of Castille Habsbourg style.svg Corona de Castilla Al-Ándalus caligrafía árabe.png Reino Taifa de Murcia
Comandantes
Escudo de Castro.svg Álvaro Pérez de Castro
Royal Coat of Arms of the Crown of Castile (1230-1284).svg Alfonso de Castilla
Al-Ándalus caligrafía árabe.png Ibn Hud, rey de Murcia
Fuerzas en combate
3.500 hombres:
• 1.000 jinetes[1]
• 2.500 hombres de infantería[1]
Más de 25.000 hombres[1]
Bajas
Desconocidas Desconocidas
[ editar datos en Wikidata]

La batalla de Jerez de la Frontera fue un combate librado en el año 1231 en las inmediaciones de la ciudad andaluza de Jerez de la Frontera, y en el transcurso de la Reconquista, entre las fuerzas de la Corona de Castilla, comandadas por Álvaro Pérez de Castro el Castellano, señor de la Casa de Castro, y las tropas musulmanas del rey de Murcia Ibn Hud, que fueron derrotadas por las fuerzas cristianas.

La campaña castellano-leonesa de 1231

En 1231, mientras Fernando III recorría las principales ciudades del reino de León después de haber tomado posesión de él, el soberano castellano-leonés envió a su hijo el infante Alfonso, que contaba nueve años de edad y se hallaba en Salamanca, a devastar los reinos musulmanes de Córdoba y Sevilla, acompañado de Álvaro Pérez de Castro y del magnate Gil Manrique. No obstante, varios historiadores han señalado que el infante Alfonso al que se refieren las crónicas de la época no fue el hijo de Fernando III el Santo, sino su hermano, el infante Alfonso de Molina, hijo del difunto Alfonso IX de León.[2]​ No obstante, según la versión que sostiene que el infante Alfonso presente en la batalla era en realidad el hijo del rey, Fernando III:

Mandó a don Alvar de Castro, el Castellano, que fuese con él, para guardar el infante y por cabdillo de la hueste, ca el infante era muy moço e avn non era tan esfforçado, e don Alvar Pérez era omne deferido e muy esforçado.[3]

Desde Salamanca y pasando por Toledo, donde se les unieron cuarenta caballeros toledanos, se dirigieron hacia Andújar, y desde allí, se encaminaron a devastar la tierra de Córdoba, y posteriormente, al municipio cordobés de Palma del Río, donde exterminaron a todos los habitantes y tomaron la localidad, dirigiéndose a continuación hacia el reino de Sevilla y hacia Jerez de la Frontera, donde instalaron el campamento cristiano en las cercanías del río Guadalete.[4]

Other Languages