Batalla de Coronea (394 a. C.)

Batalla de Coronea
Guerra de Corinto
Hoplite1.gif
Hoplita griego
Fecha 394 a. C.
Lugar Coronea
Coordenadas 38°21′00″N 22°58′00″E / 38.35, 38°21′00″N 22°58′00″E / 22.96666667
Resultado Victoria espartana
Beligerantes
Esparta Tebas, Argos y otros aliados
Comandantes
Agesilao II Trasíbulo
Fuerzas en combate
15 000 hoplitas 20 000 hoplitas
Bajas
350 600
[ editar datos en Wikidata]

La batalla de Coronea de 394 a. C. fue una batalla de la guerra de Corinto en la que se enfrentaron Esparta y sus aliados, comandados por el rey espartano Agesilao II, contra una fuerza de tebanos y argivos que intentaban bloquear su marcha hacia el Peloponeso. La batalla terminó en victoria espartana.

Preludio

La guerra de Corinto comenzó en 395 a. C. cuanto Tebas, Argos, Corinto y Atenas, junto con el apoyo y la financiación de Persia, se unieron para oponerse a la intervención de Esparta en Lócrida y Fócida. Al comienzo de la guerra, Agesilao se encontraba en Jonia, en campaña contra los persas. Cuando comenzaron las hostilidades, fue llamado de nuevo a Esparta, y comenzó una marcha tierra adentro a través de Tracia y la Grecia central hacia el Peloponeso. Al entrar en Beocia se encontró con la oposición de una fuerza compuesta principalmente por tebanos, sus aliados beocios y argivos.

Las fuerzas de Agesilao estaban compuestas de un regimiento y medio de espartiatas, aumentados con la fuerza de los hilotas liberados, y una fuerza considerables de tropas aliadas del Peloponeso y de Jonia. Enfrente se encontró, cerca del monte Helicón, un ejército formado por beocios, atenienses, argivos, corintios, eubeos y locrios. En total, los aliados podrían tener unos 20 000 hoplitas, mientras que Agesilao podía contar con unos 15 000. Las fuerzas de caballería de ambos bandos serían parecidas, pero Agesilao tenía sustancialmente más peltastas.

Antes de la batalla, algunos de los miembros del ejército de Agesilao se encontraban preocupados por un presagio del que habían sido testigos unos días antes, cuando el sol apareció en forma creciente. Para darles seguridad, Agesilao primero les recordó la reciente victoria espartana en Nemea y luego les dijo que el navarca espartano Pisandro había muerto en una victoria contra la flota persa. De hecho, Agesilao sabía que había muerto en una aplastante derrota en la batalla de Cnidos, aunque su mentira sirvió para aumentar la moral de sus tropas antes de la batalla.

La derrota de Nemea, por otra parte, pesaba en los argivos y corintios. Los atenienses tampoco tenían la moral muy alta: estaban demasiado familiarizados con los altibajos de su anterior larga y desastrosa guerra contra Esparta en la guerra del Peloponeso, y con la facilidad persa de cambiar de bando según sus intereses. Solo los beocios parecían estar confiados en conseguir la victoria.

Other Languages