Batalla de Casilino (214 a. C.)

Introducción

Tras dos años desde el desastre de Cannas, Roma había podido reconstruir sus ejércitos y poco a poco comenzaba a reconquistar las localidades que se habían pasado al bando púnico. La campaña de 214 a. C. se encaraba con Marco Claudio Marcelo y Fabio Máximo como cónsules. Roma reclutó seis legiones adicionales con las que consiguió elevar a cinco el número de ejércitos en el sur de la península itálica (Lucania, Apulia, Salentino y dos en Campania).

La ciudad de Casilino, que asentaba sobre ambas márgenes del río Volturno y abría el paso de Campania al Ager Falernus, estaba en manos púnicas desde comienzos del año 215 a. C. contando con una fuerte guarnición de 2000 campanos y 700 cartagineses.[1]