Batalla de Carras

Batalla de Carras
Guerras párticas
Parther reich.jpg
Imperio parto. Carras queda ubicada entre las cabeceras de los ríos Tigris y Éufrates.
Fecha6[2]​ del 53 a. C. (calendario romano)
9 de junio del 53 a. C. (calendario juliano)[2]
LugarCercanías de Carras, actual Harrán, Turquía
Coordenadas36°52′00″N 39°02′00″E / 36°52′00″N 39°02′00″E / 39.033333
ResultadoVictoria parta decisiva
Beligerantes
República romanaImperio parto
Comandantes
Marco Licinio Craso 
Publio Licinio Craso 
Cayo Casio Longino
Surena
Fuerzas en combate
7[4]legiones romanas y auxiliares
40 000-50 000 tropas (estimación moderna)[5]
1000 catafractas y 9000 arqueros montados[7]
Bajas
La mitad muertos y un cuarto capturados[9]Desconocidas

La batalla de Carras fue un enfrentamiento militar librado cerca de la ciudad homónima, actualmente en Harrán, Turquía, en el 53 a. C., entre la República romana y el Imperio parto. En ella el spahbod parto Surena derrotó a una fuerza de invasión romana numéricamente superior comandada por Marco Licinio Craso, procónsul de Siria.

Craso, miembro del Primer Triunvirato y el hombre más rico de Roma, se sentía atraído por la perspectiva de gloria militar y riqueza y decidió invadir Partia sin permiso del Senado. Rechazando la oferta de ayuda del rey armenio Artavasdes II para invadir Partia a través de Armenia, Craso marchó directamente por los desiertos de la Mesopotamia. Cerca de Carras se encontró con Surena, donde la caballería ligera parta prevaleció sobre la infantería pesada romana, muriendo o siendo capturados la mayoría de los legionarios. El mismo triunviro fue asesinado durante unas negociaciones que se tornaron violentas.

Su muerte significó el final del Primer Triunvirato. Los otros dos miembros, Cayo Julio César y Cneo Pompeyo el Grande, lograron mantenerse en paz por cuatro años hasta que estalló una guerra civil entre ellos. Craso había resultado el elemento pacificador, aún cuando inicialmente la fuente de mayores tensiones era la rivalidad entre él y Pompeyo y no entre César y Pompeyo.

Antecedentes

Tratado romano-parto

Medio Oriente en el 62 a. C., pueden verse en rojo los territorios romanos y en amarillo sus aliados.

Los partos eran descendientes de los nómadas dahes que, después del debilitamiento del Imperio seléucida producido por la derrota de Magnesia (190 a. C.) y la muerte de Antíoco VII Evergetes (129 a. C.), se apoderaron del centro del antiguo Imperio aqueménida: mesetas persas, prados medos y llanuras mesopotámicas.[10]

El «rey de reyes» parto sólo exigía tributos, derechos de aduanas y ser árbitro de disputas; a cambio, daba amplia autonomía para los asuntos internos, aunque siempre bajo la vigilancia de los funcionarios reales, y era tolerante con la religión, lengua y cultura de sus vasallos. En resumen: «no poseían tanto el mando sobre sus cien pueblos diversos como el control de sus relaciones».[11]

Después de vencer a los seleúcidas en un siglo de constantes guerras, la dinastía arsácida de Partia buscó continuar su expansión hacia el oeste, empezando con Mitrídates I, quien impuso su poder en Armenia y Mesopotamia.[12]

La llegada de Roma a Cercano Oriente supuso la entrada permanente en la región un actor foráneo y formidable, sólo comparable a la conquista macedónica. Su anexión pacífica de Pérgamo (133 a. C.) no llamó la atención, pero su política expansionista llevó a todos los monarcas asiáticos plantearse cómo encararla.[16]

Durante la primera guerra mitridática, Partia se mantuvo a la expectativa. Su principal preocupación era el poderío de la Armenia de Tigranes II, quien en el 94 a. C. había vencido a Artanes de Sofene, aliado de los arsácidas, y posteriormente siguió su expansión a costa de los propios partos.[19]

En el mismo conflicto, la posición romana en Asia Menor colapso y los partos perdieron territorios ante Tigranes II de Armenia, perdiéndose el contacto hasta la tercera guerra mitridática, particularmente en el 69 a. C., cuando el procónsul Marco Licinio Lúculo invadió Armenia y derrotó a Tigranes.[26]

Cuando Cneo Pompeyo el Grande se hizo cargo de la guerra en el este reabrió negociaciones con el rey Fraates III de Partia, pero en el 66 a. C. el hijo de Tigranes II, Tigranes el Joven, yerno de Fraates, se sublevó contra su padre[32]

En el 65 a. C., Pompeyo dejó al legado Lucio Afranio a cargo de Armenia mientras marchaba contra los iberos y albanos, estando a tres días de marcha del mar Caspio y preguntando a qué distancia estaba de la India.[41]

Plan egipcio

La rivalidad entre Craso y Pompeyo comenzó al final de la Tercera Guerra Servil, en el 71 a. C., cuando el primero venció a Espartaco definitivamente en el río Silario, pero el segundo acabó con una tropa de rebeldes sobrevivientes y recibió el mérito de la victoria.[44]

Posteriormente, cuando Craso fue censor en el 65 a. C., quiso que la República se anexara Egipto porque interpretaba que el testamento de Ptolomeo X decía que su reino debía convertirse en tributario de Roma.[45]

Algunos rumores decían que en realidad deseaba una base militar desde donde enfrentar a Pompeyo,[48]

En el 61 a. C. Pompeyo volvió y celebró su tercer triunfo[56]

César volvió victorioso a Roma en el 60 a. C. encontrándose con Pompeyo a punto de ser empujado a la irrelevancia política por Craso, quien a su vez, no deseaba aliarse ni quedar a merced de los optimates del Senado. El pretor se dio cuenta, y entendiendo que si ayuda a su amigo Pompeyo se enemistaría con Craso pero si le seguía fiel al segundo ganaría la animadversión del primero, resolvió pagar su deuda a Craso y reconciliarlo con Pompeyo.[60]

Por último, el plan de anexar Egipto volvió tras el retorno de Pompeyo. En Oriente sólo quedaba anexar Egipto y conquistar Persia, dos ideas que atraían mucho al joven César,[63]

Primer Triunvirato

La guerra con Partia fue resultado de los acuerdos que buscaban ser mutuamente beneficiosos para el triunvirato formado por Craso, Pompeyo y César. En marzo y abril del 56 a. C. se celebraron en Rávena y Lucca, en la provincia cesariana de la Galia Cisalpina, reuniones para reafirmar la alianza lograda cuatro años antes.[65]

Sus esfuerzos obtuvieron éxito, y la legislación aprobada por Gayo Trebonio en el 55 a. C. (Trebonia Lex) otorgó gobiernos proconsulares de cinco años para César en la Galia y los dos cónsules salientes, Hispania y África para Pompeyo y Siria para Craso,[66]

Casus belli

El rey Fraates III fue asesinado en el 58 a. C. ó 57 a. C. por sus hijos Mitrídates IV y Orodes II, asumiendo el trono el primero por ser mayor. De inmediato, Orodes se rebeló contra su hermano con ayuda de la nobleza, lo expulsó de la Media y le obligó a refugiarse en la Siria romana.[75]

Con Mitrídates IV pidiéndole ayuda, el procónsul Gabinio en Siria marchó hasta el Éufrates pero debió retirarse para ayudar a Ptolomeo XII en contra de una revuelta en Egipto.[79]

El rico Craso era un hombre de sesenta años[70]

Otro factor de llevar a cabo la guerra era que se esperaba que fuera una campaña militar relativamente fácil; anteriormente las legiones romanas habían aplastado las fuerzas de los reinos de Ponto y Armenia.[89]

Reparto del mundo romano según los acuerdos de Lucca.

Marco Tulio Cicerón aporta, sin embargo, otra razón: las ambiciones del joven y talentoso Publio Craso, quien ya había luchado en la guerra de las Galias. Esperaba ser premiado a su regreso con condecoraciones y rangos para iniciar su propia carrera política. Para el historiador romano, la batalla no solo fue un desastre militar para Roma o un final desafortunado para Marco Licinio, sino un final demasiado prematuro para el prometedor Publio.[91]

Algunos romanos se opusieron a la guerra contra Partia,[87]

En este punto, las fuentes antiguas son poco fiables pues es casi imposible que aún Craso se atreviera a irse a la guerra sin permiso del Senado. Los historiadores clásicos prefieren caricaturizar al triunviro y responsabilizarlo por completo del desastre, incluso convierten el episodio en una fabula moral para tratar el tema de la avaricia.[96]

A pesar de los malos presagios, Marco Craso salió de Roma para Brindisi[80]

En el 54 a. C., el general parto Surena tomó por asalto Seleucia y persiguió a Mitrídates IV hasta Babilonia. Finalmente, la ciudad fue rendida tras un largo asedio por hambre y el pretendiente ejecutado[100]

Gabinio seguía pensando en marchar sobre Partia, pero entonces llegó su reemplazo, el rico Craso, y fue llamado a Roma por acusaciones de concusión.[102]

Other Languages
azərbaycanca: Karr döyüşü
تۆرکجه: حران دویوشو
български: Битка при Кара
čeština: Bitva u Karrh
فارسی: نبرد حران
עברית: קרב חרן
Bahasa Indonesia: Pertempuran Carrhae
한국어: 카레 전투
Nederlands: Slag bij Carrhae
português: Batalha de Carras
srpskohrvatski / српскохрватски: Bitka kod Kare
slovenčina: Bitka pri Carrhae
српски / srpski: Битка код Каре
Türkmençe: Karry söweşi
українська: Битва при Каррах
oʻzbekcha/ўзбекча: Karri jangi
Tiếng Việt: Trận Carrhae
中文: 卡莱战役