Batalla de Canusio (209 a. C.)

Batalla de Canusio
La segunda guerra púnica
Second Punic War full-es.svg
Mapa que ilustra las campañas de la segunda guerra púnica
Fecha209 a. C.
Lugarcercanías de Canusium, la actual Canosa di Puglia (Italia)
Coordenadas41°14′12″N 16°03′58″E / 41°14′12″N 16°03′58″E / 16.066027777778
ResultadoIndeciso
Beligerantes
CartagoRoma
Comandantes
Aníbal BarcaMarco Claudio Marcelo
Fuerzas en combate
20 00025 000-30 000
Bajas
8000 muertos5700 muertos

La batalla de Canusio fue un enfrentamiento militar entre los ejércitos de la República romana y la República Cartaginesa, de tres días duración, que tuvo lugar en la región de Apulia, a comienzos del verano de 209 a. C., en el décimo año desde el inicio de la segunda guerra púnica. Formó parte del plan desarrollado durante esa campaña contra los pueblos y tribus que habían sido conquistados o habían abandonado voluntariamente la alianza con Roma y se habían unido con los cartagineses en el área del Salentino (ocurrido en la segunda mitad del consulado de 213 a. C.), norte de Lucania (durante 212 a. C.) y extremo suroccidental de la Magna Grecia (215 a. C.), y también para estrechar el cerco al líder cartaginés, Aníbal, en el sur de Italia. La batalla supuso un nuevo enfrentamiento entre Aníbal y el general romano Marco Claudio Marcelo. Como ninguno ganó decisivamente y ambos sufrieron muchas bajas (unas 14.000) el resultado de la batalla es discutido tanto por los historiadores modernos como por los antiguos. Aunque Marcelo recibió un duro golpe en Canusio que le apartó de operaciones durante el resto del verano, con esta acción consiguió expulsar de Apulia a los púnicos desgastando notablemente a su rival y limitando los movimientos de la principal fuerza cartaginesa, con lo que contribuyó a los éxitos del resto de ejércitos romanos en el sur de Italia contra los aliados de sus enemigos y las guarniciones de estos en el Salentino, Hirpinos y norte de Lucania.

Antecedentes

Desde la invasión de Aníbal por los Alpes, en el 218 a. C., Roma tomó muchas decisiones para proteger Italia primero, y luego, para recuperar el terreno perdido a manos de Aníbal. Esto es particularmente apreciable en el número de tropas alistadas para combatir. El número de legiones creció constantemente, a pesar de las sangrientas derrotas en el inicio de la guerra (véase los artículos de las batallas de Trebia, Lago Trasimeno y Cannas), y llegó en el año 210 a. C. (un año antes de Canusio) a la cifra de 21 legiones en activo. Ocho de ellas lucharon contra los cartagineses y sus aliados en Cerdeña, Iberia y Sicilia, pero las restantes trece se distribuyeron en diferentes partes de Italia para controlar al ejército de Aníbal o a sus aliados, por lo que la península itálica seguía siendo el principal teatro de operaciones de la segunda guerra púnica. En la campaña de 209 a. C. al sur de Roma, el Senado dispuso que se desplegasen cuatro ejércitos. El primero de ellos en la recién reconquistada Campania, integrado por una legión, el segundo en Apulia con dos legiones, el tercero en Lucania con dos legiones y el cuarto en el Salentino con otras dos legiones. Un contingente adicional de 8.000 hombres operaba desde Reggio contra el bastión cartaginés del Brucio y las colonias griegas de la Magna Grecia situadas en el extremo suroccidental de la península itálica.