Batalla de Barbastro

Batalla de Barbastro
Primera Guerra Carlista
Fecha2 de junio de 1837
LugarBarbastro (Huesca)
ResultadoVictoria carlista
Beligerantes
CarlistasIsabelinos
Comandantes
Carlos María Isidro de Borbón
Sebastián Gabriel de Borbón y Braganza
Vicente González Moreno
Marcelino Oráa
Joseph Conrad
Carlos de Villapadierna
Diego de León
Unidades militares
16 batallones y 12 escuadrones17 batallones, 15 escuadrones y tres baterías
Fuerzas en combate
13 000 infantes y 1200 jinetes12 500 infantes y 1200 jinetes

La batalla de Barbastro se libró el 2 de junio de 1837 entre las tropas de la Expedición Real del pretendiente Carlos María Isidro de Borbón y tropas isabelinas bajo el mando del general Marcelino Oráa. La batalla tuvo lugar durante la Primera Guerra Carlista y resultó en la derrota del ejército isabelino.

Antecedentes

La Expedición Real, con el pretendiente Carlos al frente, había salido de Estella el 15 de mayo de 1837. El 24 de mayo había ocupado Huesca, derrotando allí a los isabelinos del ejército de Navarra en la batalla de Huesca. El propio jefe del ejército de Navarra, Manuel Iribarren, y el jefe de su caballería, Diego de León y Navarrete, murieron: el uno de una herida que recibió en la batalla y el otro en la batalla misma. El derrotado ejército isabelino se retiró en dirección a Almudevar y los carlistas, después de pasar unos días en Huesca para recuperarse y abastecerse, salieron el 27 de mayo camino de Barbastro para continuar su expedición y reunirse con las fuerzas carlistas en Cataluña.[2]

La expedición llegó a Barbastro la misma noche del 27 de mayo, después de que las autoridades y milicias isabelinas evacuaran la ciudad. Don Carlos fue recibido por una junta de simpatizantes carlistas, mostrando los barbastrenses más entusiasmo en su recibimiento que el exhibido por los oscenses. El día siguiente se celebró un Te Deum en la catedral de la ciudad.[3]

Las fuerzas del fallecido Iribarren, ahora bajo el mando de brigadier Conrad, se unieron a las fuerzas del mariscal de campo Buerens provenientes de Zaragoza y juntos salieron de Almudevar también en dirección a Barbastro, instalándose en Berbegal a la espera de refuerzos. El general Oráa, que se encontraba en Teruel al mando del Ejército del Centro, recibió noticia del gobierno de la salida de la expedición el mismo día en que se luchó en Huesca. Oráa decidió partir hacia Caspe con las fuerzas a su disposición, para desde allí marchar a Mequinenza y Monzón e intentar bloquear tanto la entrada de la expedición carlista en Cataluña como su avance sobre el Ebro y Zaragoza. Al recibir noticia de la derrota en Huesca y de la aproximación de las fuerzas de Conrad y Buerens, Oráa decidió cruzar el Cinca y unirse a ellas, llegando a Berbegal el 31 y asumiendo allí el mando de todas las tropas isabelinas.[4]

Other Languages