Batalla de Arginusas

Batalla de Arginusas
Guerra del Peloponeso
Trireme.jpg
Trirreme griego
Fecha406 a. C.
LugarIslas Arginusas[1]
ResultadoVictoria ateniense
Beligerantes
EspartaAtenas
Comandantes
CalicrátidasConón junto con otros 7 generales
Fuerzas en combate
120 barcos155 barcos
Bajas
70 barcos25 barcos
[editar datos en Wikidata]

La batalla de Arginusas fue un enfrentamiento naval que tuvo lugar en 406 a. C., durante la guerra del Peloponeso, justo al este de la isla de Lesbos. En la batalla, una flota ateniense mandada por ocho strategos derrotó a una flota espartana bajo el mando de Calicrátidas. La batalla fue precipitada por una victoria espartana que condujo a la flota ateniense dirigida por Conón a ser bloqueada en Mitilene; para auxiliar a Conón, los atenienses reunieron una fuerza improvisada compuesta en gran parte de barcos recién construidos y con tripulaciones inexpertas. Esta flota era, por su inexperiencia, tácticamente inferior a la espartana, pero sus comandantes fueron capaces de evitar este problema empleando tácticas poco ortodoxas, que permitieron a los atenienses conseguir una dramática e inesperada victoria.

Las noticias de la victoria fueron recibidas con júbilo en Atenas, y el pueblo ateniense, agradecido, votó otorgar la ciudadanía a los esclavos y metecos que habían luchado en la batalla. Sin embargo, su alegría fue atenuada por las consecuencias de la batalla, ya que una tormenta impidió el rescate de los supervivientes de los 25 trirremes atenienses dañados o hundidos y una gran cantidad de marineros se ahogaron. La furia estalló en Atenas cuando el pueblo se enteró y, después de una amarga lucha en la Asamblea, seis de los ocho generales que habían mandado la flota fueron juzgados conjuntamente y ejecutados.

Mientras tanto, en Esparta, los tradicionalistas que habían apoyado a Calicrátidas presionaron para firmar la paz con Atenas, sabiendo que la continuación de la guerra resultaría en un nuevo ascenso de su adversario Lisandro. Este partido se impuso inicialmente y fue enviada una delegación a Atenas para hacer una propuesta de paz; los atenienses, sin embargo, rechazaron su oferta y Lisandro partió al Egeo para asumir el mando de la flota para el resto de la guerra, que sería decidida menos de un año después de su victoria total en Egospótamos.

Antecedentes

Alcibíades (Roma, Museos Capitolinos). Retrato idealizado, copia romana de un busto griego del siglo IV a. C.

Desde el año 411 a. C., en que el antiguo estratego ateniense, Alcibíades, abandonó el bando espartano, las campañas militares tendientes a restablecer las posiciones atenienses en el Helesponto prosiguieron bajo su dirección. Sus victorias y sus partidarios consiguieron que fuera elegido estratego en el año 407 a. C. con su amigo Trasíbulo. Desde entonces se abrió el camino de su regreso a Atenas. De su desembarco y del recibimiento que le dispensó el pueblo ateniense, se hace eco Jenofonte al decir que la gente acudía en masa desde la ciudad y desde El Pireo para verle. Plutarco describe vivamente su arribo a puerto y la acogida que tuvo.[2]​ No obstante, no se dejó embriagar por el gran recibimiento dispensado. Ante la Asamblea de Atenas hubo de defenderse de las acusaciones hechas contra él ocho años antes, por los hechos que se le imputaban —la mutilación de los hermas y la parodia de los Misterios de Eleusis—, previos a la partida de la Expedición a Sicilia, de cuya pertinencia convenció al dêmos (el pueblo), y a cuya cabeza partió junto con Nicias y Lámaco en 415 a. C.

Por la inculpación en la parodia mencionada, tuvo que jurar su devoción a «las dos Diosas» (Deméter y Perséfone) y garantizar la seguridad para la tradicional procesión '(pompé) a Eleusis, que se hacía por mar desde la ocupación de Decelia por los espartanos en 412 a. C.

Cuatro meses después de su vuelta, Alcibíades zarpó con una flota de cien naves rumbo a Asia Menor. Lisandro, navarca de la flota peloponesia, concentró sus efectivos cerca de Notio, donde se libró una batalla entre su flota y una escuadra ateniense. Alcibíades llegó tarde con el grueso de la armada para poder evitar el desastre. En Atenas, la noticia provocó la destitución de los estrategos y la elección de sustitutos. Por lo que respecta a Alcibíades, se refugió en un terreno fortificado que poseía en el Quersoneso tracio.

Para más detalles, véase Batalla de Notio
Other Languages