Bastilla

La Bastilla
Bastille, 1790 retouched.jpg
Vista este de la Bastilla
Localización París, Francia
Tipo Fortaleza medieval, prisión
Coordenadas 48°51′12″N 2°22′09″E / 48.853333, 48°51′12″N 2°22′09″E / 2.369167
Época de construcción 1370–1380
Construido por Carlos V de Francia
Destrucción 1789–90
Estado de conservación Destruido, poco de la construcción sobrevive
Eventos Guerra de los Cien Años,
Guerras de religión de Francia,
Fronda (sublevación),
Revolución francesa
[ editar datos en Wikidata]

La Bastilla (pronunciación en francés:  /bastij/) era una fortaleza que protegía el costado oriental izquierdo de la ciudad de París conocida formalmente como la Bastilla Saint-Antoine. Desempeñó un papel importante en los conflictos internos de Francia y por la mayor parte de su historia fue usada como una prisión estatal por los reyes de Francia. Fue tomada por una multitud el 14 de julio de 1789 durante la Revolución francesa, convirtiéndose en un símbolo importante del movimiento republicano francés. Tiempo después fue demolida y reemplazada por la Place de la Bastille (Plaza de la Bastilla).

La Bastilla fue construida para defender el acceso oriental de la ciudad de París de la amenaza inglesa en la Guerra de los Cien Años. Los trabajos comenzaron en 1357, pero la construcción principal ocurrió a partir de 1370 creando así una fortaleza sólida con ocho torres que protegían la entrada estratégica de la Porte Saint-Antoine en el borde oriental de París. El diseño innovador fue influencia tanto en Francia como en Inglaterra y fue ampliamente copiado. La Bastilla tuvo una destacada participación en los conflictos domésticos de Francia incluyendo la lucha entre las facciones rivales del Ducado de Borgoña y la Casa de Armagnac en el siglo XV, además de las Guerras de religión en el siglo XVI. La fortaleza fue declarada una prisión estatal en 1417; este papel fue expandido primero debido a los ocupantes ingleses de las décadas de 1420 y 1430 y después por Luis XI en la década de 1460. Las defensas de La Bastilla fueron fortificadas en respuesta a las amenazas Inglesa e Imperial durante la década de 1550 con un bastión construido al este de la fortaleza. La Bastilla desempeñó un papel clave en la rebelión de la Fronda y la Batalla de Faubourg Saint-Antione, la cual se peleó debajo de sus muros en 1652.

Luis XIV usó la Bastilla como una prisión para miembros de clase alta francesa que se oponían a él o que lo hacían enfadar incluyendo, después de la revocación del Edicto de Nantes, a los protestantes franceses. A partir de 1659 y en adelante, la Bastilla funcionó principalmente como una penitenciaría estatal; para 1789, 5,279 prisioneros habían pasado por sus puertas. Bajo el mando de Luis XV y XVI, la Bastilla fue usada para la detención de prisioneros de diversos orígenes, además para apoyar las operaciones de la policía parisina, especialmente para aplicar la censura del gobierno hacia la imprenta. Aunque los reclusos vivían en relativamente buenas condiciones de vida, la crítica hacia la Bastilla creció durante el siglo XVIII, exacerbada por las autobiografías de antiguos prisioneros. Se implementaron reformas y los números de prisioneros se redujeron considerablemente. En 1789, la crisis financiera gubernamental y la formación de la Asamblea Nacional dieron lugar al aumento de sentimientos republicanos entre los ciudadanos. El 14 de julio, la Bastilla fue tomada por una multitud revolucionaria, principalmente formada por residentes del Faubourg Saint-Antoine, que buscaba apropiarse de la valiosa pólvora mantenida dentro de la fortaleza. Se encontraron siete prisioneros restantes que fueron liberados. Además, el gobernador de la Bastilla, Bernard-René de Launay, fue asesinado por la multitud. La Bastilla fue demolida por orden del Comité del Hôtel de Ville. Recuerdos de la fortaleza fueron transportados alrededor de Francia y fueron desplegados como íconos del despotismo derrocado. En el transcurso del siguiente siglo, el sitio y legado histórico de la Bastilla destacaron notablemente en las revoluciones francesas, protestas políticas y ficción popular, además de mantenerse como un símbolo importante del movimiento republicano francés.

Casi nada se mantiene de la Bastilla excepto por algunos restos de sus cimientos de piedra que fueron reubicados al Boulevard Henri IV. Algunos historiadores criticaron a la Bastilla al inicio del siglo XIX y creían que la fortaleza fue una institución relativamente bien administrada, pero demasiado implicada en el sistema francés policial y de control político durante el siglo XVIII.

Historia

Siglo XIV

Reconstrucción histórica que muestra el foso debajo de las murallas de París (izquierda), la Bastilla y la Porte Saint-Antoine (derecha) en 1420.

La Bastilla fue construida en respuesta a una amenaza a París durante la Guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia.[6]

En 1369, Carlos V se preocupó por la debilidad que podría tener el lado este de la ciudad contra ataques ingleses y redadas de mercenarios.[11]

Defendida por un capitán, un caballero, ocho escuderos y diez ballesteros; la Bastilla estaba rodeada de zanjas alimentadas por el Río Sena.[B]

La historiadora Sidney Toy ha descrito a la Bastilla como "una de las fortificaciones más poderosas" del periodo, además de ser la más importante del medievo tardío de París.[18]

Las ocho torres medievales de la Bastilla, mostrando los "calottes" y las infames "cachots" en los techos y bases, registro de 1750
Las ocho torres medievales de la Bastilla, mostrando los "calottes" y las infames "cachots" en los techos y bases, registro de 1750

Siglo XV

Defensas parisinas en el siglo XIV: A - el Louvre; B - Palais de Roi; C - Hôtel des Tournelles; D – Porte Saint-Antoine; E – Hôtel St. Paul; F – la Bastilla

Durante el siglo XV, los reyes franceses continuaron enfrentando las amenazas tanto de los ingleses como de las facciones rivales de los borgoñeses y los Armagnac.[C]

A pesar de la defensas parisinas mejoradas, Enrique V de Inglaterra ocupó París en 1420 y la Bastilla fue capturada y protegida por los ingleses durante los siguientes 16 años.[24]

París finalmente fue reconquistada por Carlos VII en 1436. Cuando el rey francés reingresó a la ciudad, sus enemigos en París se resguardaron en la Bastilla; después de un asedio, eventualmente se les acabó la comida, se rindieron y les fue permitido salir de la ciudad después de un pago por rescate.[26]

La Bastilla se usó para mantener prisioneros una vez más por el rey Luis XI, quien comenzó a usarla excesivamente como una penitenciaría estatal.[31]

Siglo XVI

Una representación de la Bastilla y el París colindante en 1575, mostrando los nuevos bastiones, la nueva Porte Saint-Antoine, el complejo del arsenal y el campo abierto más allá de las defensas de la ciudad.

Durante el siglo XVI, el área alrededor de la Bastilla continuó su desarrollo. El antiguo París moderno continuó su crecimiento y para el fin de siglo ya tenía alrededor de 250,000 habitantes siendo una de las ciudades más pobladas de Europa, aunque en su mayoría aún contenida dentro de sus murallas; el campo abierto se mantenía más allá de la Bastilla.[34]

Durante la década de 1750, Enrique II se preocupó por la amenaza de los ingleses y del Sacro Imperio Romano Germánico ya que podían atacar París, por lo que decide reforzar las defensas de la Bastilla.[37]

La Bastilla en 1647, ilustrando el bastión, los estribos de piedra que conectan con la fortaleza y la nueva entrada sur construida durante la década de 1750.

La Bastilla participó en numerosas guerras de religión peleadas entre facciones protestantes y católicas con apoyo de aliados extranjeros durante la segunda mitad del siglo XVI. Las tensiones religiosas y políticas en París inicialmente explotaron en el Día de la Barricadas el 12 de mayo de 1588, cuando extremistas católicos se levantaron en contra del relativamente mesurado Enrique III. Después de un día de pelea en toda la capital, Enrique III huyó y la Bastilla se rindió ante Enrique, el Duque de Guisa y líder de la Liga Católica, quien nombró a Bussy-Leclerc como su nuevo capitán.[41]

Le tomó a Enrique IV varios años el retomar París. Para cuando tuvo éxito en 1794, el área alrededor de la Bastilla formaba el principal baluarte de la Liga Católica y sus aliados extranjeros incluyendo a tropas españolas y flamencas.[46]

Principios del siglo XVII

Una representación contemporánea de la batalla de Faubourg St.Antoine debajo de las murallas de la Bastilla en 1652.

La Bastilla continuó siendo usada como una prisión y como una fortaleza real bajo el mando de tanto Enrique IV como de su hijo, Luis XIII. Cuando Enrique frenó una conspiración, respaldada por los españoles, de la nobleza mayor francesa en 1602, por ejemplo, arrestó y detuvo al cabecilla Carlos Gontaut (el Duque de Biron) en la Bastilla y lo ejecutó en el patio.[51]

En 1648, la insurreción Fronda estalló en París incitada por los altos impuestos, precios de alimentos incrementados y enfermedades.[58]

La Bastilla y el lado este de París en 1649

Durante la segunda Fronda, entre 1650 y 1653, Luis, el Príncipe de Condé, controlaba una gran parte de París junto con el Parlamento, mientras que Broussel, a través de su hijo, continuaba con su control sobre la Bastilla. En julio de 1652, la batalla de Faubourg St. Antoine tuvo lugar al exterior de la Bastilla. Condé salió de París para prevenir el avance de las fuerzas monárquicas bajo el comando de Turenne.[52]

Reinado de Luis XIV y la Regencia (1661–1723)

La Bastilla y la Porte Saint-Antoine vistas desde el noreste, 1715--19

El área alrededor de la Bastilla fue transformada en el reinado de Luis XIV. La población creciente de París alcanzó los 400,000 durante este periodo, causando que la ciudad se saliera incluso de la zona de la Bastilla y la vieja ciudad, hasta llegar a las lejanas tierras agrícolas arables, formando suburbios con menor población.[64]

Luis XIV dio un uso excesivo de la Bastilla como prisión, con 2,320 individuos siendo detenidos ahí durante su reinado, aproximadamente 43 al año.[69]

Para el reinado de Luis, los prisioneros de la Bastilla eran detenidos usando una " lettre de cachet", "una carta con sello real", emitida por el rey y refrendada por un ministro, ordenando que se detuviese a determinada persona.[74]

La Bastilla en 1734, mostrando el bulevar Luis XIV y el creciente "faubourg" (suburbio) más allá de la Porte Saint-Antoine

Bajo el reinado de Luis, usualmente únicamente entre 20 y 50 prisioneros eran detenidos en la Bastilla en un solo periodo de tiempo, aunque hasta 11 fueron detenidos por un periodo corto en 1703.[F]

Luis reformó la estructura administrativa de la Bastilla, creando el puesto de gobernador, aunque este puesto era a menudo referido como capitán-gobernador.[G]

Entre 1715 -el año de la muerte de Luis- y 1723, el poder fue transferido a la Regencia; el regente, Philippe d'Orléans mantuvo la prisión, pero el rigor absolutista del sistema de Luis XIV comenzó a debilitarse[84]

Reinados de Luis XV y Luis XVI (1723–1789)

Arquitectura y organización

Un corte transversal de la Bastilla vista desde el sur en 1750

Para el fin del siglo XVIII, la Bastilla había logrado separar el cuarto más aristocrático del barrio Le Marais en la vieja ciudad, del distrito de clase obrera del suburbio Saint-Antoine que se encontraba más allá del boulevard Luis XIV.[88]

Estructuralmente, la Bastilla de fines del siglo XVIII no cambió mucho con respecto a su predecesora del siglo XIV.[94]

Plan de la Bastilla en el siglo XVII. A – La Torre Chapelle; B – Torre Trésor; C – Torre Comté; D – Torre Bazinière; E - Torre Bertaudière; F – Torre Liberté; G – Torre Puits; H – Torre Coin; I – Patio del Pozo; J – Ala de oficinas; K – Patio grande

El patio principal del castillo, accesible a través de la puerta sur, tenía 120 pies de largo por 72 pies de ancho (37 m. por 22 m.), y estaba dividido desde el pequeño jardín del norte por una oficina de tres alas, construida alrededor de 1716 y renovada en 1761 con un estilo moderno, del siglo XVIII.[100]

Nuevas cocinas y baños fueron construidos fuera de la puerta principal de la Bastilla en 1786.[102]

Las Bastilla era administrada por el gobernador, a veces llamado capitán gobernador, quien vivía en una casa del siglo XVII junto a la fortaleza.[107]

Uso de la prisión

Convulsionarios jansenistas haciendo ejercicio en el patio exterior

El papel de la Bastilla como una prisión cambió considerablemente durante los reinados de Luis XV y XVI. Una tendencia fue la disminución en el número de prisioneros enviados a la Bastilla, con solo 1,194 detenidos ahí durante el reinado de Luis XV y solo 306 bajo Luis XVI hasta la Revolución, con promedios anuales de 23 y 20 respectivamente.[109]

Bajo el reinado de Luis XV, alrededor de 250 convulsionarios católicos, con frecuencia llamados Jansenistas, fueron detenidos en la Bastilla por sus creencias religiosas.[74]

Muchos de los prisioneros aún eran de la alta sociedad, particularmente en los casos de desórdenes de familia. Estos casos involucraban típicamente a miembros de la aristocracia que habían, como apunta el historiador Richard Andrews, "rechazado la autoridad parental, avergonzado a la familia, manifestado trastornos mentales, derrochado capital o violado códigos profesionales."[116]

La Bastilla y la Porte Saint-Antoine, vistas desde el este

Sin embargo, cada vez más, la Bastilla se anexó a un más grande sistema de policía de París. Aunque designado por el rey, el gobernador le reportaba al teniente general de la policía: el primero de estos, Gabriel Nicolas de la Reynie, visitaba sólo ocasionalmente la Bastilla, pero su sucesor, Marquis d'Argenson, y los siguientes oficiales usaron la instalación ampliamente además de tomar mayor interés por inspeccionar la prisión.[121]

A través de este periodo, pero particularmente en la mitad del siglo XVIII, la Bastilla fue usada por la policía para reprimir el comercio de libros sediciosos e ilegales en Francia.[125]

Régimen de prisión

Un boceto del patio principal en 1785

Contrario a lo que fue su última imagen, la Bastilla durante el siglo XVIII tenía condiciones benévolas para sus prisioneros, particularmente comparada con los estándares de otras prisiones de la época.[131]

El gobernador recibía dinero de la Corona para mantener a los prisioneros, con la cantidad variando con el rango: el gobernador recibía 19 libras al día para cada prisionero político -con los nobles de grado de consejero estatal recibiendo 15 libras- y, al otro lado de la situación, tres libras al día para cada plebeyo.[136]

La cámara del concejo, boceto de 1785 de Jean Honoré Fragonard.

Aunque se confiscaba dinero y objetos potencialmente peligrosos, después almacenados, cuando un prisionero entraba a la Bastilla, los prisioneros más ricos continuaban ingresando lujos adicionales, incluyendo mascotas (perros y gatos) para controlar a las alimañas locales.[140]

La longitud de tiempo por la que un prisionero típico era mantenido en la Bastilla continuaba disminuyendo, y para el reinado de Luis XVI el tiempo de detención promedio eran sólo dos meses.[M]

Crítica y reforma

Dragones destruyen la bastilla en la portada de la obra de Bucquoy, Die Bastille oder die Hölle der Lebenden

Durante el siglo XVIII, la Bastilla fue muy criticada por los escritores franceses, siendo denominada como símbolo para el despotismo ministerial; esta crítica resultaría en reformas y planes para su abolición.[N]

En 1780 las reformas penitenciarias se convirtieron en tema popular para los escritores franceses y la Bastilla fue especial blanco de las críticas y señalamientos como símbolo del despotismo arbitrario.[143]

La obra de Linguet fue seguida por otra autobiografía prominente, Henri Latude con Le despotisme dévoilé.[P]

Las memorias de Linguet, Mémoires sur la Bastille, representando la destrucción ficticia de la Bastilla por Luis XVI

Historiadores contemporáneos, como Hans-Jürgen Lüsebrink, Simon Schama y Monique Cottret, concuerdan en que el trato a los prisioneros de la Bastilla era mucho mejor que lo que el público sabía gracias a estos escritos.[162]

Mientras tanto, en 1784, el arquitecto Alexandre Brogniard propuso que la Bastilla fuera demolida y convertida en una plaza pública circular con columnatas.[156]

La Revolución Francesa

Toma de la Bastilla

Una pintura de un testigo del sitio de la Bastilla, por Claude Cholat

Para julio de 1789, el sentimiento revolucionario se alzaba en París. Los Estados Generales fueron convocados en mayo y los miembros del Tercer Estado proclamaron el Juramento del Juego de Pelota en junio, exigiendo al rey que otorgara una constitución escrita. La violencia entre las fuerzas reales leales, números dignos de un motín de la Guardia Francesa real y multitudes locales, estalló en Vendôme el 12 de julio, causando la lucha generalizada y el retiro de las fuerzas reales del centro de París.[166]

El comandante de la Bastilla en ese momento era Bernard-René de Launay, un concienzudo pero insignificante oficial militar.[167]

A petición de Launay, una fuerza adicional de 32 soldados del regimiento Swiss Salis-Samade habían sido asignados a la Bastilla el 7 de julio, sumándose a los 82 ya existentes que formaban la guardia.[R]

Un plano de la Bastilla y los edificios aledaños construidos inmediatamente después de 1789; el punto rojo marca la perspectiva de la pintura del sitio de Claude Cholat

En la mañana del 14 de julio alrededor de 900 personas se juntaron en el exterior de la Bastilla, principalmente miembros de la clase obrera del suburbio cercano de Saint-Antoine, pero también incluían a algunos soldados amotinados y comerciantes locales.[173]

Justo cuando las negociaciones iban a reanudarse alrededor de la 1:30 p. m., el caos estalló cuando la multitud impaciente y enfadada asaltó el patio exterior de la Bastilla, con dirección a la puerta principal.[178]

Toma de la Bastilla, cuadro de Jean-Pierre Louis Laurent Houel (1735-1813) En el centro se aprecia el arresto del marqués de Launay.

De Launay tenía pocas opciones: si dejaba que los Revolucionarios destruyeran su puerta principal, tendría que usar su cañón directamente dentro del patio de la Bastilla en contra de la multitud, causando grandes pérdidas de vida y de esa forma evitando que se llegase a una resolución pacífica del evento.[178]

Destrucción

La demolición de las murallas de la Bastilla, julio 1789

A pocas horas de su captura, la Bastilla comenzó a ser un poderoso símbolo que daba legitimidad al movimiento revolucionario en Francia.[187]

Como resultado, en los días después del 14 de julio la fortaleza fue registrada para buscar evidencia de tortura. Viejas piezas de armadura y pequeños elementos de una imprenta fueron sacados y mostrados como evidencia de un equipo para tortura minuciosa.[191]

A pesar de una búsqueda exhaustiva, los revolucionarios descubrieron únicamente siete prisioneros en la Bastilla, mucho menos de los que habían anticipado.[S]

Un modelo de la Bastilla hecho por Pierre-Francois Palloy a partir de una de las piedras de la fortaleza

En un principio el movimiento revolucionario no estaba seguro si debían destruir la prisión, volver a ocuparla como una fortaleza con miembros de la milicia como guardias voluntarios, o si mantenerla intacta para que fuera un monumento revolucionario permanente.[197]

Las ruinas de la Bastilla rápidamente se convirtieron en un ícono a través de Francia.[203]

Legado cultural y político del siglo XIX-XX

Los cimientos de la torre Liberté de la Bastilla, redescubiertos durante las excavaciones para el metro en 1899.[204]

La Bastilla se mantuvo como un poderoso y evocativo símbolo para los republicanos franceses durante todo el siglo XIX.[209]

Columna de Julio.

La Toma de la Bastilla del 14 de julio de 1789 se había estado celebrando anualmente desde 1790, inicialmente con rituales casi religiosos, pero después durante la Revolución con eventos espectaculares, incluyendo la quema de réplicas de la Bastilla.[214]

Mientras tanto, el legado de la Bastilla se hizo un tema popular para los novelistas franceses. Alejandro Dumas, por ejemplo, usó la Bastilla y la leyenda del "Hombre de la Máscara de Hierro" extensivamente en su obra Las novelas de D'Artagnan; en estas novelas la Bastilla fue presentada tanto como pintoresca así como trágica, además de un buen entorno para la acción heroica.[218]

Debido en parte a la difusión de las ideas nacionales y republicanas a través de Francia durante la segunda mitad de la Tercera República, la Bastilla perdió un elemento de su importancia como símbolo para el siglo XX.[220]

Other Languages
العربية: سجن الباستيل
azərbaycanca: Bastiliya qalası
беларуская: Бастылія
беларуская (тарашкевіца)‎: Бастылія
български: Бастилия
català: La Bastilla
čeština: Bastila
Cymraeg: Bastille
dansk: Bastillen
Deutsch: Bastille
Ελληνικά: Βαστίλη
English: Bastille
Esperanto: Bastille
eesti: Bastille
euskara: Bastilla
suomi: Bastilji
français: Bastille
Frysk: Bastille
galego: Bastilla
עברית: בסטיליה
magyar: Bastille
Հայերեն: Բաստիլ
Bahasa Indonesia: Bastille
íslenska: Bastillan
Basa Jawa: Baluwarti Bastil
ქართული: ბასტილია
қазақша: Бастилия
Кыргызча: Бастилия
Lëtzebuergesch: Bastille
Ligure: Bastiggia
lietuvių: Bastilija
latviešu: Bastīlija
македонски: Бастилја
मराठी: बास्तीय
norsk bokmål: Bastillen
Nouormand: Bastîle
occitan: Bastilha
polski: Bastylia
پنجابی: باستیل
português: Bastilha
română: Bastilia
русский: Бастилия
саха тыла: Бастилия
sicilianu: Bastigghia
Scots: Bastille
سنڌي: باسٽل
සිංහල: බැස්ටීලය
Simple English: Bastille
slovenčina: Bastila
slovenščina: Bastilja
српски / srpski: Бастиља
svenska: Bastiljen
тоҷикӣ: Бастилия
українська: Бастилія
اردو: باستیل
oʻzbekcha/ўзбекча: Bastiliya
Tiếng Việt: Bastille
吴语: 巴士底獄
ייִדיש: באסטיל
中文: 巴士底狱