Basavilbaso

Basavilbaso
Localidad y municipio
Bandera de Basavilbaso (Entre Ríos).png
Bandera
Escudo basavilbaso.png
Escudo
Basavilbaso ubicada en Provincia de Entre Ríos
Basavilbaso
Basavilbaso
Localización de Basavilbaso en Provincia de Entre Ríos
Coordenadas 32°22′00″S 58°53′00″O / -32.366666666667, 32°22′00″S 58°53′00″O / -58.883333333333
Entidad Localidad y municipio
 • País Argentina
 • Provincia Bandera de Provincia de Entre Ríos  Entre Ríos
 • Departamento Uruguay
Dirigentes Gustavo René Hein
Eventos históricos  
 • Fundación 30 de junio de 1887
Altitud  
 • Media 62 m s. n. m.
Población (2010)  
 • Total 9742[1]  hab.
Gentilicio basavilbasense
Código postal 3170
Tipo de municipio Municipio
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

Basavilbaso (antes también Gobernador Basavilbaso) es un municipio distribuido entre los distritos Moscas y Genacito del departamento Uruguay en la provincia de Entre Ríos, República Argentina. El municipio comprende la localidad del mismo nombre y un área rural.

Es la segunda localidad en población del departamento y una de los más importantes asentamientos del país ocupados por los inmigrantes judíos a comienzos del siglo XX.[2] Se encuentra en el cruce de las rutas provinciales RP 20 y RP 39, a 300 km de Buenos Aires, a 200 de Rosario y a 201 de Paraná. Los ciudadanos locales frecuentemente llaman a su pueblo «Basso», simplificando el nombre. Esta abreviatura fue heredada del ferrocarril, ellos acortaban el nombre utilizando las primeras tres letras sumándoles las últimas dos, quedando Bas'so; se lo solía ver en las tarjetas de equipaje.

Historia

Antecedentes

El emplazamiento de la actual ciudad de Basavilbaso fue utilizado desde el siglo XIX como punto de vigilancia y observación por su altura (62 msnm), que supera a casi todas las aledañas por encontrarse en la cima de la cuchilla Grande.

Existían pequeños grupos poblacionales dispersos en el área adyacente al actual ejido urbano: el campamento militar, sobre el arroyo Calá, que se remonta a la época del general Francisco Ramírez y que se recuerda con un monolito, visible cerca del Cementerio de Rocamora; la estancia de Manuel Basavilbaso que, de acuerdo a la tradición local, tenía un puesto exactamente donde hoy se levanta el pueblo; el «pueblito de los Antivero»; la estancia de María de la Paz Rodríguez de Zamarripa sobre el arroyo de la Cruz, etc. El paraje se denominó Basavilbaso desde el siglo XIX.[3]

En 1880 se radicó en la zona, llegados de Italia, Giuseppe Alberto Bellingeri, su esposa Francesca Romagnoli, y sus hijos Carlo Alberto y Alejandrina. Comenzó a trabajar como puestero de la Estancia de Basavilbaso, en lo que hoy es la intersección de las calles Justo José de Urquiza y Belgrano. Giuseppe Bellingeri luego le compró esa parcela a Basavilbaso, y en ese lugar construyó su casa, comenzando a trabajar con la primera pulpería y posta de la zona (fue la primera casa de la localidad), cuando comenzaron a cruzar los trenes les suministraba la leña para las máquinas. Pasado los años Basavilbaso le volvió a comprar (a punta de revólver) nuevamente la citada parcela. Bellingeri falleció en 1902. Una gran palmera que estuvo en pie hasta 1948, servía como punto de referencia para los viajeros.

Estación ferroviaria y edificación del pueblo

La ley de construcción del Ferrocarril Central Entre-Riano del 23 de agosto de 1887 dio impulso al desarrollo local. Este ferrocarril estatal fue proyectado para que partiendo de Paraná llegara a Rosario del Tala, desde donde saldrían ramales a Villaguay y Concordia, por el norte y Concepción del Uruguay por el este. Pero la elección de Rosario del Tala como nudo ferroviario fue desechada por inconvenientes técnicos y se decidió que los ramales, junto con otro hacia el sur (hacia Gualeguaychú), partieran de la estación ubicada en el km 222,445 llamada « Gobernador Basavilbaso» en honor a Clemente Basavilbaso (1841-1907), quien asumió la gobernación de Entre Ríos el 3 de mayo de 1887, dejándola el 1 de enero de 1891 con las obras terminadas. El nombre de la estación se adoptó por ley el 23 de agosto de 1887.[4]

El 30 de junio de 1887 pasó el primer tren.[5] La estación correspondía a la 3º categoría, comprendiendo un edificio de 4 habitaciones (oficina administrativa del jefe, telégrafo, cocina y habitación de los peones) y un galpón para depósito de mercaderías, aún hoy existente.

El gobierno provincial celebró contratos para realizar la traza de pueblos y colonias en torno a las líneas férreas. En septiembre de 1888 el agrimensor Ventura Barreiro presentó el primer proyecto para erigir un pueblo al sur de la Estación Gobernador Basavilbaso. El diseño tenía una inclinación de 45º con respecto al norte para favorecer la irradiación solar de la planta urbana durante todo el año, pero no se llevó a cabo por oposición de La Agricultora S.A., propietaria de las tierras. El gobierno encargó otro trazado del pueblo fuera de los campos de la La Agricultora al agrimensor Daniel Médus, quien repitió el diseño de Barreiro, pero tampoco se concretó y el pueblo comenzó a edificarse de hecho en forma desordenada.

Junto con la llegada del ferrocarril arribaron a la zona jornaleros italianos, que trabajaron en la construcción de las vías férreas y dejaron reminiscencias de estilo italiano en muchas edificaciones de la ciudad.

En 1892 la empresa de capitales británicos The Entre Ríos Railways Company Ltd. se hizo cargo del ferrocarril.

El 30 de diciembre de 1916 la Secretaría de Topografía y Caminos de la Provincia de Entre Ríos presentó un nuevo proyecto de traza urbana para la «Junta de Fomento de Basavilbaso», que se basaba en los dos proyectos anteriores y tenía como centro a la antigua estación. En 1921 la estación ferroviaria fue trasladada a su actual emplazamiento y se construyó el Galpón de Máquinas para mantenimiento y reparación, convirtiendo a Basavilbaso en un centro ferroviario importante en la región.

El negocio del ferrocarril cayó rotundamente durante el gobierno de Carlos Menem, la piedra fundamental de la ciudad entrerriana siempre había sido la vida ferroviaria, después de los problemas de la venta de los ferrocarriles, la población sufrió una crisis económica, agravada por la bancarrota del país durante el mandato de Fernando de la Rúa, hoy en día el pueblo, si bien no se encuentra en la situación en que se encontraba antaño, gracias a la vuelta de los trenes, entre otros, se ha recuperado.

Los inmigrantes judíos

En la década de 1890 la Jewish Colonization Association (JCA) compró terrenos cercanos a la estación a la La Agricultora para destinarlos a la construcción de alojamientos para los inmigrantes judíos llegados de Rusia, para luego reubicarlos en las colonias. En 1902 compró también los campos de la familia Basavilbaso y desde 1908 comenzó a vender los terrenos.

La Jewish Colonization Association fue fundada en Londres el 24 de agosto de 1891 por el barón Mauricio de Hirsch con el objeto de facilitar la emigración de los judíos, que vivían oprimidos en países de Europa Central y Asia, para ayudarlos a escapar del hambre, la desocupación, la miseria, y las segregaciones políticas, raciales y religiosas.

Desde 1892 la JCA comenzó a trasladar a América miles de personas originarias de Rusia y se fundaron colonias en Argentina. La « Colonia Lucienville», denominada así en homenaje al hijo y único heredero del barón Hirsch: Lucien, fallecido en 1887, fue establecida en un campo de 40 630 ha, cercano a la estación Gobernador Basavilbaso. Estaba integrada por cuatro colonias o aldeas: Novibuco I (en el camino rural 1) y Noviluco II, Ackerman I y Ackerman II. En ellas se dedicaban al cultivo de girasol, alfalfa y sorgo granífero.

Estos colonos muy pronto adoptaron las costumbres locales, comenzándose a hablar de los « gauchos judíos» como tituló a su obra Alberto Gerchunoff (1883-1950) en 1910.

El mismo autor dice en su libro póstumo: «Entre Ríos, mi país» (1950):

"En aquella naturaleza incomparable, bajo aquel cielo único, en el vasto sosiego de la campiña surcada de ríos, mi experiencia se ungió de fervor, que borró mis orígenes y me hizo Argentino"-. Evocando la efectiva adaptación lograda a corto plazo y cumpliendo las palabras de la Constitución Argentina... "y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino".

Un grupo de estos inmigrantes fundó el 12 de agosto de 1900 en la Colonia Novibuco I la primera cooperativa agrícola de Sudamérica, llamada también Lucienville, por lo que la localidad ha sido declarada «cuna del cooperativismo agrario argentino».

Other Languages
Cebuano: Basavilbaso
English: Basavilbaso
français: Basavilbaso
עברית: בסווילבסו
Nederlands: Basavilbaso
português: Basavilbaso
svenska: Basavilbaso