Basílides

Para el obispo asturicense del siglo III, véase Basílides de Astorga.

Basílides fue uno de los más célebres gnósticos. Vivió por los años 120- 140 en Alejandría. Sus teorías se conocen por san Ireneo (Adversus haereses) y san Hipólito.

Cosmogonía

Según Ireneo de Lyon, Basílides enseñaba que del Dios supremo habían surgido 365 cielos, uno de los cuales -el nuestro- encierra un mundo "sublunar" y está gobernado por un demiurgo subalterno: el Yahvé de los judíos.

Según Hipólito de Roma, Basílides hace derivar toda existencia de una divinidad suprema inconcebible, de la que se engendran, en sucesivos despliegues, numerosos estratos, el último de los cuales es nuestro mundo, gobernado por el dios de los judíos.[1] Concibe una redención totalmente intelectual, consistente en la súbita revelación (gnosis) de la existencia de Dios, a quien desconocemos por el orgullo inconsciente (esto había de traer consigo una gran ignorancia, que cubriría al universo y a cada ser humano, y no permitiría conocer otros mundos superiores a éste, y sólo quedarían los deseos de elevarse por encima de tal condición).

La moral de Basílides era austera y aconsejaba abstenerse del matrimonio. Basílides tuvo numerosos discípulos, tanto en Egipto como en la Europa meridional. Se distinguió por el uso de expresiones misteriosas y amuletos, como Abraxas. La secta desapareció en el siglo IV.[2]

Other Languages
العربية: بازيليد
български: Василид
English: Basilides
Esperanto: Bazilido
suomi: Basilides
français: Basilide
galego: Basílides
Bahasa Indonesia: Basilides
italiano: Basilide
한국어: 바실리데스
Nederlands: Basilides
português: Basílides
русский: Василид
srpskohrvatski / српскохрватски: Bazilid
српски / srpski: Василид
svenska: Basilides