Basílica de Santa María de Castellón de Ampurias

Santa María de Castellón de Ampurias
B.I.C. RI-51-0000569
3 de junio de 1931[1]
Santa Maria de Castelló d'Empúries - Façana.JPG
TipoBasílica
AdvocaciónSanta María de La Candelaria
UbicaciónBandera de España Castellón de Ampurias España
Coordenadas42°15′34″N 3°04′33″E / 42°15′34″N 3°04′33″E / 3.07588611
Uso
CultoCatólico
DiócesisDiócesis de Gerona
OrdenClero secular
Arquitectura
Construcciónsiglo XIII - siglo XV
Estilo arquitectónicoGótico
Identificador como monumentoRI-51-0000569

La basílica de Santa María de Castellón de Ampurias, también conocida como la «Catedral del Empordà» o «Catedral de Castelló d'Empúries», es una iglesia gótica situada en el barrio del Puig Salnes del casco antiguo de Castellón de Ampurias, en la comarca catalana del Alto Ampurdán. Según dijo Josep Pla:

La iglesia parroquial, dedicada a La Candelaria, es la catedral del Ampurdán. Es el templo más importante de la mitra, tras la catedral.[2]

Así pues, está considerada como el monumento religioso más importante de las tierras gerundenses después de la Catedral de Gerona, destaca por su monumentalidad y dimensiones catedralicias. Fue construida sobre la iglesia románica primitiva, de la que quedan algunos vestigios, como los primeros pisos de la torre campanario o la gran pila bautismal.

Historia

Después de la destrucción de Ampurias, Castellón pasó a ser capital del condado, con el traslado a la villa de los condes de Ampurias. Así, el lugar se convirtió en una zona estratégicamente defensiva rodeada de murallas. Los condes quisieron que la villa acogiese la sede episcopal del Ampurdán, esto explicaría su monumentalidad.

Fue en un documento del año 1007 cuando se tuvieron por primera vez noticias de una primera iglesia románica dedicada a Santa María establecida en el paraje de Castellón de Ampurias. Se trata de una compra hecha por el obispo de Gerona Odón, a los esposos Tedmar y Truitela de un alodio del término de Castellón que comprendía varios montículos, dos lagunas y dos lagos llamados «Ded» y «Bona conca». La propiedad limitaba, en diferentes puntos, con tierras de Sancta Maria de Castilione. Este templo románico fue consagrado el año 1064.

La obra de estilo gótico catalán, que se levantó en el mismo lugar donde hubo esta primera iglesia románica, fue dirigida por el arquitecto Ramón de Xartres, y se comenzó a construir el 13 de febrero del año 1261, en tiempos del conde Ponce IV de Ampurias. Su estructura arquitectónica se dio por terminada a principios del siglo XV, época en que se realizó la fachada, con la bella portada de mármol, se construyeron los altares laterales y se labró el retablo de alabastro del altar mayor. Tiene una estructura y unas dimensiones propias de una catedral, una dignidad que no consiguió a pesar de los varios intentos que promovieron los condes de Ampurias.

Durante los siglos XVII y XVIII se añadieron dos grandes capillas laterales: la de la Purísima Sangre y la de Nuestra Señora de los Dolores.