Bart contra Australia

Bart vs. Australia
Episodio de Los Simpson
Episodio n.º Temporada 6
Episodio 119
Código de producción 2F13
Guionista(s) Bill Oakley
Director Wes Archer
Estrellas invitadas Phil Hartman y Evan Conover
Fecha de emisión 19 de febrero de 1995, en EE. UU.
Gag de la pizarra "No colgaré donuts de mi persona".[1]
Gag del sofá La familia Simpson comienza a nadar.[2]
Cronología
Homie, el payaso Bart vs. Australia Homer vs. Patty & Selma
[ editar datos en Wikidata]

Bart contra Australia, llamado Bart vs. Australia en la versión original en inglés, es un capítulo perteneciente a la sexta temporada de la serie animada Los Simpson, emitido originalmente el 19 de febrero de 1995.[4]

Sinopsis

La acción comienza cuando Bart y Lisa hacen una carrera de productos de baño, y Lisa gana al correr el agua hacia la izquierda. Lisa le explica a Bart que a causa del Efecto Coriolis, en el Hemisferio Norte el agua corre a la izquierda cuando es succionada, mientras que en el Hemisferio Sur, corre hacia la derecha. Bart, sin embargo, no le cree, y para probar que su hermana está equivocada llama a países del Hemisferio Sur. Bart entonces hace llamadas a: Santiago de Chile, (es la primera llamada según el resumen que Homero lee más tarde); una base estadounidense en la Antártida; al palacio presidencial de "New Ouagadougou", Burkina Faso; a un "unnamend settlement" (o su traducción al castellano, asentamiento sin nombre) posiblemente Argentina o Sudáfrica, en donde Adolf Hitler no llega a atender; y a Indonesia donde se desarrolla una erupción volcánica.

Al no obtener respuestas directas, Bart (advertido por Lisa de los costos de las llamadas internacionales) llama por cobro revertido a Australia, a un niño, al que engaña haciéndose pasar por un doctor de la Comisión Internacional del Drenaje. El niño le cree y revisa su excusado; luego, le confirma que el agua corre hacia la derecha. Bart, que no acepta verse derrotado por Lisa, le dice que vea el del vecino. Ya que el niño vive en el medio del campo, tarda horas en contestar la llamada, y recién a mitad de la noche (cuando Bart descubre el teléfono descolgado al buscar leche), le confirma que también corre a la derecha. Bart, ya desinteresado, corta la llamada. Semanas después, Homero descubre en la factura telefónica que además se habían realizado llamadas a: Santiago de Chile, Uagadugú, McMurdo, Banda Aceh y Perth.

Más tarde, en la casa del niño (llamado Tobías), el padre descubre que la llamada por cobrar de Estados Unidos había generado $900. Para exigir una explicación, llama a Bart, pero éste se burla de él, pensando que viviendo tan lejos no podría hacer nada. Sin embargo, el australiano recurre directamente a los estrados ministeriales, por lo que Bart es acusado de fraude telefónico y empieza a recibir cartas de intimidación. Cuando Lisa las descubre (viendo a Bart aplastar el montículo de cartas con su saxofón), le sugiere que hable del tema con sus padres. Inmediatamente después, llega a la casa Evan Connover, del Departamento del Estado (Relaciones Internacionales, División Delincuentes Juveniles). Connover les dice que las relaciones diplomáticas entre ambos países se encontraban muy debilitadas, y que, para no provocar más problemas, planeaban encarcelar cinco años a Bart por fraude. Marge no acepta, ya que ella se considera como la encargada de castigarlo. Entonces, Connover dice que ya que no hay mucho apoyo para la cárcel, retirarían los cargos si Bart pide disculpas públicas en Australia, por lo que viajarían gratis. La familia acepta sin pensarlo.

En el aeropuerto de Sídney, Lisa le dice a Bart que no se pueden ingresar ni animales ni plantas de otros países por que eso afectaría el equilibrio ambiental; ya no queriendo más problemas, Bart libera a su rana en una fuente con la intención de regresar por ella después, pero la rana escapa al exterior y es tomada por un canguro. La familia se asienta en la embajada de Estados Unidos, y disfruta como si estuvieran de vacaciones. El día finalmente llega: Bart se presenta en el Parlamento, ante los más altos magistrados del país, Tobías y su padre, además de Connover y el Embajador. Luego de aceptar las disculpas de Bart, le dicen que para saldar sus cuentas, debe recibir patadas en el trasero que ejecutaría un hombre con una bota gigante (una tradición en Australia). Homero, sintiéndose traicionado por el Departamento de Estado, toma de rehén al Premier Australiano y usa la bota para escapar a la embajada.

Dentro de la Embajada, el Embajador logra un acuerdo con los australianos: una patada del Primer ministro con un zapato normal. Marge vuelve a rechazar la oferta (insistiendo en que como madre debe castigarlo), pero Bart, al ver la bandera estadounidense en el excusado, decide recibirla. Todos quedan conmovidos por el patriotismo de Bart, hasta que revela su plan: esquivar la patada y bajarse los pantalones, mostrando un mensaje que se había escrito en los glúteos: ¡A MI NADIE ME PATEA!

Causando la ira de los australianos, los Simpson escapan en helicóptero desde el techo de la Embajada. Los nativos tratan de derribarlos lanzándoles cosas, pero al volver la espalda descubren que la rana que había soltado Bart en el aeropuerto se había reproducido. Las millones de ranas se devoran las cosechas (tal como lo había advertido Lisa). Toda la familia regresa riendo a Estados Unidos, sin darse cuenta de que un koala se había colado en el helicóptero.

Other Languages