Barrios Altos

Plaza Bolívar en Barrios Altos, Lima, Perú - 1870. La Iglesia de la Caridad, que aparece detrás, fue demolida para construir el actual Palacio del Congreso. También se puede observar, hacia la derecha, el balcon esquinero la casa del Señor Mata Linares, ubicada en la calle donde nació el escritor Ricardo Palma

Los Barrios Altos es una zona correspondiente al Cercado de Lima en la ciudad de Lima, Perú. Se encuentra en la parte este de dicho distrito y sus calles pertenecen al Centro Histórico. Debe su nombre a que, topográficamente, es más alto que el resto del casco antiguo de la Ciudad, debido a la elevación del terreno que existe hacia la Cordillera de los Andes, lo que se evidencia en sus calles hasta hoy.

Historia

Oráculo Prehispánico

Las noticias más tempranas del área que hoy conocemos como Barrios Altos se remontan a los primeros años de la presencia española en los Andes. A través de ellas podemos inferir el carácter religioso que poseía Barrios Altos durante la hegemonía inca en el valle del Rímac.

La documentación legada al presente por los sacerdotes que dirigieron el proceso de Extirpación de Idolatrías, nos señala que en sus inmediaciones se ubicaba un oráculo, que debido a su importancia y prestigio terminó dando nombre al valle y, con el tiempo, a la actual ciudad capital del Perú.

El oráculo, que se cree tenía vinculación con el de Pachacámac ubicado pocas leguas al sur, identificó en tiempos prehispánicos al valle en el que se ubicaba, el que se denominó Limay (en quechua "lugar en el que se habla", haciendo referencia a la propiedad parlante del oráculo). Limay fue el nombre que tenía el valle del Rímac cuando llegaron los españoles, y que devino en Lima, nombre que se terminó imponiendo al de Ciudad de Los Reyes, con el que los españoles bautizaron a su capital.

Convento de Santa Clara y Edificio del Molino del mismo nombre en Barrios Altos. Este molino funcionaba con el agua del río Huatica, que era, en realidad, un canal prehispánico de regadío

De este antiguo centro religioso prehispánico queda muy poco. El oráculo fue destruido por los extirpadores de idolatrías. Sin embargo subsiste hasta hoy en una esquina de Barrios Altos (esquina de Jirón Junín con Jirón Cangallo) una huanca o piedra enclavada en la acera que posee como característica una perforación. Debido a ello se le llama Piedra Horadada y es el único resto que queda del otrora prestigioso oráculo.

Otra evidencia de la Civilización Andina en el actual Barrios Altos es el llamado río Huatica. Este río, que en verdad es un canal, es una obra de ingeniería prehispánica en el valle del Rímac que tenía como objetivo expandir la barrera agrícola del valle transportando las aguas del río hasta campos lejanos. Dicha política expansiva se aplicó en el valle desde la presencia Huari en el área (S.VI D.C.), época de la que dataría el Huatica. Su curso comprendía las inmediaciones del oráculo, siendo posiblemente parte de su sustento hídrico. El Huatica tuvo vida durante la época colonial y republicana, en que fue parte del paisaje urbano y sobre todo importante canal de regadío, hasta el siglo XX en que se secó debido a la expansión urbana y la disminución del caudal del río Rímac. Sus estructuras se hallan aún bajo las calles de los Barrios Altos.

Barrio y reducción colonial

Imagen de la Plaza de Santa Ana (Plaza Italia) alrededor de 1900

Cuando los españoles fundaron la Ciudad de los Reyes (hoy Lima) en enero de 1535 en el valle del Rímac, lo hicieron a menos de un kilómetro del oráculo que daba nombre al valle. Por lo tanto, en pocos años la ciudad en su expansión comprendió sus inmediaciones. A mediados del siglo XVI el oráculo fue destruido, construyéndose en su lugar una iglesia que se levantó en advocación a Santa Ana. Pronto, el sector este de la ciudad, construido en torno a la iglesia, recibió el nombre de Barrio de Santa Ana, germen del Barrios Altos de hoy.

En 1571, el virrey Francisco de Toledo decreta la creación de pueblos de reducciones en todo el espacio andino, en el que debería habitar la población indígena para favorecer su control y evangelización. Así, al este del Barrio de Santa Ana se construye el pueblo de Santiago del Cercado, reducción para los indígenas de la Ciudad de los Reyes. La reducción debía su nombre a que estaba bajo la advocación del apóstol Santiago y estaba rodeado por un cerco que tenía una única puerta para el ingreso y salida de su población. Dicha puerta se ubicaba en el actual Cinco Esquinas de Barrios Altos.

Con la construcción de las Murallas de Lima, se destruye parte de Santiago del Cercado y con él su muro perimétrico, quedando integrado dentro de la ciudad amurallada junto al Barrio de Santa Ana. De la unión de ambos, nace lo que hoy se conoce como Barrios Altos.

Históricamente se podría decir que el área de los Barrios Altos durante la época colonial estaba ocupada principalmente por Iglesias y los huertos y fundos que les pertenecían a las distintas órdenes religiosas, tal como se aprecia en los mapas de la época.

Barrios Altos Republicano

Fuerte de Santa Catalina, antiguo Cuartel de Artillería y de la Policía Militar. Foto de 1870

Recién a mediados del siglo XIX, el área comienza a ser poblada en su gran extensión (si bien ya a finales del XVIII el 40% de la población limeña vivía en los Barrios Altos), surgiendo en ésta por ejemplo el Mercado Principal en terrenos que habían pertenecido al Convento de la Concepción. En la segunda mitad del siglo XIX surgieron bellas quintas tales como la Quinta Heeren (construida hacia 1880) y barrios tales como: el Cercado (el más antiguo, cuyo origen se remonta hacia 1571), el Chirimoyo, Pampa de Lara, Cocharcas, Martinete, etc.

Se puede afirmar que el mejor momento para los Barrios Altos fue entre fines del siglo XVIII y la primera mitad del siglo XX, cuando esta zona no tenía problemas de delincuencia, de robos y asaltos, de vendedores y consumidores de droga, de pandillaje y de vendedores ambulantes. Destacó entonces en Barrios Altos la llamada Plaza de Viterbo (actual cuadra 3 del jirón Amazonas), que fuera un bello lugar ubicado a continuación del Puente Balta y en cuyas cercanías existieron un cine (el Novedades, llamado luego Cinelandia), la estación del Ferrocarril Lima-Lurín y la estación de la Línea Nº 7 del Tranvía Urbano de Lima (ruta que fuera clausurada en 1928). En la actualidad, la Plaza de Viterbo sólo queda en el recuerdo de algunos ancianos pobladores, pues el lugar fue completamente modificado (actualmente funcionan sobre lo que era la Plaza de Viterbo losas deportivas y el campo ferial "Amazonas" donde se venden libros usados). La zona aledaña a la plaza de Viterbo se caracterizaba además por la existencia de construcciones coloniales, convertidas en tugurios, que bajaban desde los barrancos hasta las orillas del río Rìmac. Todos estos tugurios, como el antiguo Hotel Amazonas que con los años devino en un tugurio conocido como la Casa de Drácula, fueron destruidos a inicios de 1970 con un inconcluso plan de modernización de la zona.

Hasta la década del 60 del siglo XX existieron un buen número de cines-teatros, de los cuales sobrevivieron hasta el primer lustro de los 80's: el Conde de Lemos ubicado en la Plazuela de Buenos Aires, el Delicias ubicado al frente de la Maternidad de Lima, el Pizarro y el Unión ambos ubicados en la Plaza Italia. Hoy en día ninguno de estos existe debido a la decadencia que alcanzó la zona.

Decadencia y Problemática

Mientras otras zonas de Lima se reinventaban, desde mediados de los 60's y principio de los 70's los límites distritales del Cercado de Lima (Barrios Altos) con los distritos de La Victoria y El Agustino fueron los diques que contenían la marea migratoria y comercial que venían del centro del país y ante una falta de Planificación Urbana sumado a una ausencia de Estado de Derecho y de autoridad Municipal que permitió el incremento del comercio ambulatorio en las inmediaciones del Mercado Central, trajo como consecuencia la delincuencia y tugurización de casonas y solares antiguos.

Tuvo que ser un alcalde barrioaltino como Alberto Andrade Carmona quien empezó a ordenar el levantamiento del comercio ambulatorio que despejó la zona de la Calle Capón y aledañas, pero comerciantes inescrupulosos empezaron a comprar fincas y casonas (muchas de ellas coloniales y republicanas con valor histórico) para convertirlas en depósitos y galerías comerciales cuyas edificaciones no contrastaban con el entorno del centro histórico.

Al estar adscrita a la Municipalidad de Lima Metropolitana, ninguna autoridad edil le ha prestado la debida atención debido a la priorización de la ciudad de Lima en su totalidad, lo que amerita una atención especial que vea no sólo el ornato y limpieza, sino también sus problemas sociales.

Other Languages
norsk bokmål: Barrios Altos