Barranca de Upía

Barranca de Upía
Municipio
Flag of Barranca de Upía (Meta).svg
Bandera
Escudo de Barranca de Upía.svg
Escudo
Barranca de Upía ubicada en Colombia
Barranca de Upía
Barranca de Upía
Localización de Barranca de Upía en Colombia
Colombia - Meta - Barranca de Upía.svg
Ubicación de Barranca de Upía en el Meta
Coordenadas 4°33′53″N 72°57′45″O / 4.5647222222222, 4°33′53″N 72°57′45″O / -72.9625
Entidad Municipio
 • País Colombia
 • Departamento Flag of Meta.svg  Meta
Alcalde Fredy Enrrique Castro Gomez ( 2016- 2019)
Eventos históricos  
 • Fundación 1936[1]
 • Erección 1 de enero de 1991[1]
Superficie  
 • Total 815 km²[1]
Altitud  
 • Media 200 m s. n. m.
Distancia 107 km a Villavicencio[1]
Población (2015)  
 • Total 3926 hab.[3]
 • Urbana 2858 hab.
Gentilicio Barranqueño, -a
Huso horario UTC -5
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

Barranca de Upía es un municipio colombiano, ubicado al norte del Departamento del Meta, cerca de Cundinamarca. Es parte de los Llanos Orientales y tuvo un importante papel en la historia de Colombia.[ cita requerida] Se encuentra a 107 km de la capital departamental, Villavicencio.

Historia

Ocho meses tuvo que esperar el conquistador alemán Jorge de Espira y su tropa para. a la altura del sector de Barrancas del Río Upía, para que sus crecientes los dejaran pasar a finales de 1536, convirtiéndose en los primeros europeos en pisar las tierras que corresponden al actual Departamento del Meta, región en la que comenzaban los dominios de la prehispánica familia Guayupe.[ cita requerida]

Por su estratégica ubicación, desde tiempos de la colonia el lugar sirvió como posada ribereña y se convirtió en camino real dentro de la ruta ganadera entre Medina, Casanare y San Martín. En la época de la Independencia los ejércitos patriotas se ubicaron allí; igual situación ocurrió con las fuerzas liberales durante la Guerra de los Mil Días, en los comienzos de 1900, cuando dos soldados desertan para quedarse en el incipiente caserío.[ cita requerida] Fueron Juan José Mendoza y Francisco Walter, quienes se hicieron socios de una empresa de transporte con mulas y establecen la primera miscelánea del lugar. Walter pronto se convirtió en líder comunitario que motivó la construcción de viviendas con bahareque y moriche, organizándole un trazado octagonal al caserío, cuya primera capilla techada con madera estuvo ubicada en el lugar del templo actual.

La navegación aérea se inicia en la década de 1940 con la llegada del primer avión comandado por el capitán Francisco Series. Antes, en tiempo de invierno las provisiones llegaban desde Villavicencio por vía terrestre hasta Puerto López, de allí por vía acuática se transportaba a Cabuyaro y a lomo de mula hasta Barranca de Upía. En el verano los suministros llegaban por el camino ganadero desde Cumaral.[ cita requerida]

Hacia 1936 el poblado adquiere la categoría de corregimiento en jurisdicción de Cabuyaro. Posteriormente con la Ordenanza No. 21 de 1961 se le eleva a Inspección de Policía de Cumaral.[ cita requerida]

Durante treinta años Barranca de Upía fue una inspección de policía perteneciente al municipio de Cumaral. Todos los recursos que se recaudaban en esta inspección iban a parar a las arcas de Cumaral y realmente era muy poco lo que beneficiaban a los barranqueños, que padecían múltiples necesidades.[ cita requerida] Pero ese inconformismo de unos líderes locales fue fundamental, ya que lograron, tras varios memoriales y con la ayuda de algunos diputados del Departamento del Meta, que se tramitara una ordenanza en la Asamblea Departamental para desligar a Barranca de Upía de Cumaral como inspección y que se constituyera en un ente administrativo independiente y autónomo como nuevo municipio del Meta;[ cita requerida] el objetivo se logró con la promulgación de la Ordenanza 005 del 16 de octubre de 1990, firmada por el presidente de la Asamblea de esa época José Martínez Guchuvo y sancionada el 22 de octubre del mismo año por el entonces Gobernador Eduardo Fernández Delgado;[ cita requerida] pero esa ordenanza tenía serios vicios de ilegalidad, por factores como por ejemplo que el nuevo municipio no contaba con el número de habitantes exigidos por la ley para crear este tipo de entes territoriales y la carencia de otros requisitos legales. Por estos motivos la citada ordenanza fue demanda, generándose el expediente 1690 y fallada en contra por parte del Tribunal Contencioso Administrativo del Meta; es decir se desvanecía la anhelada pretensión de ser municipio.[ cita requerida]

Frente a este desafortunado fallo, se hizo una apelación para que esa decisión fuera revisada por el Consejo de Estado, con la esperanza que allí posiblemente se revocaría el fallo del Tribunal del Meta. Pero no fue así y el Consejo de Estado ratificó el fallo del Tribunal Contencioso en una sentencia del 16 de mayo de 1991.[ cita requerida]

Para esa época, Colombia estaba en plena Asamblea Nacional Constituyente, máxima autoridad que reformó la Constitución Colombiana; por una nueva iniciativa de estos dirigentes barranqueños, en especial Ricardo Vallejo Vera, Rafael Perilla y Francisco Velandia Ruiz, entre otros que no se daban por vencidos enviaron dos cartas a la Asamblea Constituyente, invocando un recurso de súplica, pidiéndoles a sus Presidentes que dentro de la reforma que se estaba realizando a la Constitución, se rebajaran los requisitos para la creación de municipios y así poder volver a insistir en ese propósito ante la Asamblea Departamental del Meta. Una de esas cartas fue enviada como último instancia el 2 de julio de 1991, es decir, dos días antes que se promulgara el texto final de la Nueva Constitución Política de Colombia. De ninguna de las dos comunicaciones, los barranqueños sabían que suerte habían corrido, ya que por los medios nacionales sólo se conocían los grandes debates de los temas trascendentales que contendría la Carta Magna.[ cita requerida]

Así que con más resignación que esperanza, Barranca de Upía parecía condenada a seguir dependiendo de Cumaral, pues ya la Asamblea Nacional Constituyente había clausurado el día 4 de julio su trabajo y no existía ninguna respuesta a las dos cartas enviadas.[ cita requerida]

Pero una semana después, cuando ya se comenzaba a desmontar toda la estructura administrativa, que a la luz de la ordenanza que hasta el momento resultaba fallida, había montado el departamento en Barranca como municipio, salió publicado en una separata especial de un periódico de circulación nacional, el texto completo de la nueva Constitución Política de Colombia. Allí, en ese texto, en la parte final donde los Constituyentes incluyeron los artículos transitorios, aparecía el Artículo Transitorio 40: «Son válidas las creaciones de municipios hechas por las Asambleas Departamentales antes del 31 de diciembre de 1990»[ cita requerida]

Con este corto pero contundente texto Barranca de Upía comenzó un nuevo capítulo en su historia y en la historia de Colombia, al ser el único municipio del país que prácticamente fue creado por Constitución, pues fue la Carta Magna la que convalidó la demandada Ordenanza que se había caído por falta de legalidad.[ cita requerida]

Ya en un periodo más reciente, es muy claro que Barranca de Upía no significaba nada para el país y no pasaba de ser un pequeño municipio más dentro del territorio. Según cifras del DANE, en 2005 tenía 3.197 habitantes, es decir el 0,0075% de la población total de Colombia. De los más de 1.100 municipios, le correspondía uno de los últimos puestos al ubicarse en el lugar 1.037. Ya en el contexto departamental, la situación no era la mejor, pues de los 29 municipios que tiene el Meta, estaba en el puesto 27, representando tan solo un 0,4082% de la población de este Departamento.[ cita requerida]

Sólo a mediados del año 2007 este municipio comienza a tener figuración a nivel nacional, y fue por la aparición de petróleo en su subsuelo, al iniciarse la exploración del campo Corcel por parte de la firma canadiense Petrominerales Ltd.[ cita requerida]

Other Languages