Barlaam y Josafat

Página inicial del manuscrito del Libro de Barlaam y Josafat (Ms. 18017 Biblioteca Nacional de España)

Barlaam y Josafat es un relato medieval, muy popular en su época, que contiene una versión cristianizada de la historia de Buda muy transformada y que sirve de marco a un conjunto de exempla afines a los de las colecciones de origen oriental, como el Calila e Dimna o el Sendebar. Se nos ha transmitido en varios manuscritos del siglo XV que presentan rasgos lingüísticos anteriores que podrían datar del siglo XIII o del primer cuarto del XIV, pues la historia que se cuenta fue tomada como base del Libro de los estados (h. 1326)[1]​ del infante Don Juan Manuel.

Con el nombre de Barlaan y Josafat, Lope de Vega escribió una obra teatral en 1611. En 1608 se había publicado un texto de Juan de Arce y Solórzano titulado La Historia de los dos soldados de Cristo, Barlaan y Josafat.[2]

Orígenes y difusión

La narración tiene su origen en la historia del príncipe Siddharta Gautama, el «buda» histórico, concretamente su juventud encerrada en palacio (según la leyenda) y sus salidas a la ciudad en las que vio por primera vez la vejez, la enfermedad, la muerte y un renunciante, provocándole una profunda conmoción. El texto experimentó numerosas transformaciones a través de una versión maniquea turca del siglo III d.C. y la traducción al árabe en Bagdad en el siglo VIII. Más tarde, entre los siglos VIII y IX se vertió a la lengua georgiana y griega, en la versión bizantina que dio origen a la latina de donde se difundió a todo el occidente europeo. Una traducción griega de San Eutimio del siglo X la introduce en el ámbito cristiano, añadido con materiales de la Biblia y los Santos Padres.

La versión griega originó dos traducciones latinas. De la primera, realizada en Constantinopla hacia 1048, arrancan dos compendios de gran popularidad: el incluido en el Speculum historiale (lib. XVI, cap. 1-64) de Vicente de Beauvais (1190-1264) y el de la Leyenda dorada (cap. 180), obra de Jacobo de la Vorágine (1230-1298). Tras estas transformaciones la obra adoptó la forma de un relato hagiográfico, hasta el punto de incluir a Barlaam, Josafat y al propio rey Avenir, padre de Josafat, en el santoral católico y en el ortodoxo.

En la Península la obra conoció versiones latinas, árabes y hebreas y también fue llevada a las lenguas romances castellana, catalana y portuguesa. En lengua castellana a los tres manuscritos conocidos (ms P 1877 Bibl. Univ. Salamanca, ms.G. 18017 Bibli. Nac. Madrid y ms. 1829 Bibli. Univ. Estrasburgo s XV) hay que sumar la traducción de Juan de Arce Solórzano de 1608 o la de Fr. Baltasar de Santa Cruz de 1692 entre otras. En catalán véase El príncep i el monjo d'Abraham ben Semuel ha-Levi ibn Hasday, traducción de una versión hebrea.

Other Languages