Barco de pasajeros

Un barco de pasajeros transatlántico, el Queen Elizabeth 2.

Un barco de pasajeros es un barco mercante, cuya función principal es el transporte de pasajeros. La categoría no incluye los buques de carga que disponen de alojamiento para un número limitado de pasajeros, tales como los cargueros con pasajeros que una vez fueron comunes en los mares, en los que el transporte de pasajeros es secundario al transporte de carga. Sí se incluyen, sin embargo, muchas clases de buques proyectados para el transporte tanto de un número considerable de pasajeros como de carga. De hecho, hasta hace poco prácticamente todos los transatlánticos eran capaces de transportar correo y carga, además del equipaje de los pasajeros, y estaban equipados con bodegas de carga y grúas, u otros equipos de manipulación de la carga para dicho propósito. Sólo en transatlánticos más recientes y en prácticamente todos los barcos de crucero esta capacidad de carga se ha eliminado.

Aunque típicamente los barcos de pasajeros son parte de la marina mercante, los barcos de pasajeros también han sido utilizados como barcos de tropas y a menudo son encargados como barcos navales cuándo se prevee que sean utilizados para tal propósito.

Tipos de barcos de pasajeros

Un transatlántico de la década de 1930, el SS Normandie.
Un barco de crucero, Freedom of the Seas.
Un transbordador, Mega Smeralda.

Entre los buques de pasaje se incluyen los transbordadores, que son barcos diseñados para realizar viajes cortos de día o de noche, transportando pasajeros y vehículos; los transatlánticos, que normalmente son de pasajeros o de pasajeros y carga que realizan una ruta de mayor distancia; y los buques de crucero, que transportan pasajeros en viajes de ida y vuelta, en los que el viaje en sí, el buque y los lugares de interés visitados por el mismo son los principales reclamos de la travesía.

Un transatlántico es la forma tradicional de buque de pasajeros. En el pasado, dichos buques operaban viajes de línea programados a todas las partes habitadas del mundo. Con la llegada de los aviones de transporte de pasajeros, y los buques de carga especializada para el transporte de mercancías, los transatlánticos prácticamente se han extinguido. Pero con su declive se produjo también un aumento en los viajes de placer, y en la última parte del siglo XX, los transatlánticos dieron paso a los barcos de crucero como la forma predominante de los grandes buques de pasajeros, trasladándose la principal esfera de actividad desde el océano Atlántico Norte al Mar Caribe.

A pesar de que algunos barcos tienen características de ambos tipos, las prioridades de diseño de ambos tipos de barcos son diferentes: los transatlánticos generalmente contaban con el valor de la velocidad y el lujo tradicional, mientras que en los barcos de crucero el peso se ha desplazado a las instalaciones (piscinas, teatros, salas de baile, casinos, instalaciones deportivas, etc.) en lugar de la velocidad. Estas prioridades producen diferentes diseños. Además, los transatlánticos, normalmente eran diseñados para realizar largas travesías a través del océano Atlántico, entre Europa y los Estados unidos, o incluso a América del Sur o Asia, mientras que los cruceros suelen servir en rutas más cortas con más escalas a lo largo de las costas, o entre las diversas islas.

Durante mucho tiempo, el tamaño de los cruceros fue en general más pequeño que el de los transatlánticos, pero en la década de 1980, esto cambió cuando Knut Kloster, el director de Norwegian Caribbean Lines, compró uno de los últimos transatlánticos supervivientes, el SS France, y lo transformó en un enorme barco de crucero, rebautizado como SS Norway. Su éxito demostró que había un mercado para los grandes barcos de crucero. Se realizaron pedidos de clases sucesivas de barcos de crucero, cada vez de mayor tamaño, hasta que el transatlántico Queen Elizabeth de la Cunard Line fue finalmente destronado tras 56 años de reinado como el mayor barco de pasajeros jamás construido.

Tanto el RMS Queen Elizabeth 2 (QE2) (1969) y su sucesor como buque insignia de Cunard RMS Queen Mary 2 (QM2), que entró en servicio en 2004, son de construcción mixta. Como los buques transatlánticos, son rápidos y fuertemente construidos para soportar los rigores del Atlántico Norte en la ruta de línea en servicio,[2]

Other Languages
العربية: سفينة ركاب
eesti: Reisilaev
hrvatski: Putnički brod
Bahasa Indonesia: Kapal penumpang
íslenska: Farþegaskip
italiano: Nave passeggeri
日本語: 旅客船
한국어: 여객선
Bahasa Melayu: Kapal penumpang
Nederlands: Passagiersschip
norsk nynorsk: Passasjerskip
norsk bokmål: Passasjerskip
srpskohrvatski / српскохрватски: Putnički brod
中文: 客轮