Bando sublevado

Bando sublevado
Participante en la guerra civil española
Bandera del bando nacional 1936-1938.svg
Bandera desde el 13 de septiembre de 1936.
Flag of Spain (1938 - 1945).svg
Bandera desde el 2 de febrero de 1938.
Actividad 1936-1939
Ideología Nacionalismo español radical, anticomunismo, nacionalsindicalismo, fascismo, conservadurismo, monarquismo, tradicionalismo
Objetivos Deponer el gobierno de la República e instaurar una dictadura militar
Organización
Líder
Área de
operaciones
Bandera de España Zona republicana
Zona sublevada
Tamaño ~&&&&&&&&01000000.&&&&&01 000 000 hombres[1]
Relaciones
Aliados Bandera de Alemania nazi Alemania
Bandera de Italia Italia
Bandera de Portugal Portugal
Enemigos Bandera de España Bando republicano
[ editar datos en Wikidata]

Bando sublevado es uno de los nombres dados por la historiografía contemporánea a los militares y organizaciones políticas españolas que se alzaron en golpe de Estado contra la Segunda República y la combatieron en la consiguiente guerra civil.[1]

Otras denominaciones que recibe habitualmente son bando rebelde (principalmente en los medios anglosajones),[6]

Estas diversas denominaciones vienen sustituyendo a «bando nacional»,[12]

Dicho bando estaba apoyado por una variedad de grupos políticos que se oponían a la Segunda República española, como Falange Española de las JONS, los monárquicos carlistas de la Comunión Tradicionalista, los monárquicos alfonsinos de Renovación Española, la mayor parte de la CEDA, la Lliga Regionalista o el Partido Nacionalista Español. En 1937, los dos primeros fueron obligados a fusionarse en Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista, el partido único del nuevo régimen. Los demás partidos fueron suprimidos y sus afiliados debieron pedir el ingreso individualmente en FET y de las JONS.

Estructura militar

Ejército sublevado

En beige, áreas controladas por los sublevados al inicio de la guerra. En rosa aparecen las zonas donde no triunfó la rebelión.

El recibimiento a la Segunda República Española fue negativo desde su advenimiento por parte de un sector del Ejército español. Las tramas y pronunciamientos se sucedieron desde su instauración, y algunas decisiones del gobierno republicano, especialmente la Ley Azaña, crearon un gran descontento en la jerarquía militar. Aunque los militares las aceptaron de forma disciplinada, incluso los llamados " africanistas" que eran a quien más afectaba, la posibilidad de una revuelta armada fue tomando cuerpo a lo largo del período republicano. El cuerpo más preparado de las fuerzas armadas era el Ejército Español de África, que fue el primero en rebelarse contra la república el 18 de julio de 1936. Generales de gran peso específico en el ejército como Emilio Mola, Francisco Franco, José Sanjurjo, Gonzalo Queipo de Llano y Manuel Goded participaron en la conspiración que provocó la guerra civil.[13]

Además de las Divisiones Militares donde triunfó la rebelión, los cuerpos de élite del Ejército de África, La Legión y Regulares participaron activamente en la guerra junto al bando franquista. Se estima que éste llegó a aglutinar a unos 800 000 soldados.[14]

Entre las fuerzas de la Guardia Civil existió una gran división tras la rebelión militar que se inició en el norte de África. Algunos autores sostienen que el 50% de los guardias era partidario de la república, aunque debe tenerse en cuenta que a partir de 1937, el cuerpo dejó de existir en la zona republicana, al pasar sus miembros a formar la Guardia Nacional Republicana.

En la época, estaba organizada en 24 Tercios y 30 Comandancias, e integrada por 34 391 hombres.[15]​ En los primeros meses de la contienda, los guardias civiles leales al gobierno republicano portaban un brazalete rojo que les distinguía de los que se unieron al golpe militar.

Falangistas

Falange Española fue una de las fuerzas políticas más activas contra la república, practicando el asesinato y el terrorismo. Durante el conflicto, paramilitares falangistas participaron activamente en la represión ejercida por los sublevados.[17]

Falange tenía autorización para detener personas, trasladar presos, interrogar en sus propios cuarteles e incautar armas y todo tipo de bienes,[19]​ y que se encarga de localizar la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Requetés

Los requetés eran las fuerzas paramilitares carlistas y, estructurados por José Enrique Varela y dirigidos por Ricardo Rada, tomaron parte activa en favor de los rebeldes. En la noche del día 18 al 19 de julio se concentraron en Pamplona 6.000 requetés, lo que le garantizó el éxito de la sublevación en Navarra.[23]