Bandera de percha

La bandera de percha o de mochila era aquella que entre mediados del siglo XIX, aproximadamente hacia 1860, y principios del siglo XX, coincidiendo con los reinados de Alfonso XII y Alfonso XIII cuando por la Real Orden del 12 de diciembre de 1904 se fijó como prenda reglamentaria para todos los «Cuerpos del Ejército» por lo que se le entregaba a cada soldado, utilizándose como manta y para tapar las pertenencias del soldado depositadas sobre la percha o repisa del dormitorio cuando aún no se conocían las taquillas o estaban de campamento e inicialmente era de tela tosca, los colores en sentido vertical, no tenía vaina y algunas veces tenían unos cordones o cuerdas en los extremos para poder ser amarrada. En campaña, la bandera se llevaba guardada en la mochila y se empleaba para que las tropas de retaguardia pudieran identificar a sus propios compañeros de avanzadilla y también para señalizar la toma de un objetivo. Si el soldado moría durante la campaña, era enterrado envuelto en ella.

Sus medidas eran de 60x80 o de 75x90 cm. Solían llevar el Escudo Nacional y el nombre de la Unidad colocado en paralelo a las franjas. Empezó a ser parte de la dotación del soldado del Ejército expedicionario a África y fueron estas tropas las que le compusieron para esta bandera unas canciones, con un cierto aire de romanticismo, muy conocidas en el cancionero popular militar. Una de ellas, a ritmo de pasodoble empezaba así:Banderita tu eres roja, banderita tu eres gualda... y terminaba diciendo: El día que yo me muera si estoy lejos de mi Patria sólo quiero que me cubran con la Bandera de España. [1]

Referencias

  1. www.elotrolado.net (26 de febrero de 2008). «Banderita eres roja, banderita eres gualda». Consultado el 1 de diciembre de 2014. 
Other Languages