Baldassarre Peruzzi

Retrato de Baldassarre Peruzzi en Le vite de Giorgio Vasari.

Baldassarre Peruzzi fue un pintor y arquitecto italiano del Renacimiento, nacido en Siena el 7 de marzo de 1481 y muerto en Roma el 6 de enero de 1536.

Trayectoria artística

Como pintor, se forma en la ciudad de Siena en el estilo de Pinturicchio.

Al trasladarse a Roma, su estilo madura en contacto con la obra de Giovanni Antonio Bazzi, El Sodoma y, sobre todo, con Rafael Sanzio.

En sus escenas figurativas hay una tendencia hacia las formas de Rafael, lo que no excluye un detallismo propio de la escuela sienesa, como se puede observar en los frescos de la capilla Ponzetti en la iglesia de Santa María della Pace de Roma. Esta tendencia se irá transformando en composiciones cada vez más artificiosas, de tono manierista, como en La presentación de la Virgen, de la misma iglesia, pintada en 1520. La misma inclinación por lo brillante y decorativo se observa en dos composiciones conservadas en el Museo del Prado, donde el artista parece remontar su inspiración a Perugino, maestro de Rafael, más que a este último: La continencia de Escipión y El rapto de las sabinas.

Una evolución análoga caracteriza sus obras de arquitectura. Su primera gran obra es la Villa Farnesina, iniciada en 1509. Trabajará también en las obras de construcción de la nueva Basílica de San Pedro tras la muerte de Rafael, convirtiéndose en el director de las obras en 1532. Durante ese mismo año elabora gran cantidad de diseños arquitectónicos, estudios de monumentos antiguos y proyectos que tendrán una notable influencia en la tratadística de Sebastiano Serlio, y que constituyen una investigación inquieta y experimental. Punto culminante de tales investigaciones será la realización del Palacio Massimo alle Colonne, una de sus obras más logradas.

Tras el saqueo de Roma en 1527, vuelve a Siena, donde deja obras arquitectónicas y pictóricas como la construcción y decoración de la Villa Belcaro. Regresa a Roma entre 1530 y 1531 y, posteriormente, entre 1535 y 1536, donde deja las mejores muestras de su actividad.

Su obra es un ejemplo paradigmático de las inquietudes de un momento histórico en el que, llevado al extremo el estudio del clasicismo, se investigaban al mismo tiempo los límites y las posibilidades de la libertad, en una búsqueda formal revolucionaria y estimulante, aunque discontinua y no resolutiva.

Other Languages