Baldaquino

Iglesia de San Gumaro,
en Lier, Bélgica.

El baldaquino (italianismo para baldachino, proveniente a su vez de Baldac, nombre con que se conocía en la Edad Media a la ciudad de Bagdad)[1] es una especie de templete formado por cuatro columnas que sostienen una cúpula o dosel plano, destinado a cobijar el altar cuando tiene posición aislada. De sus columnas y arquitrabes pendían en la Edad Media cortinas preciosas, que siempre ocultaban por completo de la vista del pueblo el altar y los celebrantes, práctica seguida en las iglesias de Oriente por medio del iconóstasis, cuyas puertas se cierran en el acto más solemne de la celebración.

Historia

Empezó a usarse el baldaquino en el siglo IV y continuó usándose en las basílicas que imitan el estilo de las de Roma, y en las bizantinas como la de San Marcos de Venecia. Cuando el altar se hallaba adosado, se sustituía el baldaquino por una especie de dosel de telas o de madera pintada que desapareció cuando los retablos se hicieron de grandes dimensiones. Del dosel o baldaquín pendían objetos votivos, la cruz y la cajita con el Reservado. El baldaquino más notable que en España se conoce se halla en la catedral de Gerona cobijando el altar mayor con su retablo de plata obra ambos del siglo XIV con figuras cinceladas y esmaltadas. Otro baldaquín, más antiguo, lo conserva el Museo de Barcelona (del siglo XII al XIII); es de madera pintada y con figuras también de Jesucristo y de los santos en un cielo abovedado.

Other Languages
беларуская: Балдахін
català: Baldaquí
čeština: Baldachýn
dansk: Baldakin
Deutsch: Baldachin
English: Baldachin
Esperanto: Baldakeno
eesti: Baldahhiin
euskara: Baldakin
suomi: Baldakiini
français: Baldaquin
galego: Baldaquino
hrvatski: Baldahin
italiano: Baldacchino
lietuvių: Baldakimas
Nederlands: Baldakijn
norsk bokmål: Baldakin
polski: Baldachim
português: Baldaquino
română: Baldachin
русский: Балдахин
slovenčina: Baldachýn
српски / srpski: Балдахин
svenska: Baldakin
Türkçe: Baldaken
українська: Балдахін