Bahía de Algeciras

Bahía de Algeciras
Bahía de Algeciras - ic Landsat.jpg
Ubicación geográfica y administrativa
Continente Europa
Océano Mar Mediterráneo

País(es) Flag of Spain.svg  España
Bandera de Reino Unido  Reino Unido
División(es) Flag of Andalucía.svg  Andalucía
Flag of Gibraltar.svg  Gibraltar
Cuerpo de agua
Ciudades costeras Algeciras
Los Barrios
San Roque
La Línea de la Concepción
Gibraltar
Ríos drenados Río Pícaro
Río de la Miel
Río Palmones
Río Guadarranque
Dimensiones
Longitud 10 km
Anchura máxima 8 km
Superficie 70 km2
Volumen 6,2 km3
Profundidad Media: 90 m
Máxima: 460 m
Accidentes geográficos
Golfos y bahías Ensenada de Getares
Cabos Punta Carnero
Punta de San García
Punta Europa
Mapa(s) de localización
Red pog.svg
Localización de la bahía de Algeciras en el mar Mediterráneo.
Localización de la bahía de Algeciras en el mar Mediterráneo.
Red pog.svg
Localización de la bahía de Algeciras en el sur de la península ibérica.
Localización de la bahía de Algeciras en el sur de la península ibérica.
Coordenadas 36°07′52″N 5°23′46″O / 36.13109, 36°07′52″N 5°23′46″O / -5.39601
[ editar datos en Wikidata]

La bahía de Algeciras (Bay of Gibraltar en los países angloparlantes) se encuentra situada en el sur de la península ibérica, en la orilla norte del estrecho de Gibraltar. Comprende el tramo de costa delimitado por punta Carnero y punta Europa con un fondo de unos 10  km, una anchura mínima de 8 km, una superficie de 7500  ha y con profundidades de hasta 400  m.[1] Su ribera pertenece de oeste a este y en sentido horario a los municipios españoles de Algeciras, Los Barrios, San Roque y La Línea de la Concepción y al territorio británico de Ultramar de Gibraltar con una población total superior a los 250 000 habitantes.

Posee una compleja historia geológica condicionada por su posición entre tres placas tectónicas y la superposición de al menos tres series estratigráficas de rocas sedimentarias datadas desde el Mesozoico hasta el Oligoceno. Geomorfológicamente se origina tras la sedimentación fluvial y marina en un antiguo valle fluvial y junto al promontorio rocoso del peñón de Gibraltar.[2]

Sus valores naturales son resultado de su situación geográfica entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo y entre el continente europeo y africano. Es lugar de paso de especies migradoras tanto de aves como de cetáceos. Su flora y fauna residente participa de varias provincias biogeográficas siendo muy importante el componente endémico de la región.[4] Varios de los ecosistemas presentes se encuentran protegidos mediante diversas figuras medioambientales si bien el intenso proceso de urbanización y las instalaciones portuarias presentes han provocado durante la segunda mitad del siglo XX una fuerte degradación del medio ambiente.

La presencia humana en la bahía de Algeciras está constatada al menos desde hace 600 000 años por el hallazgo de herramientas líticas pertenecientes al tecnocomplejo Achelense vinculadas a Homo heidelbergensis.[9]

A día de hoy la bahía de Algeciras es un lugar de fuerte actividad económica con un importante polo industrial dedicado fundamentalmente a la transformación de productos derivados del petróleo y de los importantes puertos de Gibraltar y de Algeciras, especializados en el trasvase de combustible y el tráfico de pasajeros el primero y en el transporte de mercancías el segundo.[11]

Medio físico

Situación de la bahía de Algeciras en el estrecho de Gibraltar.

La bahía de Algeciras se encuentra situada en el extremo sur de la península ibérica delimitada por el tramo de costa localizado entre punta Europa y punta Carnero. Sus aguas ocupan aproximadamente un área de 70 km² y un volumen de 6,2 km³ que se comunican con las del mar Mediterráneo a través de los 8000 metros que separan sus puntos límites. Tiene forma casi circular y alcanza su máxima anchura en los 9200 m. La máxima profundidad se alcanza en los 460 m situados en la boca de la bahía y que se corresponde con el denominado cañón de Algeciras que nace en los alrededores de la desembocadura de los ríos Palmones y Guadarranque.[12]

Las aguas de la bahía de Algeciras son ligeramente más frías que las de las zonas circundantes del mar de Alborán y el estrecho de Gibraltar, posiblemente por efecto de la penetración y ascenso brusco de las corrientes profundas provenientes del Mediterráneo. Las mareas tienen poca importancia situándose el máximo mareal en los 0,8 m de forma casi constante a lo largo de toda la ribera.[12]

Historia geológica

La bahía de Algeciras como unidad geomorfológica tuvo su génesis en la acumulación de sedimentos a lo largo del Cuaternario en los valles fluviales y el istmo de Gibraltar. La historia geológica de esta zona geográfica es aún objeto de estudio debido a que su peculiar situación como límite de tres placas tectónicas, la africana, la ibérica y la de Alborán. Los continuos movimientos de éstas desde el Cretácico han dado lugar a la superposición de al menos cuatro unidades geológicas diferentes.[13]

Desde finales de Cretácico hasta principio del Eoceno tuvo lugar una primera fase orogénica en la que se formó una cordillera o masa de tierra elevada en el mar de Alborán que sería poco después erosionada para formar fuertes depósitos sedimentarios. Durante el Eoceno superior la orogenia pirenaica provocó la elevación de las rocas sedimentarias formadas en la cuenca y la formación de la cordillera Penibética. Al tiempo se producía la apertura de una comunicación en la actual depresión del Guadalquivir entre los mares situados a ambas orillas del Estrecho. Se formó en este momento una cordillera sin solución de continuidad entre las orillas norte y sur del Estrecho, el denominado arco de Gibraltar, al tiempo que el mar de Alborán adquiría mayor profundidad. Durante el Mioceno cesaron o se ralentizaron los movimientos tectónicos en la zona rellenándose el paso de la depresión Bética de sedimentos procedentes de las nuevas cordilleras hasta cerrarse la comunicación entre el océano Atlántico y el Mediterráneo.[13]

A lo largo del Mioceno el mar Mediterráneo se desecó tras quedar aislado del océano. De este modo quedó el arco del Estrecho como barrera y punto más débil frente a la presión ejercida por el océano Atlántico. En este momento se formó el cañón de Algeciras, máxima profundidad de la bahía, por la erosión de los ríos Palmones y Guadarranque sobre la antigua plataforma oceánica. Aunque no se conoce bien cómo pudo suceder, durante el Plioceno superior se abrió el paso del estrecho de Gibraltar. Ciertas teorías apuntan a un cambio brusco en el régimen pluviométrico ocasionado por un cambio en el clima que pudo desmantelar la cordillera del arco de Gibraltar, otras teorías achacan esta ruptura al establecimiento de un nuevo régimen tectónico que provocaría un cambio de dirección en las placas Africana e Ibérica a partir del Tortoniense. Tras la apertura del Estrecho los posteriores procesos erosivos y sedimentarios darían lugar a una línea de costa abrupta con profundos valles fluviales resultado de los periodos en los que el Mediterráneo permaneció seco (valles del Guadarranque-Palmones). Estos valles serían rellenados por sedimentos durante épocas posteriores hasta conformar la línea de costa actual.[15]

Geología y geomorfología

Unidades geológicas de la bahía de Algeciras.
Relieve de la bahía de Algeciras.

De todos estos procesos deviene la actual geología de la región, similar a la del resto de las cordilleras bética y rifeña aunque más compleja debido a su posición como punto extremo del arco formado por ambas. El principal elemento geológico y responsable último de la formación de la bahía es el peñón de Gibraltar, un promontorio rocoso de 426 m de altura con un acusado buzamiento en su cara oeste y abruptos acantilados en su cara este y en el sur. Éste forma parte de la denominada unidad de las Taríquides compuesta por calizas mesozoicas que tienen afloramientos muy discontinuos a lo largo de toda la cordillera bético-rifeña y que en la bahía de Algeciras tiene un equivalente en la cantera de Los Pastores, Algeciras. En el peñón de Gibraltar aparecen tres series estratigráficas formadas por diferentes tipos de calizas, dolomías, margas y pelitas. Estas series están datadas en el Triásico superior ( Carniense), Sinemuriense superior y Lías medio ( Domeriense) y se desconoce su relación con otras series adyacentes. En la cantera de Los Pastores, al otro lado de la bahía, aparecen también tres series estratigráficas de similar composición pero datadas en el Trías, el Lías- Dogger, y el Malm- Cretácico superior. Se ignora el origen de la unidad de las Taríquides existiendo diversas teorías que apuntan a su origen alóctono respecto del resto de unidades béticas.[16]

Salvo estos dos afloramientos comentados el resto del área se corresponde con la unidad de Algeciras, perteneciente al complejo del Campo de Gibraltar. La unidad de Algeciras ocupa una posición inferior en el Complejo y sobre ella cabalga la unidad del Aljibe en la mayor parte de la comarca. Sin embargo en las proximidades de la bahía de Algeciras la unidad de Algeciras aparece individualizada formando las sierras más cercanas a la costa, principalmente el Cerro de la Horca, parte de la unidad paisajística denominada cerros del Estrecho. Geológicamente destacan los grandes acantilados formados en los alrededores de punta Carnero. En estos acantilados la secuencia alcanza una potencia de un millar de metros con varios estratos de espesor muy variable formados por margas y areniscas originadas en abanicos submarinos. Su datación es incierta por la falta de fósiles indicadores si bien ha podido determinarse que su base tuvo su origen en el Oligoceno superior y se extendería posiblemente hasta principios del Burdigaliense.[17]

Estas estructuras denominadas flute cast, muy comunes en los flyschs de la bahía de Algeciras (en este caso en punta Carnero), se originan por la acción de corrientes de turbidez en sedimentos depositados en mares poco profundos.

Aunque es en punta Carnero donde mejor se aprecian estas secuencias, la unidad de Algeciras se extiende por toda la bahía. Aparece también en los acantilados de punta de San García o Torrealmirante, con alturas de hasta 20 metros y amplias plataformas de abrasión, en las sinuosas colinas sobre las que se asientan las ciudades de Algeciras, Los Barrios y San Roque hasta las faldas de sierra Carbonera. Al norte de La Línea de la Concepción formando parte de sierra Carbonera afloran flyschs de arenisca denominados flyschs de La Línea que han sido interpretados como parte de la unidad del Aljibe, ocupando su base o como elemento de transición entre esta unidad y la de Algeciras.[18]

En las cuencas de los ríos Palmones- Guadarranque y Pícaro- Marchenilla y ocupando los antiguos valles fluviales aparecen cuencas sedimentarias postorogénicas que forman en la actualidad una gran vega rematada en su frente litoral por playas de arenas finas. Los materiales que afloran en esta zona son arcillas, arenas, gravas y limos procedentes de la meteorización de materiales circundantes y transportados por las aguas superficiales durante el Plioceno y el Cuaternario.[20]

Aunque la sedimentación en las zonas más cercanas al continente debió comenzar simultáneamente a la de la desembocadura del Palmones-Guadarranque, la acumulación de las arenas que forman el istmo es muy reciente en el tiempo. Diversos investigadores apuntan al carácter insular del Peñón aun durante la Edad Media basándose en escritos de la época. Tan reciente debió ser la sedimentación que en grabados del siglo XVIII aún aparece el istmo de Gibraltar jalonado por pequeñas lagunas y canales en proceso de colmatación. Algo similar ocurriría en las áreas más cercanas al mar de las vegas de los principales ríos de la bahía que fueron rellenadas en tiempos históricos.[20]

Bajo las aguas de la bahía aparece una plataforma continental más ancha que en las zonas adyacentes del estrecho de Gibraltar y la costa de la provincia de Málaga pero menos que en la costa occidental de la provincia de Cádiz. Esta plataforma continental se encuentra interrumpida por el cañón de Algeciras que naciendo a dos kilómetros de la desembocadura del río Guadarranque se continúa más allá de los límites de la bahía. Su fondos son fundamentalmente arenosos.[21]

Hidrología

Marina

Principales accidentes costeros.

Actualmente el régimen de corrientes marinas de la bahía de Algeciras se encuentra profundamente transformado por la construcción de las instalaciones portuarias. Antes de esta transformación existía un red de corrientes secundarias originadas tras desviarse en los diferentes accidentes costeros la corriente principal proveniente desde el oeste del estrecho de Gibraltar. Esta corriente primaria era la responsable de la erosión de la costa del peñón de Gibraltar y de la distribución de los sedimentos propios y de los depositados por los cursos fluviales.[22]

Las principales zonas receptoras de sedimentos se encuentran en la orilla occidental de la bahía mientras que en la zona norte las corrientes actuarían principalmente transportándolos. Así se produce una fuerte sedimentación en las playas de Palmones y del Rinconcillo. Tras pasar las puntas de Paredones y San García las corrientes continuaban paralelas a la costa trasladando sedimentos por la ensenada de Getares y la costa del Estrecho hasta la playa de Los Lances, en Tarifa.[22]

Las infraestructuras portuarias sin embargo han modificado este régimen de corrientes. La profunda modificación de la línea de costa durante la segunda mitad del siglo XX ha supuesto un incremento del frente costero correspondiente a los puertos de 9983 m en 1956 a 33 332 m en 1997. Así la línea de costa de la bahía de Algeciras en 1956 era de 31 490 m y de 50 996 m en 1997. Los obstáculos que ofrecen las instalaciones portuarias provocan la refracción de las corrientes marinas que dejan de circular paralelas a la costa para adentrarse a zonas profundas de la bahía. Se reducen por tanto los procesos de transporte y sedimentación aumentando los erosivos, principalmente en las playas.[23]

Diversos informes ponen de manifiesto la necesidad de realizar estudios más profundos sobre el régimen de corrientes en el interior de la bahía de Algeciras pues si bien en los últimos años las empresas afincadas en la zona han realizado mediciones y simulaciones puntuales relacionadas con el impacto ambiental de una nueva construcción falta una visión global del proceso.[24]

Riparia y lacustre

El cauce de los ríos que desembocan en la bahía de Algeciras está condicionado por el régimen pluviométrico de la zona y por la topología del lugar. En aquellas zonas en la que se localizan elevaciones del terreno muy cerca de la costa, principalmente en zonas de acantilados, estos ríos tienen un corto recorrido y un acusado estiaje que los mantiene activos únicamente durante épocas de lluvia. Ejemplo de ellos sería el arroyo de la Aguada. Aquellos ríos que discurren en gran parte de su recorrido por terrenos llanos son, sin embargo, largos con una cuenca fluvial muy extensa formada por multitud de afluentes que mantienen caudal todo el año. Pertenecen a este tipo los ríos Palmones, Guadacorte y Guadarranque. En situaciones intermedias, discurriendo en su último tramo por terrenos llanos pero naciendo en montes relativamente cercanos a la costa aparecen los ríos Pícaro, de la Miel, arroyo del Lobo, arroyo del Saladillo, arroyo de las Cañas y arroyo de los Gallegos, todos ellos encauzados a su paso por núcleos urbanos.[25]

Por las dimensiones de sus cuencas, su gran caudal y su influencia en la topología de la bahía destacan dos ríos, ambos con una extensa red de afluentes. El río Palmones o de las Cañas con una longitud total de 37 km que posee una cuenca hidrográfica de 312 km² nace en la sierra del Aljibe y su desembocadura hace de divisoria entre los términos municipales de Algeciras y Los Barrios formando una marisma mareal de aproximadamente 58 ha,[28]

Desembocadura del río Palmones.

Ambos ríos, y el actual afluente del Palmones, llamado río Guadacorte, compartieron una misma desembocadura de cerca de 4 km de anchura durante el Pleistoceno. Este gran curso fluvial, debido a que el nivel del mar era más bajo que en la actualidad, penetraba en la actual bahía de Algeciras formando un profundo y ancho valle que permanece hoy sumergido, el cañón de Algeciras, y un gran abanico fluvial en el estrecho de Gibraltar.[29]

Las aguas subterráneas de la bahía de Algeciras forman dos acuíferos en las zonas ocupadas por depósitos cuaternarios. El Acuífero cuaternario de La Línea abarca desde las faldas de sierra Carbonera bajo las localidades de La Línea de la Concepción y Campamento hasta el propio peñón de Gibraltar. Tiene unos 10 km² y un espesor de 20 m correspondiente a las arenas acumuladas en el istmo y zonas circundantes. El Acuífero pliocuaternario de Guadarranque-Palmones es más extenso, unos 105 km², estando las aguas a una profundidad de entre 20 y 70 m. Se corresponde con las llanuras aluviales de los dos ríos que le dan nombre y se extiende por sus cauces quedando sobre él gran parte de los términos municipales de Algeciras, Los Barrios, San Roque y Castellar de la Frontera incluidos sus núcleos principales.[30]

Climatología

Fenómeno de condensación (llamado localmente montera de Gibraltar) formado por la rápida ascensión del viento de levante en la cara oriental de Gibraltar.

La región de la bahía de Algeciras posee un clima del tipo mediterráneo templado con temperaturas predominantemente suaves durante el invierno (en torno a los 16 º C) y moderadamente elevadas durante el verano (con una media de 27 º C). La temperatura media anual se sitúa en los 19 º C y la insolación en torno a las 2600 horas anuales. El régimen de precipitaciones sigue el patrón habitual de la región mediterránea con inviernos lluviosos y veranos secos, si bien la media de precipitaciones es más alta que la de otras zonas de clima similar. La precipitación media se encuentra situada entre los 700 y los 1000 mm anuales aunque estas precipitaciones se concentran durante los meses de noviembre a marzo y están muy condicionadas por la orografía.[32]

El viento es un factor importante tanto en el régimen hídrico de la zona como de circulación de aguas superficiales, siendo también habitual la formación de nubes de condensación al entrar en contacto las corrientes de viento con las elevaciones próximas a la costa aumentando localmente las precipitaciones y la humedad ambiental.[34]

Other Languages