Bachillerato

Bachillerato es la denominación de un programa académico que varía mucho de unos países a otros, tanto en su duración como en su categorización. En algunos países, especialmente de habla inglesa, se mantiene su traducción (Bachelor por Bachillerato) como nombre de programas de educación superior, al igual que las instituciones universitarias que los emitían (College por colegio menor). Así sucede también con el bachillerato en Chile. Pero en la mayoría de los de habla hispana es un programa integrado en la enseñanza secundaria, obligatorio en unos casos, como el bachillerato en Ecuador, o no obligatorio, como sucede con el bachillerato en España.

Historia

En la enseñanza española (e hispanoamericana) de los siglos XIII al XVII o XVIII, el título de bachiller era el grado menor de los estudios universitarios, que facultaba para ejercer una profesión sin necesidad de llegar a los Grados Mayores ( licenciado y doctor). Se estudiaba en los colegios menores de las universidades. Es conocido, por el Quijote, el Bachiller Sansón Carrasco.

Todo esto entraña un problema de comprensión de lo que el bachillerato significa, de su historia y aparición académica como una necesidad para dar al futuro profesional una comprensión global del mundo natural y de su cultura.

El remoto origen del bachillerato se encuentra en los grupos de estudio del clero regular, en sus monasterios para prepararse para el debate con las demás sectas y corrientes religiosas diversas que existían en la Edad Media. Esas eran las Escuelas Monacales que capacitaban teólogos. También existía el Clero Secular (que es el que convive con el Siglo, con la gente y que administra los bienes materiales de la Iglesia), que hasta el siglo X u XI no tenía enseñanza propia, por lo que a menudo su instrucción dejaba mucho que desear. Los obispos crearon entonces las escuelas episcopales en donde, a diferencia de las escuelas monacales, no solamente producían teólogos, sino que también estudiaban las ciencias y las artes liberales reconocidas por la Iglesia y se admitía la presencia de seglares. En estas escuelas es donde se empezó a aplicar el Trivium y el Quadrivium, programa de enseñanza considerado indispensable de asimilar para que luego el educando pudiera ocuparse del aprendizaje de un oficio del cual habría de vivir.

El Quadrivium o enseñanza superior comprendía la aritmética, la música, la geometría y la astronomía, en cuanto estas disciplinas se relacionaban con la religión y la teología en particular, consideradas en aquellas épocas medievales como el ápice de toda cultura. La aritmética se consideraba vital para llenar las necesidades de cuantificación de los bienes eclesiásticos. El estudio de la música fue introducido por Carlomagno en las escuelas catedralicias para acompañar las diversas ceremonias del culto. La geometría no era estudiada con tanto interés, y sus cálculos se aplicaban a la metafísica y a la física: sus demostraciones eran más bien racionales que empíricas. Con ellas se estudiaba la geografía. Por último, la parte final del Quadrivium era la astronomía, a la cual los árabes dieron un gran impulso en tanto duró su dominación en España. Era poco cultivada en el resto de Occidente, limitándose por lo general al conocimiento del curso del Sol, la Luna, el Zodíaco y otras constelaciones, el anuncio de los eclipses y el manejo del astrolabio.

Luego, a fines del siglo XII, el Papa Inocencio III autorizó la creación de los primeros Estudios Generales, que más tarde se llamaron Universidades, destacando el de París y en los que se estableció la independencia de la institución respecto tanto del Rey como del Obispo, para la enseñanza de las ciencias y las artes.

Este es el remoto origen de la autonomía universitaria. Los teóricos de entonces discutieron dónde ubicar la carga cultural del educando y, adoptando en lo esencial al Trivium y al Quadrivium, lo situaron en una etapa previa a la enseñanza de un oficio profesional, a fin de dar al estudiante las bases culturales a las que retornaría una vez graduado para desarrollar su cultura. A este período se le llamó Baccalaureus (de donde procede su nombre de bachillerato). También se le llamaba Baccaleauriatis, porque al educando, al graduarse, se le coronaba con una rama de laurel. Modernamente se ha bautizado como Escuela Preparatoria, por su objetivo funcional de preparar culturalmente al estudiante en una fase previa a su enseñanza profesional. En suma, el bachillerato es la única y privilegiada oportunidad en que el estudiante recibe las bases de la cultura universal de un modo sistemático.

En los países de habla inglesa se ha conservado la titulación como tal (bachelor's degree), mientras que en la mayoría de los de habla hispana se ha convertido en un título añadido a la enseñanza secundaria.

En Puerto Rico y Perú, se utiliza todavía la palabra "bachillerato" con el viejo sentido que tenía en la metrópoli, España, que equivalía más o menos a lo que los países de habla inglesa se sigue llamando bachelor's degree, que constituye los primeros cuatro o cinco años de educación universitaria, cuyo equivalente más cercano en el resto del mundo hispanohablante es la licenciatura o el nuevo título de grado español. Cabe resaltar que en Perú, Bachiller es un grado académico que se obtiene en forma automática al terminar los estudios universitarios, pero para poder obtener la Licenciatura o El Título (BA o BS en los Estados Unidos), el estudiante con Bachiller debe presentar una Tesis o rendir un Examen con Jurado.

Other Languages
العربية: بكالوريا
català: Batxillerat
Deutsch: Bachillerato
Esperanto: Mezlernejo
français: Baccalauréat
galego: Bacharelato
italiano: Bachillerato
Malagasy: Bakalaorea
norsk bokmål: Baccalaureus
occitan: Bachelierat
Runa Simi: Rimayniyuq
svenska: Baccalaureus
українська: Бакалаврат