Bóveda de arista

Bóveda de arista, sobre pilares.
La multiplicación y sucesión de pequeñas bóvedas de arista es de gran importancia en la arquitectura medieval, como en la Iglesia abacial de Sainte-Foy de Conques.

La bóveda de arista es el elemento arquitectónico abovedado que se utiliza para cubrir espacios cuadrangulares; resulta de la intersección de dos bóvedas de cañón, que se cruzan perpendicularmente. Geométricamente, está generada por dos superficies semicilíndricas ortogonales cuyas líneas de intersección, o aristas, son arcos de elipse que se cruzan en el vértice superior.

Su utilización no sólo se extiende por su fácil construcción con cimbras, sino porque permite distribuir los empujes de las cubiertas hacia los muros exteriores con gran facilidad.

Los ingenieros y arquitectos romanos la extendieron por el Imperio utilizándola como alternativa a los sistemas adintelados y las cubiertas planas para espacios pequeños. En instalaciones importantes, los baños romanos fueron cubiertos a menudo con enormes bóvedas de aristas, como son los casos de las Termas de Diocleciano en Roma, construidas entre 298 y 305 o las Termas de Cluny en París.

Mantenida durante la Alta Edad Media por su facilidad de construcción, se convierte en uno de los sistemas de cubrición más extendidos del arte románico. El primer ejemplo de una bóveda de arista estructural se halla en la iglesia arquetipica del primer románico, el también llamado Románico Lombardo, la basílica de San Ambrosio en Milán del año 1088-1099.

Salvo notables excepciones – Santa Magdalena de Vezelay, en el Camino francés de peregrinación a Santiago– su desarrollo se circunscribe a las naves laterales y a las cubiertas de la tribuna. Las grandes iglesias de peregrinación a Santiago como la de Santa Fe de Conques, San Martín de Tours, San Sernin de Toulouse o la propia Iglesia catedral de Santiago de Compostela son excelentes ejemplos de su desarrollo técnico.

Loggia renacentista de bóveda de arista en el Palazzo della Ragione de Palladio, en Vicenza.

Abandonada por la bóveda de crucería en el Gótico, se recupera con nueva fuerza y brío constructivo en el Renacimiento, sobre todo en el Quattrocento italiano donde Brunelleschi es firme defensor de sus posibilidades constructivas y decorativas. El Barroco la compatibiliza con otras cubriciones hasta que la modernidad y sus nuevas soluciones arquitectónicas la relegan al carácter de solución artesanal tradicional.

Bóveda tabicada de arista

También denominada bóveda extremeña, formada por ladrillos ligeros tomados de canto con yeso rápido, por lo que no necesitan cimbra; se forman por la intersección de dos toroides elípticos, por lo que en su intersección forman las aristas desde los rincones.[1]

Other Languages
български: Кръстат свод
English: Groin vault
فارسی: طاق تاژ
français: Voûte d'arêtes
한국어: 교차 궁륭
Nederlands: Kruisgewelf
português: Abóbada de aresta
svenska: Kryssvalv