Bólido de Tunguska

Bólido de Tunguska
Russia-CIA WFB Map--Tunguska.png
Localización del bólido de Tunguska
Tunguska Ereignis.jpg
Fotografía sobre los campos de Tunguska, después del evento meteorítico.
Tunguska.png
Árboles calcinados y derribados en el típico patrón circular de los bólidos de alta energía (fotografía de la 2ª expedición de Kulik, 1927).
Kulik Leonid Alekseevich.jpg
Leonid Alekseyevich Kulik, experto en mineralogía, principal investigador del bólido de Tunguska

El bólido de Tunguska (Тунгускы метеорит, Tungusky meteórit) fue una explosión aérea de muy alta potencia ocurrida sobre las proximidades del río Podkamennaya en Tunguska ( Evenkía, Siberia, Rusia), en la posición 60°55′N 101°57′E / 60.917, 101.95060°55′N 101°57′E / 

El fenómeno de Tunguska alentó más de 30 hipótesis y teorías sobre lo ocurrido. La detonación, similar a la de un arma termonuclear de elevada potencia, ha sido atribuida a un cometa[3] o a un asteroide. Debido a que no se ha recuperado ningún fragmento, se maneja la teoría de que fue un cometa formado por hielo. Al no alcanzar la superficie, no se produjo cráter o astroblema.

Historia del suceso

El bólido, de unos 80 m de diámetro, detonó en el aire. La explosión fue detectada por numerosas estaciones sismográficas y hasta por una estación barográfica en el Reino Unido debido a las fluctuaciones en la presión atmosférica que produjo. Incendió y derribó árboles en un área de 2.150 km², rompiendo ventanas y haciendo caer a la gente al suelo a 400 km de distancia. Durante varios días, las noches eran tan brillantes en partes de Rusia y Europa que se podía leer tras la puesta de sol sin necesidad de luz artificial. En los Estados Unidos, los observatorios del Monte Wilson y el Astrofísico del Smithsonian observaron una reducción en la transparencia atmosférica de varios meses de duración, en lo que se considera el primer indicio de este tipo asociado a explosiones de alta potencia.

La energía liberada se ha establecido, mediante el estudio del área de aniquilación, en aproximadamente 30 megatones.[4]

Estudio del suceso

El estudio del suceso de Tunguska fue tardío y confuso. El gobierno zarista no lo consideró prioritario —algunas fuentes indican que tenían mucho interés en hacerlo pasar por una «advertencia divina» contra la agitación revolucionaria en curso—, y no sería hasta 1921, ya durante el gobierno de Lenin, cuando la Academia Soviética de Ciencias envió una expedición a la zona dirigida por el minerólogo Leonid Kulik. El clima permitió que la alteración de las huellas del impacto fuera muy poca. Hallaría un área de devastación de 60 km de diámetro,[3] pero ningún indicio de cráter, lo que le resultó sorprendente. En los años siguientes hubo varias expediciones más; en 1938 Kulik realizó fotografías aéreas de la zona, lo que puso en evidencia una estructura del área de devastación en forma de «alas de mariposa». Esto indicaría que se produjeron dos explosiones sucesivas en línea recta. En los años 50 y 60 otras expediciones hallaron microlitos cristalinos muy ricos en níquel e iridio enterrados por toda la zona, lo que refuerza la teoría de que pudo tratarse de un objeto natural de origen extraterrestre. También se encontraron pequeñas partículas de magnetita.

Una expedición italiana que viajó a la zona en 1999 anunció en 2007 que encontró un cráter (el lago Cheko) asociado al suceso.[7] Se trataría de un cráter de unos 50 metros de profundidad y 450 de diámetro localizado a 5 km del epicentro de la explosión. Los científicos afirman que han estudiado anomalías gravitatorias y muestras del fondo del lago que revelan este origen. Además, no hay testimonios ni mapas que avalen la existencia de este lago con anterioridad a 1908. Creen que se trataría de un fragmento menor del cuerpo impactante (cometa o asteroide) y que chocó a velocidad reducida. No obstante, los resultados de esta expedición no son definitivos, puesto que habría que obtener muestras más profundas. Algunos científicos han puesto en duda esta hipótesis, ya que consideran extraño que se generara sólo un cráter menor, en vez de un gran cráter (como el Cráter del Meteorito, en Arizona) o un rosario de pequeños cráteres (como el Meteorito de Sijoté-Alín, en Rusia, o Campo del Cielo en Argentina). Además, existen árboles en el lago que aparentan tener más de cien años.

Crónicas de los supervivientes

Los supervivientes de la zona afectada por la explosión la describieron como un hongo gigante que se elevaba por los aires.[3] volaron por los aires.

Other Languages
azərbaycanca: Tunqus meteoriti
беларуская: Тунгускі метэарыт
беларуская (тарашкевіца)‎: Тунгускі мэтэарыт
Bahasa Indonesia: Peristiwa Tunguska
norsk nynorsk: Tunguskahendinga
norsk bokmål: Tunguska-eksplosjonen
português: Evento de Tunguska
srpskohrvatski / српскохрватски: Tunguska eksplozija
Simple English: Tunguska event
slovenčina: Tunguská udalosť
slovenščina: Tunguska
Kiswahili: Tunguska
Türkçe: Tunguska Olayı
Tiếng Việt: Sự kiện Tunguska
Bân-lâm-gú: Tunguska sū-kiāⁿ