Báculo (hueso peneano)

El hueso peneano de un perro. La flecha señala la ubicación del surco uretral.

El báculo, o en latín baculum, es un hueso que se encuentra en el pene de la mayoría de los mamíferos, más precisamente en insectívoros, roedores, carnívoros y los primates. Entre las especies domésticas, se encuentra en el gato y el perro. Este hueso les permite a estos animales la penetración en ausencia de erección.

En latín se llamaba baculum (vara), os penis (hueso peneano) y os príapi (hueso de Príapo).

Está ausente en humanos, marsupiales, hienas, lagomorfos (como conejos y liebres) y en la familia equidae, entre otros. Su forma y tamaño varían entre las especies, y su función es la de hacer posible la erección. En los seres humanos, al no tener báculo, la erección se logra cuando el tejido eréctil del pene se llena de sangre.

El hueso homólogo en las hembras se llama os clitoridis (hueso clitorídeo) o baubellum.

Ausencia de báculo en los humanos

El báculo o hueso peneano de un mapache.

Un objeto de investigación sobre la evolución es el hecho de que el género humano presente esta ausencia tanto de pene óseo como de clítoris óseo, a diferencia de otros grandes mamíferos. De todas maneras, este hueso es bastante reducido entre los grandes simios: en muchas especies tiene una estructura insignificante de 10 a 20  mm.

En 1978, el zoólogo Richard Dawkins especuló que en los humanos, la pérdida del hueso ―que sí está presente en nuestra especie más cercana (el chimpancé)― probablemente se deba a la selección de las hembras, que buscaban signos de buena salud en los machos adultos. La dependencia del pene humano en los medios vasculares para lograr el estado rígido lo vuelve particularmente vulnerable a las variaciones de la presión sanguínea. Una disfunción eréctil indicaba no solo el estado físico del macho (como diabetes o trastornos neurológicos) sino también estados mentales como estrés y depresión.[1]

El mito de Adán

Según investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Gilbert y Zevit, 2001),[3]

El texto bíblico explicaría la pérdida de ese hueso en el hombre con el mito de la costilla de Adán. El hueso peneano está más asociado con la paternidad que una costilla. La costura de carne a la que se refiere el versículo 2.21 podría referirse al rafe perineal, la «costura» embrionaria que se percibe en el pene y el escroto. El idioma hebreo bíblico no tenía palabras para referirse al pene, por lo que se tuvo que utilizar otra palabra. El término hebreo que se utilizó para costilla, tzelá, tiene otros significados aparte de «hueso», como los marcos de la puerta, que funcionan como columnas de sostén, y el tronco de los árboles. Entonces más bien podría referirse a un mero soporte estructural.[4]

Other Languages
Afrikaans: Penisbeen
Alemannisch: Penisknochen
العربية: عظمة القضيب
български: Пенисна кост
català: Bàcul (os)
čeština: Pyjová kost
Deutsch: Penisknochen
English: Baculum
eesti: Peeniseluu
français: Baculum
हिन्दी: स्तंभास्थि
hrvatski: Penisna kost
italiano: Osso penico
日本語: 陰茎骨
한국어: 음경골
lietuvių: Os penis
Nederlands: Penisbot
português: Báculo (biologia)
română: Os penian
русский: Бакулюм
slovenščina: Bakulum
svenska: Penisben
Tagalog: Baculum
Türkçe: Baculum
українська: Бакулюм
中文: 陰莖骨