Azulejo

Fragmento del mural cerámico de 180 por 1,20 metros, que recorre los dos andenes de la estación "Campo de las Naciones" del Metro de Madrid.[a]

Azulejo o ladrillo azulejo (del árabe hispano «azzuláyǧ[a]», y a su vez del árabe الزليج az-zulaiŷ, "barro vidriado"),[4]

Aplicados en paredes, pavimentos y techos de viviendas, palacios y arquitectura religiosa, o en jardines y redes del ferrocarril metropolitano, los temas de la decoración abarcan un amplio abanico, desde sencillas composiciones geométricas o vegetales hasta barrocos episodios históricos, escenas mitológicas, iconografía religiosa y motivos costumbristas.[5]

Su presencia ha sido determinante en la estética de la arquitectura hispano-árabe y en el arte hispanomusulmán en general, destacando su evolución en el mudéjar y en la loza portuguesa y española desde el siglo XVIII.[6]

Azulejería

Patrón sencillo para azulejería.

Definida por la RAE como el "oficio de azulejero" o la "obra realizada en azulejos o con revestimiento de azulejos",[8]

Historia

Detalle de la Mezquita Bibi Khanum (siglo XIV), en Samarcanda.

Las excavaciones arqueológicas continúan aportando pruebas del uso en Mesopotamia de losas de tierra cocida (pintadas por la parte exterior y después barnizadas) para pavimentar y decorar diferentes sectores de su arquitectura, desde los sencillos hogares hasta los palacios imperiales. Así lo confirman y documentan los descubrimientos hechos en diversos enclaves de la cultura del Imperio Asirio o el Persa, con ejemplos importantes como los frisos de las murallas de Babilonia, la fortaleza de Khorsabad, la antigua ciudad de Nínive, o el Palacio de Susa.[c]

El azulejo y sus técnicas entraron en Europa en el siglo VII a través de al-Andalus al sur de la península ibérica, y alcanzaron un esplendor del que todavía son ejemplo la arquitectura del Califato de Córdoba y el Reino nazarí de Granada. Desde el singular «sofeysafa» con que los califas cordobeses adornaron las paredes del mihrab,[12] gracias a los gremios de alarifes moriscos, y se extendería luego por Europa a partir del siglo XIII, fundiéndose con los recursos arquitectónicos importados por las Cruzadas y el comercio con Oriente de la Serenísima República de Génova y la República de Venecia.

Inicialmente, las piezas no tuvieron dimensiones fijas; la tradición azulejera de Portugal, una de las más importantes de Europa,[13] estableció, a partir del siglo XVI y hasta el siglo XIX, una medida entre los 13,5 y los 14,5 cm., mayor que la tradicional árabe, como consecuencia del aumento de la producción.

En Occidente, las penínsulas Ibérica e Itálica acaparan la producción e importación de azulejos al resto de Europa hasta el final del siglo XVI, con focos más locales en parte del Norte de África y un capítulo aparte en el extremo oriental del Mediterráneo siguiendo patrones y escuelas bizantinas. A partir del siglo XVII la azulejería florece en otros muchos países de Europa Central, en especial en Francia, los Países Bajos, los estados de influencia germana y las islas Británicas, afirmando la producción, técnicas y creatividad a lo largo del siglo XVIII y consumándose en el siglo XIX con su presencia en las Exposiciones Universales.[15]

Seis oficios gremiales: canteros, alfareros, mimbreros (cestería), panaderos, boteros y zapateros; en la azulejería catalana.

Azulejos de oficios

Desde el siglo XVII se hizo común en las fábricas de azulejos un motivo ornamental -para cocinas de menestrales y señores- que con el tiempo se llegaría a convertir en un clásico del coleccionismo para los amantes de la cerámica y un objeto de culto para los anticuarios: el azulejo de oficios, así llamado por representar tipos y entornos del mundo del trabajo artesanal.[16]

Azulejo figurativo holandés

También conocido como azulejo de figura o "de figura avulsa", es un ladrillo azulejo con decoración figurativa sencilla en una gama de tonos azul cobalto sobre fondo blanco.[18]

Uso publicitario

Capítulo relativamente reciente en la historia del azulejo fue su uso en grandes murales publicitarios. Elaborados a mediados del siglo XX, en España aún pueden contemplarse los ejemplos de los nitratos para abonos ( Nitrato de Chile y Nitrato de Noruega) y algunos paneles supervivientes de la publicidad interior de las estaciones del ferrocarril metropolitano de Madrid y Barcelona. También pueden agruparse en este conjunto los ejemplos que -como experiencia casi endémica- componen la curiosa azulejería del comercio de Madrid producida en el primer tercio del siglo XX.[19]

Other Languages
čeština: Azulejo
Deutsch: Azulejo
Ελληνικά: Αζουλέζου
English: Azulejo
Esperanto: Azuleĥo
suomi: Azulejo
français: Azulejos
galego: Azulexo
magyar: Azulejo
italiano: Azulejo
ქართული: აზულეჟუ
한국어: 아줄레주
lietuvių: Azulechas
Nederlands: Azulejo
polski: Azulejo
português: Azulejo
română: Azulejo
русский: Азулежу
slovenčina: Azulejo
slovenščina: Azulejo
svenska: Azulejos
Türkçe: Azulejo