Ayuntamiento de Valladolid

La Casa Consistorial, en la Plaza Mayor de Valladolid, es la sede del Ayuntamiento de la ciudad desde 1908.

El Ayuntamiento de Valladolid es la institución que se encarga del gobierno de la ciudad y el municipio de Valladolid. Está presidido por el Alcalde de Valladolid, que tras las elecciones municipales de 2015 es Óscar Puente Santiago, del Partido Socialista Obrero Español.

Su sede está emplazada en la Casa Consistorial de Valladolid ubicada en la Plaza Mayor de la capital vallisoletana.

Historia

Cuando el conde Ansúrez llegó como señor y gobernador de la villa ya existían dos parroquias, un recinto defensivo insignificante y una cerca. Existía también como organización ciudadana un concilium o concejo, reunión del pueblo representado por los más notables. Las dos parroquias eran la de San Miguel y la de San Julián, ambas con su respectivo caserío formando parroquias o collaciones. La cerca debió ser de poca altura, más bien una empalizada.[1]

Cuando, en 1072, Alfonso VI encomendó al conde Pedro Ansúrez y a su esposa doña Eylo Alfonso la repoblación de Valladolid, el aumento demográfico y la aparición de un incipiente sector mercantil predispusieron a la aparición del Concejo de Valladolid,[3]​ Paulatinamente, las atribuciones del concejo fueron aumentando hasta que a mediados del siglo XII, al frente de la villa se encontraba un juez nombrado por el rey, lo que concedía independencia judicial a la institución.

Las primeras reuniones del concejo se celebraron en locales ajenos o en el claustro de la Colegiata de Santa María, hasta el año 1338, cuando se construyeron unas casas propias en la antigua Plaza de Santa María (hoy Plaza de la Universidad). Simultáneamente, existió otra Casa Consistorial, situada en la Plaza Mayor, en unos terrenos cedidos por el desaparecido Convento de San Francisco, situados en la acera sur de la plaza.

En el siglo XIII, a cargo del concillium vallisoleti se hallaban cuatro alcaldes y un meri merino; estaba sometido a una importante intervención real e integrado por escribanos, jurados, encargados del sello, montaneros, defeseros etc.[4]​ A mediados de siglo, Alfonso X el Sabio, estableció un régimen de exclusividad para acceder a los cargos municipales. Solamente los pertenecientes a la caballería podían participar en el llamado regimiento o concejo cerrado en oposición a la asamblea de vecinos representada por el concejo abierto. Esta decisión provocó un gran malestar entre los vecinos de la villa. Rucquoi 1985: p. 752. Cfr, Memorial Histórico Español, tomo I, doc. CII, pp. 224-228</ref>

Antiguo escudo de Valladolid empleado durante los siglos XIX y XX, hasta 1939.

En el siglo XIV, el concejo estaba integrado por dos alcaldes, un merino, dieciséis regidores (concejales) con carácter vitalicio y dos escribanos. Hasta finales de siglo, los cargos seguían siendo ocupados por caballeros. Con los Reyes Católicos, apareció la figura del corregidor en las ciudades.

Hasta el siglo XIX no hubo cambios importantes; la Constitución de 1812 contemplaba la supresión de los oficios vitalicios en los ayuntamientos y el establecimiento de un sistema indirecto de elección de cargos municipales entre los vecinos mayores de 25 años y más de cinco años de vecindad en Valladolid.

Entre 1902 y 1923, gobernaron Valladolid 21 alcaldes, de los cuales la mayoría fueron de filiación albista. En esta época proliferaron las vinculaciones de los servicios públicos y las contrataciones a empresas próximas al poder de los brugal. En estos años se municipalizó además, el impuesto sobre el consumo y las personas encargadas de su recaudación e inspección se integraron el plantilla municipal.

A partir de 1923, y con la aprobación del Estatuto Municipal en 1924, durante la dictadura de Primo de Rivera, se inició la cualificación y profesionalización de la de la plantilla municipal. Con la llegada de la Segunda República y la promulgación de una nueva Ley Municipal en 1935, Valladolid tuvo por primera vez en sus historia alcaldes elegidos de forma democrática; estos fueron los socialistas Antonio García Quintana y Federico Landrove Moiño.

Guerra Civil y Franquismo

El estallido de la guerra civil, supuso la paralización de obras, servicios públicos y cualquier actividad municipal. La plantilla municipal fue desintegrada y muchos de sus componentes fueron detenidos y asesinados.

Durante el franquismo, se produjo un gran aumento demográfico,[6]

Democracia

Con la llegada de la democracia, los vallisoletanos pudieron elegir a sus alcaldes de forma democrática cada cuatro años, mediante sufragio universal, por los mayores de 18 años. Tras la aprobación de la Constitución de 1978, el Ayuntamiento estuvo presidido por el Partido Socialista Obrero Español, con Tomás Rodríguez Bolaños de Campos al frente hasta el año 1995, año en el que asumió la alcaldía Francisco Javier León de la Riva, del Partido Popular hasta 2015 cuando volvió a tomar el mando el Partido Socialista Obrero Español de la mano de Óscar Puente Santiago.

Other Languages