Avenida de los Insurgentes

Avenida Insurgentes
Ciudad de MéxicoMéxico
Torre wtc mexico.jpg
Av de los Insurgetes (Mexico D.F.) esq Gral.svg
Esquema general de la Avenida Insurgentes dividido en sus zonas.
Datos de la ruta
Nombre anteriorCamino Nuevo a San Cosme, Avenida Veracruz, Vía del Centenario, Avenida Insurgentes.
Inauguración1952
Ancho de calzada30 metros en promedio
Ancho de acera2 metros en promedio
Longitud28.8 Km
Otros datos
Pueblos, Barrios, Colonias o zonas destacadasZona norte
Pueblo de San Pedro Zacatenco colonia Residencial Zacatenco, pueblo de Atzacoalco, Santa Isabel Tola, Tepeyac Insurgentes, colonia Guadalupe Insurgentes, colonia Vallejo, colonia Lindavista, pueblo de Calputitlán pueblo de San Simón Tolnáhuac, Tlatelolco
Zona centro: colonia Santa María la Ribera, colonia Buenavista, colonia Tabacalera, colonia San Rafael
Zona sur: colonia Cuauhtemoc, colonia Juárez, Zona Rosa, colonia Condesa, colonia Roma
Líneas del Metrobús.Línea 1 corredor Insurgentes (Indios Verdes - El Caminero)
Lugares de interés turísticoCiudad de Guadalupe Hidalgo, Colonia Lindavista, Zona Rosa, Colonia Roma, Colonia Condesa, Colonia Del Valle, World Trade Center México, Polyforum Cultural Siqueiros, Parque Hundido, Monumental Plaza de toros México, Estadio Azul, Galerías Insurgentes, Teatro de los Insurgentes, Plaza Inn, San Ángel, Ciudad Universitaria de la UNAM, Pedregal de San Angel, Centro Comercial Perisur, Zona Arqueológica de Cuicuilco, Plaza Cuicuilco, Villa de Tlalpan, Parque de las Fuentes Brotantes, Pueblo de Santa Úrsula Xitla y el Monumento al Caminero.
Orientación
 • NorteCalle Acueducto de Guadalupe y la Carretera Federal México – Laredo No. 85, La Villa, Ticomán, en la Delegación Gustavo A. Madero.
 • SurCalle Guadalupe Victoria, Carretera Federal México – Cuernavaca 95 y Autopista México - Cuernavaca 95D y Monumento al Caminero en la Delegación Tlalpan.

Se conoce popularmente como Avenida de los Insurgentes a tres avenidas continuas que forman uno de los principales ejes viales del poniente de la Ciudad de México, con una longitud combinada de 28.8 kilómetros atraviesa la mayor parte de la capital mexicana. Se divide en tres avenidas o zonas: la norte, que va de la calle Acueducto de Guadalupe y la Carretera Federal México – Laredo No. 85, a la calle de Mosqueta. La zona centro comprende desde la calle de Mosqueta hasta el Paseo de la Reforma. La zona sur, del Paseo de la Reforma a la calle Guadalupe Victoria, Carretera Federal México – Cuernavaca 95 y Autopista México - Cuernavaca 95D.[5]

Historia

Época colonial y siglo XIX

Llamada popularmente Insurgentes, esta avenida tiene sus antecedentes en varias calles, caminos rurales, carreteras y tramos de avenidas que se remontan por lo menos a la primera mitad del siglo XIX. Por entonces, en casi su totalidad, los terrenos que albergarían la Avenida de los Insurgentes eran parte de lo que fueran los lagos de Texcoco y el lago de Xochimilco, los cuales fueron desecados por las diferentes obras que se realizaron desde la época colonial para desalojar las aguas de la cuenca de México.

Para 1857, en lo que hoy sería el tramo entre la calle Ricardo Flores Magon y Avenida Revolución, se había creado una amplia avenida la cual recibió el nombre de Nuevo Camino a San Cosme, la cual junto con muchos otros terrenos del Distrito de México en la aplicación de las Leyes de Reforma entraron en una larga y problemática historia de ventas, divisiones, fusiones e invasiones, tanto de terrenos ejidales y de haciendas pertenecientes a pueblos originarios del Distrito Federal como de particulares. Debido a este caos se crean multitud de carreteras y caminos elevados sobre el terreno cenagoso y pantanoso de la zona rural para poder comunicar esas propiedades rurales, hasta entonces los dos únicas rutas prácticas que existían al sur del Valle de México eran las hoy llamadas Calzada de Tlalpan y la Avenida Revolución y al norte las Calzada de la Verónica “Circuito Interior”, Calzada Vallejo y Calzada de los Misterios, además de los canales y caminos que en algunas zonas existían, como Niño Perdido (hoy Eje Central Lázaro Cárdenas). En 1887 se inaugura el Monumento a Cuauhtémoc, que se convertiría en el cruce con Paseo de la Reforma.[5]

Siglo XX (época porfirista)

Para el año de 1900 con la creación de colonias externas a la Ciudad de México como las colonias Cuauhtémoc, Juárez, Colonia Tabacalera, Colonia San Rafael y la Colonia del Valle, el llamado Camino Nuevo a San Cosme sufrió varias transformaciones. De norte a sur, entre Flores Magón y Héroes Ferrocarrileros, se cierra la avenida y se integra a los patios de maniobra de la Estación Santiago “carga” y Estación Central “pasajeros” del Ferrocarril Central de México. Entre Héroes Ferrocarrileros y Gómez Farías se le llama Calle 22 Poniente; entre las calles de Gómez Farías y Antonio Caso aparecía otro cierre que se convertía en un patio de maniobras y estacionamiento de la Compañía de Tranvías del Distrito Federal. De la calle Antonio Caso a Paseo de la Reforma se le llamó Ramón Guzmán, pero lateralmente al trazo se construye la Estación Colonia. Entre Paseo de la Reforma y Avenida Chapultepec se le conoció como Avenida Insurgentes, nombre que de manera informal se extiendió para camino rural México – San Ángel.[5]

Esta avenida se prolonga al sur y recibe el nombre de Vía del Centenario, aunque conforme a la nomenclatura de la Colonia Roma, recibe el nombre de Avenida Veracrúz; más al sur, se crea un camino rural. Al oriente de esta zona y al sur de la ciudad de México se construyó un tramo aparte para unirla con la Colonia del Valle y la Villa de Tlalpan. el llamado Camino México – Tlalpan. el cual se formaba. más o menos. por las hoy llamadas Avenida Dr. José María Vertiz, Avenida Universidad, Eje 10 Sur y que con parte del Anillo Periférico Sur y el viejo Camino Viejo a Cuernavaca “Insurgentes Sur” llega hasta Tlalpan.[5]

Siglo XX (época revolucionaria)

Durante la tercera década del siglo XX, el Gobierno del Distrito Federal, en conjunto con la Asociación Nacional de Planificadores de la República Mexicana “ANPRM" (encabezada por el arquitecto mexicano Carlos Contreras Elizondo) crea un Plan General de Desarrollo, mismo que marca la creación de varias avenidas y calles principales como el Circuito Interior, Anillo Periférico y la Avenida de los Insurgentes. Este plan se presentó en 1933, y entre otras cosas incluía la unión y creación de varias obras viales, por eso se amplía la Av. Veracrúz .Por la misma época, al norponiente, se crea la Autopista México – Laredo la cual parte del Pueblo de Nonoalco – Tlatelolco. La autopista desde un principio se pensó con dos zonas de circulación: una zona central de alta velocidad y las otras laterales más pequeñas para baja velocidad, pensando que a su vera se construirían zonas industriales fuera de la ciudad.[5]

Al sur de este punto, se encontraban la Estación Santiago “carga” y Estación Buenavista “pasajeros” de Ferrocarriles Nacionales de México, cuyos patios se modifican para dar cabida a una nueva estación de pasajeros y sacar la de carga a la Estación de Pantaco, por eso se amplía la Calle 22 Poniente hasta la Calzada San Simón y construye el llamado Puente de Nonoalco, para permitir el paso fluido de vehículos por encima de las vías del ferrocarril que salían de la nueva Estación Terminal de Buenavista. Poco después, se elimina el patio de maniobras y estacionamiento de la Compañía de Tranvías del Distrito Federal, y de este modo se amplía la calle Ramón Guzmán, nombre que en los cuarenta se amplió a la Calle 22 Poniente.

En la década de los 40, luego de varios conflictos agrarios, como la desaparición del Pueblo de Xola que dieran paso a la construcción de la Colonia San José Insurgentes y a la Colonia del Valle, se ampliaron y unieron diferentes caminos para que, en el gobierno del presidente Miguel Alemán Valdés, el tramo entre Paseo de la Reforma y el incipiente Pueblo de San Ángel, reciba el nombre de Ejército Insurgente (en honor al Ejército Trigarante, que fuera el ejército definitivo en la guerra de independencia de México), sin embargo, el nombre no prospero y rápidamente se cambió por el que era ya conocido popularmente: Avenida de los Insurgentes.

El año de 1940 se inaugura el Monumento a La Raza en lo que entonces era la entrada a la ciudad de México por la carretera México – Laredo[5]

Siglo XX (décadas de los 50 a los 70)

Durante las regencias de Fernando Casas Alemán se empezó a dar forma definitiva a la Avenida de los Insurgentes en lo que hoy es su zona centro, con un camellón arbolado de aproximadamente dos y medio metros de ancho, dos zonas de rodamiento de nueve metros cada una y banquetas de al menos dos metros.

En la administración de Ernesto P. Uruchurtu las obras continuaron. Este Jefe del Departamento del Distrito Federal realizó algunas de las obras más emblemáticas y criticadas del Distrito Federal, entre ellas: la construcción de la parte norte del Paseo de la Reforma y la Avenida Insurgentes. De esta última se recuerdan muchas anécdotas sobre cómo logró derribar varios inmuebles que se habían amparado para evitar su derribo, principalmente argumentando que eran construcciones históricas (aunque la casi totalidad de ellas eran de la época porfiriana), de esto modo, por ejemplo, la madrugada anterior al desalojo y demolición de los inmuebles mando cambiar el nombre de la calle donde se ubicaban, así como todas las referencias que existían de la misma para poder argumentar que los amparos se referían a otros inmuebles, ya que el derribado en realidad estaba ubicado en otra calle. Así fue como la calle Ramón Guzmán dejó de existir, para cuando los dueños habían logrado obtener otro amparo ya habían sido demolidas las construcciones para dar paso a la ampliación de la “Avenida de los Insurgentes Centro”.[5]

Durante los 50, la Avenida de los Insurgentes sigue el diseño dado por Fernando Casas Alemán, aunque el camellón de la parte centro fue reducido a un metro y medio, lo cual, por presiones de desarrolladores inmobiliarios, se replica en el segemento entre Paseo de la Reforma y el Viaducto Miguel Alemán, ya que de esta manera podrían dejar la zona verde delante de sus construcciones, lo cual raramente se cumplió.

Por otro lado, el proyecto de la Ciudad Universitaria de la UNAM, entre 1943 y 1954, en el Pedregal de San Jerónimo perteneciente al Ejido de San Jerónimo, da pie a la ampliación de un viejo y pequeño camino llamado Camino de San Ángel a Tlalpan. A inicios de la ampliación, recibió el nombre de Carretera Federal México – Cuernavaca y se llevó sobre el Pueblo de San Ángel demoliendo muchas de las casas de descanso que caracterizaban a la zona, esto para conectarlo con la Avenida de los Insurgentes que solo llegaba hasta el hoy llamado Camino al Desierto de los Leones. Al ser una construcción difícil que requería volar con explosivos muchas de las piedras volcánicas que formaban el pedregal, la obra no se inauguró sino hasta diez años después de la inauguración de la Ciudad Universitaria de la UNAM, por eso al terminarse ya se había iniciado el fraccionamiento de la zona del Pedregal de San Jerónimo con el nombre de Jardines del Pedregal de San Ángel como una zona de muy alto estatus económico, a pesar de la falta de sistemas de drenaje y agua potable, sin menospreciar que los terrenos habían sido expropiados a un ejido y luego vendido a particulares para su fraccionamiento.

En 1957 un sismo dañó bastantes construcciones del porfiriato en la zona de la Colonia Cuauhtémoc y la Colonia Roma. En esta última sobrevive el Condominio Insurgentes que estaba en construcción y que se vuelve el más alto y lujosos de todo el Distrito Federal.[5]

De esta manera, el tramo entre Camino al Desierto de los Leones y la calle Guadalupe Victoria y la Carretera Federal México – Cuernavaca, recibe el nombre de Avenida de los Insurgentes, en un intento fructífero de declarar el área como zona urbana y poder desarrollarla como una ciudad satélite al sur de la Ciudad de México, por ello, el trazo entre Periférico Sur y la calle Guadalupe Victoria tiene el diseño más estrecho. En principio era sólo una carretera con cuatro carriles (dos por sentido y sin camellón central), sin embargo, el tener un derecho de vía propio de una carretera federal permitió que en los años 60 se convirtiera a tres carriles amplios y un pequeño camellón de medio metro con estrechas banquetas para los peatones.[5]

Para los XIX Juegos Olímpicos se amplía y embellece el tramo entre Periférico Sur y Camino al Desierto de los Leones, se hace un paso a desnivel en Periférico Sur, se amplía la carpeta de rodadura pero sin dejar banquetas propias para peatones, entre otras obras más. Para esos juegos se realiza un mejoramiento a la avenida entre Eje 10 Sur y el Paseo de la Reforma con losetas rojas vidriadas, de las cuales aún existen tramos con este tipo de acabado, el camellón central se rodea con una banqueta de piedra volcánica y se arregla la vegetación de los camellones. Por esa misma época se lleva a cabo un proceso de arreglo entre Eje 1 Norte y Acueducto de Guadalupe. De sur a norte hasta la Calzada San Simón se construyó un camellón central continuo que lo hace una vía rápida, sin embargo, ante las quejas de los habitantes del Conjunto Urbano Nonoalco Tlatelolco (que estuvo en construcción desde 1949 hasta 1964), pronto fue abierto un cruce con la avenida Manuel Gómez. Por los mismos motivos, se construyó un paso a desnivel junto al Puente de Nonoalco con la finalidad de poder ampliar la avenida sin afectar al puente, que ya era considerado un monumento artístico, dejando el sentido norte-sur, al puente, y al sentido sur-norte, el paso a desnivel.

Paralelamente a esas obras, se remplazaron diferentes rutas de tranvías del sistema de Trolebuses que corrían por la avenida centro. El 4 de septiembre de 1969 se inauguró la primera Línea del metro de la ciudad de México la cual tiene una estación en el cruce de Avenida Chapultepec e Insurgentes, por lo cual se construyó la Glorieta de los Insurgentes, misma que fue hecha en deprimido respecto a la calle para evitar hundir el cajón del Metro.[5]

En 1961 se inaugura la primera etapa del Circuito Interior entre Puerto México y la Avenida de los Insurgentes, obra que se continúa hacia el poniente y con la cual se crea un distribuidor vial que rodea el Monumento a La Raza donde, en 1978, se inaugura la estación La Raza de la Línea 3 del Metro, misma que se amplía con tres estaciones hasta la estación Indios Verdes en 1979, en las inmediaciones de la Villa Gustavo A. Madero. Debido a estas obras se da el diseño característico de esta zona con un viaducto de alta velocidad exclusivo para vehículos, con calles laterales y puentes vehiculares para las calles que lo cruzan, sin embargo, Insurgentes pierde su camellón central por la construcción del Metro, por el derecho de vía, y se construye, entre 1981 y 1984, en su tramo final: el “CETRAM Norte” llamado popularmente “Paradero de Indios Verdes” desde donde se pueden tomar autobuses urbanos e interurbanos a ciudades del norte de la cuenca de México, como Pachuca, Tula, Teotihuacán, Ecatepec, etc.[5]

El 14 de septiembre de 1970, se inaugura parte de la Línea 2 del Metro que deja dos estaciones cerca de la avenida.

Siglo XX (décadas de los 80 y 90)

El sismo de 1985 daña muchos de los altos edificios existentes sobre la avenida, en especial los localizados en la zona de la Colonia Roma, muchos de los cuales tuvieron que ser demolidos con explosivos, una técnica nueva en México, ejemplo de eso es el edificio en la esquina con la Condominios Insurgentes. El 8 de julio de 1986 se inaugura el segundo tramo de la Línea 6 del Metro que crea la estación Basílica, hoy Deportivo 18 de Marzo. Durante el mismo año se modifica parte del Templo y Museo del Carmen para regularizar el CETRAM que existía informalmente en San Ángel.

El 29 de agosto de 1988 se inaugura el segundo tramo de la Línea 9 del Metro con la estación Chilpancingo. Es hasta la administración de Manuel Camacho Solís (1988 a 1993) como Jefe del Departamento del Distrito Federal que se regulariza la situación legal de la avenida insurgentes con la creación oficial de los tres tramos.[6]

Por esas mismas fechas se crean los puentes vehiculares de Pagannini – 100 metros y Cuitláhuac – Alfredo Robles Domínguez,[5]

El 15 de diciembre de 1999 se inaugura el primer tramo de la Línea B del Metro con la estación terminal de Buenavista, ubicada en el cruce con la calle de Mosqueta e Insurgentes.

Siglo XXI

En 2004 por las obras de remodelación del Paseo de la Reforma se mueve la glorieta y el Monumento a Cuauhtémoc.

El 19 de junio de 2005 se inaugura la Línea 1 del Metrobús entre Indios Verdes y Doctor Gálvez, misma que se extenderá hasta el Monumento al Caminero el 13 de marzo de 2008, siendo el único servicio de transporte público que abarca en la totalidad la Avenida de los Insurgentes. El mismo año se inaugura el puente vehicular sobre Ricardo Flores Magón que permite el confinamiento de las vías para el servicio de los trenes del Ferrocarril Suburbano de la Zona Metropolitana del Valle de México.

El 30 de octubre de 2012 se inaugura la Línea 12 del Metro con la estación Insurgentes Sur en el cruce con Félix Cuevas.

En febrero del 2014, como parte de las obras correspondientes al Circuito Bicentenario, se inició la construcción del paso a desnivel de Circuito Interior y Avenida de los Insurgentes, desde Río Mixcoac, hasta Avenida Universidad, completando así, lo que era el proyecto conmemorativo al bicentenario de la Independencia de México y el centenario de la Revolución Mexicana de 1910.[9]​ La realización de la obra vehicular, implicó la adecuación del cruce de Insurgentes, Circiuto Interior y Eje 8 Sur, donde ofrecen servicio la Línea 1 del Metrobús y la ruta Circuito bicentenario del Sistema de Movilidad 1 (M1), convirtiendo el espacio de varios semáforos, en una glorieta que permitiera el paso continuo de las distintas vialidades.