Avenida Brasil (telenovela)

Avenida Brasil fue una exitosa telenovela brasileña producida por la Rede Globo. Emitida desde el 26 de marzo al 19 de octubre de 2012, reemplazando a Fina Estampa y siendo sucedida por La guerrera.

Escrita por João Emanuel Carneiro, con la colaboración de Marcia Prates, Alessandro Marson, Antonio Prata, Luciana Pessanha y Thereza Falcão, dirigida por Gustavo Fernández, Joana Jabace, Paulo Silvestrini, Thiago Teitelroit y André Câmara, con la dirección general de Amora Mautner y José Luiz Villamarim sobre núcleo de Ricardo Waddington.

Protagonizada por Débora Falabella, Cauã Reymond y Murilo Benício, con las participaciones antagónicas de Adriana Esteves, Marcello Novaes y los primeros actores Emiliano D'Ávila y Juca de Oliveira. Cuenta con las actuaciones estelares de los primeros actores Marcos Caruso, Eliane Giardini, Vera Holtz y José de Abreu. Con la participación especial del primer actor Tony Ramos.

La telenovela en solo seis meses, tuvo sus derechos de exhibición licenciados en 106 países y, posteriormente, en 24 naciones más, sumando 130 países.[6]

El éxito de Avenida Brasil fue tanto que la telenovela apareció en la revista Forbes de Estados Unidos como verdadero fenómeno de la televisión mundial y como la novela más rentable de la historia. En general, Avenida Brasil es la segunda novela más exitosa de todos los tiempos, después de la telenovela colombiana Yo soy betty, la fea , que han sido proyectadas en más de 180 países y doblada a más de 25 idiomas.[7]

Compitió como mejor telenovela de 2013 en los Premios Emmy Internacional, pero perdió ante la telenovela también brasileña Lado a Lado.[8]

Trama

En Avenida Brasil, la ambición y la crueldad pueden cambiar el curso de la vida de una joven y con el tiempo, llevarla a querer venganza. Esta es la dramática historia de Rita, que lucha por recuperar parte de la vida que su madrastra cazafortunas, Carmina, le robó cuando todavía era solo una niña.

Primera fase

1999. Genesio ( Tony Ramos) un hombre viudo y solitario se casa con Carminha ( Adriana Esteves), una mujer aparentemente simple y sencilla pero que esconde un ambición desmedida y sólo piensa en aprovecharse del dinero de Genesio y es por ello que planea un golpe para robar al pobre hombre. El plan hubiese sido exitoso pero Rita ( Mel Maia), la hija de Genesio descubre todo e intenta prevenir a su padre en contra de Carmina. Pero es demasiado tarde, y sucede lo peor, Genesio muere en la Avenida Brasil, atropellado por la estrella de fútbol Tifón ( Murilo Benício), que acababa de ganar el Campeonato Carioca. Este, lleno de culpa por la muerte de Genesio decide acercarse a Carminha recién enviudada para consolarla y brindarle apoyo y es allí cuando esta ve la oportunidad perfecta para casarse con Tifón y finalmente llegar a ser rica y poderosa. Después de obtener todo el dinero de Genesio, Carminha, con la ayuda de su amante y cómplice Max ( Marcello Novaes), llevan a la niña Rita a un basural, donde crece con un deseo de venganza en contra de Carminha y Max.

En el basural, Rita sufre mucho a manos de Nilo ( José de Abreu), un hombre ambicioso y cruel que se aprovecha de los niños para conseguir dinero con la basura que estos reciclan. Pero ella se acerca a Lucinda ( Vera Holtz), una mujer humilde y cariñosa que cría a los niños del tiradero como sus propios hijos. Es allí donde se encuentra con Patata ( Bernardo Simões), un niño que fue abandonado cuando era un bebé en el basural, y los dos se convierten en amigos cercanos y viven una relación infantil e inocente pero muy importante para ambos. El destino los separa cuando Rita es adoptada por una pareja argentina rica y estos le cambian el nombre a Nina.

Carminha se casa con Tifón, y este se separa de Monalisa ( Heloísa Perissé), dueña de un popular salón de belleza del que Tifón es socio. Carminha se va a vivir en una lujosa mansión en el suburbio ficticio “El Divino”, en la zona norte de Río de Janeiro. Poco después de que Rita se va del tiradero, adoptan a Patata, que en realidad es el hijo biológico de Max y Carminha pero esta lo abandonó en el tiradero años antes porque no podía mantenerlo. El niño es muy bien recibido en la casa de Tifón, y se pasa a llamar Jorgito.

Segunda fase

2012. Nina ( Débora Falabella) ha crecido hasta lograr convertirse en una gran chef. Su madre adoptiva Denisse falleció, y ella creció pensando en vengarse de Carminha. Pero cuando Martín ( Jean Pierre Noher), su padre adoptivo en Argentina fallece, se muda de nuevo a Brasil para iniciar su plan de venganza, dejando atrás a su novio Héctor ( Daniel Kuzniecka) y a sus dos hermanas, Begonia ( Carol Abras) y Mercedes ( Marina Glezer). Ya en Brasil, Nina se hace amiga por internet de Ivana ( Letícia Isnard), hermana de Tifón, y es allí cuando le pide trabajo como cocinera en la mansión y de esta forma encontrarse muy cerca de Carmina.

Carmina es ahora una esposa ejemplar, o al menos aparenta serlo, ya que todo es una fachada de mujer bondadosa y buena ama de casa pero en realidad ella detesta a la familia de Tifón y el suburbio en donde estos viven. La única persona a la que realmente adora es a Jorgito ( Cauã Reymond), su hijo de sangre, pero al que todo mundo cree adoptado. Carmina también es madre de Ágata ( Ana Karolina Lannes), otro resultado de su relación con Max, pero que todos creen que es hija de Genesio. Carmina aún continua la relación con Max, quien ahora está casado con Ivana.

Jorgito es novio de Débora ( Nathalia Dill), una chica rica y de buenos sentimientos. Débora, a su vez, es la hija de Carlitos ( Alexandre Borges), un ejecutivo que mantiene relaciones con tres mujeres: Verónica ( Débora Bloch), una mujer rica, vanidosa y dominante, madre de Débora; Noemia ( Camila Morgado), una mujer culta, moderna y madre de Tomás ( Ronny Kriwat), y finalmente, Alexia ( Carolina Ferraz) su mujer más reciente, una mujer bella, rica e independiente con quien tiene una joven hija, Paloma ( Bruna Griphão).

Rita, ahora como Nina, se va a vivir con la familia de Tifón, pero se entera de que Jorgito es su gran amor de la infancia y es allí en donde Nina se debate entre el amor y la venganza contra su ex madrastra Carmina, y hasta dónde está dispuesta a llegar entre el amor y la venganza. La relación de Nina y Jorgito es encubierta por su madre del tiradero Lucinda. Cuando Nilo descubre que Nina y Rita son la misma persona, usa esto como un chantaje. Lucinda aún sigue viendo a Santiago ( Juca de Oliveira), un hombre que repara juguetes y que era su antiguo amor. Pero lo que nadie sabe es que Santiago es el mayor villano de la historia, ya que es el padre de Carmina y su mentor.

Etapa final

Muchos giros ocurren en la trama, incluyendo un triángulo amoroso inusual entre Nina, Jorgito y Max, cuando éste se enamora perdidamente de la cocinera. Después de descubrir la verdadera identidad de Nina, Carmina decide darle una lección a ella. Pero es tarde, porque Nina logró fotografiar a Carmina y Max mientras ellos hacían el amor, y usa esas fotos para chantajear a Carmina, amenazando contarle toda la verdad a Tifón. Un clima de suspenso surge en las últimas semanas de la novela cuando Max es asesinado misteriosamente en el tiradero. Lucinda se declara culpable para encubrir al verdadero asesino.

En el último capítulo, Santiago secuestra a Tifón y a Nina para que Carmina tenga la oportunidad de librarse de las dos personas que más odiaba, pero después de reflexionar sobre sus acciones, evita que su padre los asesine a sangre fría y decide entregarse a la policía.

En el interrogatorio judicial, Carmina confiesa ser la verdadera asesina de Max, y afirma que lo mató en defensa propia después de que él se volviera loco y tomara de rehenes a Lucinda, Nilo, Carmina, Nina y Jorgito. Carmina golpeó la cabeza de su amante con un azadón justo cuando éste iba a matar a Nina. Lucinda era la única testigo de la muerte de Max a manos de Carmina, y decide ocultar la verdad ya que se sentía en deuda con su hijastra, debido a que ella siempre creyó ser la responsable de la muerte de Virginia (la madre de Carmina). Sin embargo, en los últimos capítulos se descubre que Santiago es el verdadero asesino de su propia esposa.

Tres años después, Tifón y Monalisa se reconciliaron y se fueron a vivir a la mansión. Carmina sale de la cárcel y vuelve al tiradero junto a Lucinda. Nina y Jorgito tienen un hijo y lo llevan a conocer a su abuela; allí, Rita y Carmina se perdonan con un abrazo, luego de haberse odiado por más de 15 años.

La novela termina con el partido final del campeonato, donde Adauto ( Juliano Cazarré) marca de penal el gol que consagra al Divino FC a la primera división.

Other Languages