Avenida 9 de Julio

Avenida 9 de Julio
Buenos AiresArgentina
Buenos Aires-Av. 9 de julio.jpg
Avenida 9 de Julio, con el Obelisco al fondo.
Avenida 9 de Julio Mapa.jpg
Datos de la ruta
Nombre anterior Norte a Sud (1912-1930) y 9 de Julio (desde 1930)[1]
Inauguración 1980 (traza definitiva)
Ancho de calzada 140 m
Otros datos
Avenidas que corta Santa Fe, Córdoba, Corrientes, de Mayo, Belgrano, Independencia, San Juan.
Sitios de interés Teatro Colón, Obelisco, Terminal Obelisco , Ministerio de Desarrollo Social, Estación Constitución.
Líneas de Autobuses 9, 10, 17, 45, 59, 67, 70, 91, 98, 100 y 129.
Estaciones de Metro Línea A Lima
Línea B Carlos Pellegrini
Línea C Diagonal Norte
Línea C Avenida de Mayo
Línea C Mariano Moreno
Línea C Independencia
Línea C San Juan
Línea C Constitución
Línea D 9 de Julio
Línea E Independencia
Estaciones del Metrobús Metrobus logo.svg Av. Santa Fe
Metrobus logo.svg Marcelo T. de Alvear
Metrobus logo.svg Paraguay
Metrobus logo.svg Av. Córdoba
Metrobus logo.svg Teatro Colón
Metrobus logo.svg Obelisco Norte
Metrobus logo.svg Obelisco Sur
Metrobus logo.svg Juan Domingo Perón
Metrobus logo.svg Bartolomé Mitre
Metrobus logo.svg Hipólito Yrigoyen
Metrobus logo.svg Adolfo Alsina
Metrobus logo.svg Av. Belgrano
Metrobus logo.svg Venezuela
Metrobus logo.svg México
Metrobus logo.svg Chile
Metrobus logo.svg Av. Independencia
Metrobus logo.svg Estados Unidos
Barrios que atraviesa Retiro, San Nicolás, Monserrat y Constitución.
Orientación
 • Norte Autopista Arturo U. Illia (AV-1 Norte)
 • Sur Autopista Arturo Frondizi (AV-1 Sur)
[ editar datos en Wikidata]

La avenida 9 de Julio es una de las arterias principales de la Ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina. Es conocida por ser uno de los íconos arquitectónicos más famosos del planeta, por emplazar en el cruce con la Avenida Corrientes al Obelisco y por ser la vía más ancha del mundo.[3]

En el cruce con la Avenida Corrientes se ubica la Plaza de la República donde se encuentra el famoso Obelisco en el lugar en el que la bandera nacional fue izada por primera vez en Buenos Aires, en 1812. Dicha circunstancia se recuerda en una de las inscripciones del lado norte del monumento.

Lleva su nombre en honor al día de la declaración de independencia del país, efectuada el 9 de julio de 1816. Su ancho es de 140 metros.

Si bien la construcción de la Avenida 9 de Julio se aprobó en 1912, los trabajos recién se iniciaron el 20 de abril de 1936, aunque con el proyecto reformulado, ya que originalmente estaba concebida con características similares a la Avenida de Mayo, con solo 33 metros de ancho y edificios a los costados. En la década del ´30, la expansión metropolitana de Buenos Aires generó que fuera considerada una herramienta para el reordenamiento urbano y allí es cuando se convierte en una avenida-parque de dimensión regional. El primer tramo, de 500 m de extensión, se inauguró el 12 de octubre de 1937[4]​ entre las calles Bartolomé Mitre y Viamonte. La habilitación de los tramos subsiguientes se realizó por etapas, conforme avanzaban las demoliciones sobre la traza. El actual extremo sur se alcanzó en 1972 (intersección Avenida San Juan) y su extremo norte en 1979 (intersección calle Arroyo).

Las expropiaciones y demoliciones continuaron y entre fines de los años 80 y mediados de los 90, la Avenida 9 de Julio finalmente alcanzó su objetivo original de convertirse en un eje vial metropolitano al ser vinculada en sus extremos norte ( Autopista Arturo Illia) y sur ( Autopista Arturo Frondizi) con la red de autopistas urbanas de la Ciudad de Buenos Aires.

En su intersección con la Avenida Corrientes se encuentra actualmente la Plaza de la República, donde está emplazado el Obelisco de Buenos Aires, monumento histórico de la ciudad.

Bajo casi toda su traza corre la Línea C del subterráneo porteño y en julio de 2013 se inauguró el " Metrobús 9 de Julio" entre Retiro y Constitución, por donde circulan 10 líneas de colectivo.

Características

Al este de la avenida corre la calle Carlos Pellegrini ( Bernardo de Irigoyen al sur de Rivadavia) y al oeste lo hace Cerrito ( Lima al sur de Rivadavia); estas dos calles funcionan en la práctica como carriles extra y se las contabiliza como parte de la misma para llegar a los 140 metros de ancho que se consideran normalmente. Un rasgo distintivo de la "9 de Julio" es que no posee un sistema de numeración, ya que solo hay un edificio que tiene acceso por una de sus veredas (el Ministerio de Salud y Desarrollo Social). De igual manera, no hay construcciones edilicias, salvo la mencionada, en las calles perpendiculares, que corresponden a la numeración del 1000 al 1100.

Para cruzar la avenida a pie se requieren varios minutos, puesto que hay semáforos en todos los cruces de calles y no están habilitados a los peatones el tiempo suficiente para cruzar caminando a una velocidad normal.

Instalaciones subterráneas

Estacionamiento subterráneo en 1937. Por aquel entonces eran toda una novedad.
Estación Avenida de Mayo del subterráneo Línea C, que realiza gran parte de su recorrido bajo la Avenida 9 de Julio.

La línea C del Subte de Buenos Aires realiza casi dos tercios de su recorrido por debajo del eje constituido por las calles Carlos Pellegrini y Bernardo de Irigoyen, ya que fue realizada antes que se inauguraran los carriles centrales. Por su parte, las líneas A, B, D y E también poseen estaciones en su intersección con la avenida. De hecho, las líneas B y D pasan por debajo del Obelisco, donde también existen dos galerías comerciales subterráneas, la Juan de Garay y la Pedro de Mendoza. Los nombres respectivos de las estaciones son Carlos Pellegrini, Diagonal Norte y 9 de Julio.

Por otra parte, con acceso por las calles Lavalle y Sarmiento, se encuentran bajo tierra los primeros estacionamientos públicos subterráneos de Buenos Aires, los cuales fueron inaugurados en 1937 ya que estaban contemplados por la Municipalidad junto con la construcción de la Avenida. Actualmente funciona una Terminal exclusiva para servicios chárteres.

En 1998 se inauguraron dos nuevas playas de estacionamientos subterráneos, una a la altura de la Avenida Santa Fe y otra a la altura de la Avenida Belgrano. Cada obra contemplaba además la construcción de un pasaje peatonal bajo la Avenida 9 de Julio con locales comerciales y, en el caso del pasaje de Avenida Belgrano, también se realizaría una conexión con la estación Moreno de la Línea C de Subterráneos (vinculación que finalmente no se concretó).[5]

A comienzos de los años 30, el proyecto de la Avenida 9 de Julio es materia de discusión dentro del ámbito técnico profesional. En 1932, el arquitecto Fermín H. Beretervide, realiza un proyecto donde propone solucionar el problema del tránsito creando una vía central de 33 metros de ancho a bajo nivel (tránsito rápido, sin cruces) que sería flanqueada por dos calzadas laterales a nivel y una franja continua de edificios gubernamentales de igual altura (8 pisos). Un año después, en 1933, el arquitecto Ernesto Vautier, presenta su propio partido donde describe un basamento continuo de comercios y jardines de dos pisos, concentrando la edificación en torres (supermanzanas) organizadas a lo largo de una vía subterránea. Ese mismo año el Ingeniero Carlos María Della Paolera, a cargo de la Dirección del Plan de Urbanización, confecciona un proyecto donde plantea expropiar la totalidad de las manzanas (110 m de ancho) dejándolas sin edificaciones remanentes, configurando el proyecto como una «avenida parque». Al igual que las alternativas presentadas por los demás profesionales, el tránsito se organizaría alrededor de una calle de circulación rápida subterránea.

Sin embargo, en 1937, Della Parlera presenta una nueva variante que mantenía sus propuestas originales de 1933, aunque eliminando la circulación del tránsito a bajo nivel para evitar conflictos con el nuevo subterráneo que había construido la Compañía Hispano-Argentina de Obras Públicas y Finanzas ( CHADOPyF) debajo de las calles Bernardo de Irigoyen y Carlos Pellegrini (actual Línea C). Así, en marzo de aquel año, por decreto del intendente Mariano de Vedia y Mitre se ordena el inicio de los trabajos entre las calles Bartolomé Mitre y Tucumán, sobre la base de los diseños de Della Paolera. Esta decisión sería posteriormente criticada por algunos profesionales, que consideraban que el problema central del tránsito urbano pasaba por la «velocidad» que pudiesen alcanzar los vehículos y no por la cantidad de carriles que podría tener la avenida.

La idea de construir una autovía sin cruces se mantuvo siempre latente, hasta que a mediados del año 2006, el propio ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, lanzó el proyecto para ejecutar dos túneles, cada uno de dos pisos, con dos carriles por nivel. Este nuevo corredor subterráneo se ubicaría a 47 metros de profundidad, contaría con un peaje inteligente sin barreras («telepeaje») y su función sería la de conectar rápidamente las autopistas Illia y Frondizi sin tener que pasar por los semáforos de la zona céntrica. La traza subterránea se extendería desde la calle Brasil (Autopista Arturo Frondizi) hasta la avenida Córdoba, donde el trayecto continuaría soterrado hasta la entrada de la Autopista Arturo Illia.[6]​ Aunque el proyecto contaba con el aval del Poder Ejecutivo Nacional y del Gobierno local, el anunció no sobrepasó esa instancia.


Other Languages
한국어: 7월 9일 대로
srpskohrvatski / српскохрватски: Avenija 9. jula
српски / srpski: Avenija 9. jula
українська: Вулиця 9 Липня
Tiếng Việt: Đại lộ 9 de Julio