Avaricia

1909 painting El Culto de Mammon, la deidad del Nuevo Testamento de la avaricia material, por Evelyn De Morgan.
Shakespeare sacrificado: O el ofrecimiento a la avaricia por James Gillray.
Avaricia (2012), por Jesus Solana

La avaricia ( Latin, avaritia), es el afán o deseo desordenado de poseer riquezas, bienes, posesiones u objetos de valor abstracto con la intención de atesorarlos para uno mismo, mucho más allá de las cantidades requeridas para la supervivencia básica y la comodidad personal. Se le aplica el término a un deseo excesivo por la búsqueda de riquezas, estatus y poder. La codicia, por su parte, es el afán excesivo de riquezas, sin necesidad de querer atesorarlas. La codicia (o a veces la avaricia) se considera un pecado capital.

Como concepto psicológico y secular, la avaricia es un deseo desordenado de adquirir o poseer más de lo que uno necesita. El grado de alteración mental está relacionado con la incapacidad de controlar la reformulación de "deseos" en el momento que las "necesidades" son eliminadas. Erich Fromm describe la avaricia como "un pozo sin fondo que agota a la persona en un esfuerzo interminable de satisfacer la necesidad sin alcanzar nunca la satisfacción." Por lo general el término se utiliza para criticar a aquellos que buscan la riqueza material excesiva, pero también es aplicable en situaciones donde la persona siente la necesidad de sentirse por encima de los demás desde un punto de vista moral, social, o de otra manera.

En el Catolicismo, la codicia es un término que describe muchos tipos de pecados. Estos incluyen deslealtad, traición deliberada, especialmente para el beneficio personal, como en el caso de dejarse sobornar. Búsqueda y acumulación de objetos, estafa, robo y asalto, especialmente con violencia, los engaños o la manipulación de la autoridad son todas acciones que pueden ser inspirados por la avaricia. Es de destacar también la corrupción y desigualdad social. Tales actos pueden incluir la simonía. [ cita requerida]

Los budistas creen que la codicia está basada en una errada conexión material con la felicidad. Esto es causado por una perspectiva que exagera los aspectos de un objeto. [ cita requerida]

Simbología

Se le da por atributo un lobo hambriento. Entre los poetas, Tántalo es el emblema del avaro. Para expresar que solo hace bien cuando muere, los italianos la han dado por divisa una víbora, con estas palabras: Offende viva, e risana morta, Hiere cuando vive y después de muerta cura. Se la puede también representar con una mujer que se aparta de un cuerno de la abundancia.[1]

Other Languages
العربية: طمع
azərbaycanca: Xəsislik
български: Алчност
brezhoneg: Pizhoni
català: Avarícia
čeština: Lakomství
Чӑвашла: Çăтăхлăх
dansk: Grådighed
Deutsch: Habgier
emiliàn e rumagnòl: Piuciarìa
English: Greed
euskara: Lukurreria
français: Avarice
galego: Avaricia
Avañe'ẽ: Taryrýi
עברית: תאוות בצע
हिन्दी: लालच
Bahasa Indonesia: Ketamakan
italiano: Avarizia
한국어: 욕심
Latina: Avaritia
lietuvių: Godumas
Bahasa Melayu: Ketamakan
norsk bokmål: Griskhet
occitan: Avarícia
ਪੰਜਾਬੀ: ਲੋਭ
polski: Chciwość
português: Ganância
română: Lăcomie
русский: Алчность
sicilianu: Avarizzia
Simple English: Greed
slovenčina: Lakomstvo
svenska: Girighet
Kiswahili: Uroho
Tagalog: Kasuwapangan
українська: Жадібність
oʻzbekcha/ўзбекча: Baxillik
中文: 貪婪