Autodefensas Unidas de Colombia

Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)
Flag of AUC.svg
Operacional18 de abril de 1997[2]
Liderado por

Antiguos Comandantes de las AUC:

ObjetivosCombatir y Acabar Grupos Guerrilleros de izquierda FARC, ELN y EPL (Disidencia).
Regiones activasAntioquia, Cundinamarca, Córdoba, Magdalena, Nariño, Santander, Sucre, Tolima, Valle del Cauca, Cauca, Chocó entre otros.
IdeologíaContrainsurgencia
Extrema derecha
AliadosCartel del Norte del Valle
Enemigos
Actos criminalesRebelión, terrorismo, narcotráfico, secuestro, homicidio, extorsión, masacres, robo de tierras, desaparición y desplazamiento forzado, uso de armas no convencionales, reclutamiento de menores, infiltración del Estado.
Principales atentadosVéase lista de masacres perpetradas por las AUC (no exhaustiva)
EstatusDesmovilizado.[2]

Las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)[5]

Las AUC eran patrocinadas por grupos ganaderos, terratenientes y narcotraficantes de las regiones donde operaban, debido a las amenazas y extorsiones de las guerrillas.[10]

Las actividades de la organización se caracterizaron por su barbarie y anticomunismo, siendo responsables de numerosos asesinatos y masacres de civiles y sindicalistas.[14]

Otros hechos violentos, como el desplazamiento forzado a miembros de numerosas comunidades, generaron denuncias a organismos nacionales e internacionales;[16]

El narcotráfico también representó un objetivo, debido a que proporcionaba una fuente de ingresos y autosostenimiento para «financiar una guerra antisubversiva».[18]

Las AUC fueron clasificadas como una organización terrorista por el Gobierno de Colombia, la Unión Europea[22]

Tras un polémico proceso de desmovilización liderado por el gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe, varios de sus principales miembros terminaron siendo extraditados como narcotraficantes a los Estados Unidos, y posteriormente juzgados.[25]

Historia

Antecedentes

En 1981, presumiblemente las FARC-EP, secuestraron al padre de los hermanos Castaño asesinandolo pese a que sus hijos habían pagado la mitad del rescate exigido por los captores.[27]

Autodefensas de Puerto Boyacá

Gonzalo Rodríguez Gacha.

Entre 1982 y 1993 se desarrollo el origen y colapso de las primeras Autodefensas de Puerto Boyacá comandadas por Henry Pérez y su padre Gonzalo.[29]

Tras el asesinato del dirigente liberal y precursor del paramilitarismo de Puerto Boyacá, Pablo Guarín, a fines de 1987, Gonzalo Rodríguez Gacha El Mexicano líder del Cartel de Medellín se entrevisto con con Henry Pérez. Ambos acuerdaron en contratar instructores extranjeros para preparar a escoltas con el fin de prevenir nuevos ataques de las guerrillas contra las estructuras paramilitares.[30]

El “curso” fue bautizado con el nombre de “Pablo Guarín Vera” y los alumnos seleccionados: 20 del Magdalena Medio, escogidos por Pérez; 20 de Pacho, escogidos por El Mexicano; 5 de los Llanos, escogidos por Víctor Carranza, y 5 de Medellín, escogidos por Pablo Escobar.[30]

El paramilitarismo que surgió en la década de 1980 en el Magdalena Medio se constituyó en la experiencia piloto de grupos de autodefensa en Colombia destinados a combatir a las guerrillas izquierdistas. También sentó las bases para la conformación de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá que posteriormente degeneraron en las AUC, de hecho los hermanos Castaño, recibieron entrenamiento por parte de las Autodefensas de Puerto Boyacá.[31]

Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá

Conocidas inicialmente como Muerte a Revolucionarios del Nordeste,[26]​ empezaron como el grupo comandado por Carlos y Fidel Castaño.

En Urabá el primer reducto paramilitar se creó en la hacienda "Las Tangas", propiedad de los hermanos Castaño a finales de la década de 1980. Bajo el nombre de "Los Tangueros" perpetraron en 1988 la masacre de Honduras y La Negra, en Turbo (Antioquia).

La desmovilización del Ejército Popular de Liberación (EPL) ante la Asamblea Constituyente de 1991 fue uno de los aspectos que permitieron el crecimiento del grupo paramilitar. Sin embargo, disidentes de esta guerrilla y algunos miembros de las FARC-EP comenzaron a asesinar a desmovilizados sospechosos por haberse aliado con los Castaño, quienes entre tanto utilizaban a exmilitantes del EPL para ejecutar asesinatos selectivos. De esta manera, los desmovilizados del EPL fueron claves para la creación de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU) en 1995.[32]

Entre tanto, en 1992 los Castaño formaron parte de Los Pepes (Perseguidos por Pablo Escobar), en alianza con el Cartel de Cali enemigos de Pablo Escobar, para llevar a cabo una guerra contra el capo, el cual los estaba persiguiendo. Se ha especulado que durante este período de transición, la organización colaboró con el Bloque de búsqueda para neutralizar a Escobar.[34]

En 1994 Fidel Castaño fue asesinado y el mando de la organización fue asumido por su hermano Carlos.[35]

Autodefensas Campesinas de Magdalena Medio

A partir de 1993, durante el período subsiguiente al desplome de las Autodefensas de Puerto Boyacá, comenzó un proceso de autonomización de varios grupos de autodefensa subordinados a la estructura de Puerto Boyacá. Entre los que se destacan están las Autodefensas de Puerto Boyacá (APB), organización reconfigurada en 1996 y comandadas por Arnubio Triana Botalón; y las Autodefensas Campesinas del Magdalena Medio (ACMM), dirigidas por Ramón Isaza.[31]

A lo largo de su historia se le responsabiliza a esta organización de cometer varios delitos entre ellos, el narcotráfico, el secuestro, la expropiación de tierras y la extorsión a funcionarios públicos, empresas, políticos y ciudadanos.

Conformación de las AUC

Las cooperativas de vigilancia (Convivir) fueron creadas durante el gobierno de César Gaviria, pero fue durante la presidencia de Ernesto Samper ue esta figura se extendió a todo el país. Durante la vigencia de estas cooperativa se crearon más de 500 entidades rurales de seguridad donde trabajaron 15 mil personas aproximadamente. En este contexto, en Urabá las zonas de operación de las Convivir fueron las mismas en las que se prsentaron acciones de los paramilitares. Es así que el paramilitar Ever Veloza HH declaró que éstas cooperativas dieron inicio a la operación paramilitar.[36]

Al conformarse las AUC el 18 de abril de 1997,[3]

Dentro del clan de los hermanos Castaño, Fidel y Carlos concentraban la atención de la opinión pública, mientras Vicente fue asumiendo las riendas de las autodefensas. Fue él quien consolidó los primeros bloques de autodefensa encargandose de expandir el fenómeno paramilitar.[38]

Según una sentencia del Tribunal de Justicia y paz, los grupos paramilitares expandieron sus redes criminales y fortalecieron sus nexos con la Clase dirigente bajo la fachada de las Convivir.[36]

Desmovilización

Vicente Castaño.

Salvatore Mancuso y Vicente Castaño convencieron a los comandantes de las AUC de sentarse en la mesa de negociación con el gobierno de Álvaro Uribe.[40]

En 2004, miembros de las AUC asesinaron a Carlos Castaño por orden de su hermano Vicente, según las investigaciones de la Fiscalía General de la Nación.[42]

Pese a ello, las negociaciones siguieron su curso teniedo como principal escenario la vereda Santa Fe de Ralito en el municipio de Tierralta en el departamento de Córdoba, conocidas también como las conversaciones de Ralito. Sin embargo, ante el vacío jurídico, el gobierno impulsó una ley en el Congreso, conocida como Ley de Justicia y Paz. Esta ley fue aprobada en 2005 y la Corte Constitucional de Colombia modificó, durante la revisión de la misma, varios apartes de la ley, implantando la exigencia de que quienes mintieran o no confesaran todos sus delitos perderían los beneficios jurídicos que otorgaba dicha ley.[44]

Las AUC se desmovilizó tras los diálogos de paz en un proceso bajo la verificación de la Organización de los Estados Americanos (OEA). Las desmovilizaciones se iniciaron el 25 de noviembre de 2003 en Medellín con el bloque Cacique Nutibara y terminaron el 15 de agosto de 2006 con el bloque Elmer Cárdenas.[5]

Los jefes de las AUC fueron recluidos principalmente en el Centro Penitenciario La Paz (Itagüí). Posteriormente se conocieron documentos y grabaciones telefónicas que hacían creer que algunos de sus miembros seguían delinquiendo desde la cárcel.[47]

El proceso de desmovilización tuvo varias fallas, que permitieron que algunos de los grupos paramilitares no se hayan desmovilizado, o que en su defecto varios de sus integrantes regresen individualmente hacia una vida criminal. Además, varios informes de prensa han revelado que algunos miembros siguieron delinquiendo desde la cárcel.[46]

Según la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), en informe emitido en octubre de 2007, al Estado "le ha faltado voluntad real de juzgar y desmantelar a los grupos paramilitares" y que las versiones libres que debían entregar los paramilitares a los jueces del proceso "se han convertido en apología al delito y al paramilitarismo". Agregaba que las víctimas que habían asistido a las audiencias no recibian las condiciones adecuadas de seguridad ya que "16 de ellas ya han sido asesinadas en total impunidad", asegura además que el número de desplazados siguía en aumento "a pesar de la supuesta desmovilización de los grupos paramilitares, los cuales siguen operando en las diferentes regiones del país".[48]

Por su parte, el expresidente Andrés Pastrana afirmó que dicho proceso había servido para legalizar a capos del narcotráfico que se hicieron pasar por jefes paramilitares. El gobierno calificó las críticas de Pastrana como "un sartal de sandeces".[49]

Extradición de máximos líderes

Salvatore Mancuso, fue extraditado el 13 de mayo de 2008.

Se presentaron múltiples denuncias en los medios de comunicación en las que se aseguró que varios de los desmovilizados siguian delinquiendo desde la cárcel, situación por la que deberían perder los beneficios judiciales.[50]

El 7 de mayo de 2008 de 2008 el gobierno extraditó a Carlos Mario Jiménez Macaco a los Estados Unidos.[52]

Other Languages