Autobiografías de soldados españoles del Siglo de Oro

Las autobiografías de soldados españoles constituyen uno de los subgéneros literarios más interesantes del Siglo de Oro. Siendo en general escasas (sólo disponemos de las de Diego García de Paredes, Pedro Gaytán, Diego Suárez Corvín, Alonso de Contreras, Jerónimo de Pasamonte, Domingo de Toral y Valdés, Pedro Ordóñez de Ceballos,[1] Félix Nieto de Silva y Miguel de Castro), ofrecen amplios detalles de lo que fue la sociedad española durante el Renacimiento y el Barroco y constituyen un campo interesante para estudiar el contacto ante culturas que aquellos hombres, con frecuencia de baja instrucción y habituados más a la violencia que a la lectura, tenían que intentar comprender para poder convivir con ellas, asimilarlas o rechazarlas.

Muchas de ellas hay que ponerlas al lado de las crónicas que escribieron los conquistadores del Nuevo Mundo, ya que pueden leerse también éstas como autobiografías de militares; el mejor ejemplo de esto es la Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo. Por otra parte, hubo autores que escribieron biografías de grandes generales o soldados españoles al modo de Plutarco, como Hernán Pérez del Pulgar, que escribió por mandato del emperador la de Gonzalo Fernández de Córdoba, con el título de Breve parte de las hazañas del excelente nombrado Gran Capitán; también escribieron biografías de militares humanistas como Fernán Pérez de Guzmán (Generaciones y semblanzas) y Hernando del Pulgar (Claros varones de Castilla). El campo en general ha sido especialmente estudiado por el hispanista Henry Ettinghausen.

Muchas de las autobiografías de soldados españoles del Siglo de Oro pueden leerse hoy como auténticas novelas de aventuras, y han inspirado e inspiran seriales narrativos como el del Capitán Alatriste de Arturo Pérez-Reverte.

Other Languages