Aureli Maria Escarré

Aureli Maria Escarré i Jané O.S.B. ( Arbós, 15 de abril de 1908 - Barcelona, 21 de octubre de 1968), también conocido como "abad Escarré", fue un religioso español benedictino, nacionalista catalán opositor al régimen franquista.

Biografía

Nacido en el siglo como Francisco, ingresó en el Monasterio de Montserrat en 1923 y diez años más tarde fue ordenado sacerdote. Al iniciarse la guerra civil, huyó a Italia gracias a la ayuda de la Generalidad. Fue uno de los primeros monjes en regresar al monasterio en 1939. Se nombró a sí mismo prior con el fin de evitar que se enviara un comisario eclesiástico desde Salamanca.

Renovó por completo la comunidad de monjes benedictinos, enviando a algunos de ellos a estudiar al extranjero y potenciando el estudio de los textos litúrgicos y culturales. Fue uno de los principales impulsores de las obras de ampliación de la abadía y del santuario de la Virgen de Montserrat. Potenció también la edición de algunas de las publicaciones más notables del cenobio como Serra d'Or o Qüestions de Vida Cristiana. También fue el iniciador de las homilías en catalán.

En 1945 se le concede la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio.[1]

Aunque sus relaciones con el gobierno de Franco fueron en principio buenas, Escarré fue evolucionando hacia una postura crítica con el régimen. La polémica culminó con unas declaraciones concedidas por el abad en 1963 al periódico francés Le Monde en las que criticaba abiertamente la política del Estado. Sobre las razones últimas de su evolución, algunos las han relacionado con una fuerte crisis en el seno de la comunidad benedictina donde le cuestionaban sus monjes.[2]

Tras fuertes presiones políticas, Escarré se vio obligado a abandonar el país y exiliarse de nuevo a Italia en 1965. Al año siguiente renunció al cargo de abad de Montserrat. Regresó a Barcelona enfermo de gravedad y murió en la Ciudad Condal en 1968. Convertido en un símbolo popular del nacionalismo catalán, en la despedida de su féretro de Barcelona hubo incidentes con la Policía por el entonarse gritos y cánticos nacionalistas[3] y el funeral celebrado en el monasterio reunió a un gran número de personas.

Other Languages