Atlético Bucaramanga

Atlético Bucaramanga
Datos generales
Nombre completo Club Atlético Bucaramanga S.A
Apodo(s)

Los Leopardos
Los Auriverdes
El Búcaros
El Amarillo

"Los canarios"
Fundación 11 de mayo de 1949 (67 años)[1]
Propietario(s) Bandera de Colombia Grupo Empresarial Santander
Presidente Bandera de Colombia Héctor Cárdenas
Entrenador Bandera de Colombia Flabio Torres
Instalaciones
Estadio Estadio Alfonso López
Bucaramanga, Colombia
Capacidad 30.000 espectadores
Inauguración 1941
Uniforme
Kit left arm AtlBucaramanga 2016.svg
Kit body AtlBucaramanga 2016.svg
Kit right arm AtlBucaramanga 2016.svg
Kit shorts AtlBucaramanga 2016.svg
Titular
Kit left arm AtlBucaramanga 2016Alt.svg
Kit body AtlBucaramanga 2016Alt.svg
Kit right arm AtlBucaramanga 2016Alt.svg
Kit shorts AtlBucaramanga 2016Alt.svg
Alternativo
Última temporada
Liga Bandera de Colombia Liga Águila
( 2016-I) 13°
Copa Bandera de Colombia Copa Águila
( 2016) Fase de grupos
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Club Atlético Bucaramanga,[3]

Su máximo logro futbolístico lo obtuvo en 1997 al llegar a la final del año tras ganar el Torneo Adecuación, sin que este sea reconocido oficialmente como título de campeón colombiano. En la serie definitiva el club perdió con el América de Cali y al resultar subcampeón, el club bumangués clasificó a la Copa Libertadores de América. El Atlético Bucaramanga es el único club del campeonato profesional colombiano que ha descendido a la Categoría Primera B y que al año siguiente ha jugado en Primera A al beneficiarse de un cambio de reglamento.

Desde su descenso en la segunda temporada del año 2008, el Atlético Bucaramanga disputó la Categoría Primera B, segunda división del fútbol colombiano. Para la temporada 2016, regresa a la Primera División del fútbol colombiano tras 8 años de ausencia.

Historia

Fundación e inicios

En 1948 en la Liga Santandereana de Fútbol se pensó en conformar un seleccionado local de fútbol bumangués para programar una serie de encuentros gratuitos contra equipos de otras regiones vecinas como Barrancabermeja, El Socorro, San Gil, Piedecuesta, Pamplona, Ocaña y Cúcuta, cuya base fuera "El Pielroja", ganador del campeonato local. Los directivos de ese club invitaron a Rafael Chaberman a asesorarlos en el proceso de formación del equipo profesional. Chaberman, quien hacía poco estaba radicado en la ciudad, fue ubicado en el Café Centenario y procedió a darles una conferencia en el Hotel New York sobre el tema, lo que conduciría al año siguiente a la fundación del club.

La primera reunión para la fundación del equipo fue convocada a través de prensa y radio local y se llevó a cabo en el consultorio del Dr. Elías Solano, pues a la Liga Santandereana de Fútbol como entidad netamente amateur, le estaba restringido por sus estatutos patrocinar o fomentar en forma oficial el fútbol profesional. En esta Asamblea se eligió una Junta Directiva Promotora con el siguiente resultado: Presidente: Dr. Elías Solano y Directores Principales los Sres. Rafael Chaberman, Vicente Díaz, Miguel González, Juan B. Silva (Tesorero) Manuel José Puyana, Eduardo Villa, Jorge Reyes Puyana, José Vicente Niño Gustavo Mantilla, Rafael Pérez, Elías Solano, Enrique Orduz y Luis Fernando Sanmiguel.

La primera reunión accionaria se realizó el 25 de febrero de 1949 con un aporte de $30.000 que fueron convertidos en acciones.

El 11 de mayo de 1949 con Néstor Arenas como gerente, Juan Silva, tesorero; Alfonso Navas, Juan José Puyana, José Vicente Niño, Rafael Chaberman, Vicente Díaz, Calixto Díaz, Elías Solano, José Manuel Serrano, Mario Silva Valderrama, Gustavo Liévano y Guillermo Montoya como principales accionistas y con un capital de $30.000 se inscribió la escritura pública No 1132 constituyéndose la sociedad Club Atlético Bucaramanga S.A en la notaria 1.ª de Bucaramanga, siendo notario el Doctor Jorge Arenas Buenahora.[4]

La lista completa de socios fundadores es la siguiente: Néstor Arenas, Gil Rey Osorio, Juan B Silva, José Vicente Niño, Rafael Becerra, Alfonso Navas, Alfredo Varela, Abelardo Cardona, Vicente Díaz, Calixto Díaz, Rafael Chaberman, Luis González, Alfonso Villa, Jorge Reyes Puyana, Simón Santander, Gustavo Puyana, Manual José Puyana, Luis Emilio Arenas, Ramón Zarate, Arnulfo Pérez, Holguer Clausen, José Gómez, Eduardo Quintero, Gustavo Liévano, Ángel Vargas, Julio Gutiérrez, Guillermo Uribe, Armando Puyana, Manuel Peña, Alfonso Duque, Guillermo Melo, Alirio Ramírez, José Hernández, Luis Carlos González, Alberto Liévano, Darío Escobar, Luis Miguel Parra, Luis Sánchez, Nepomuceno Cartagena, Víctor Paillie, Enrique Paillie, Ciro Ríos Nieto, Enrique Orduz, Octavio Pacheco, Jorge Enrique Cote, Luis Cruz, Elías Solano, Francisco Bueno, Galo Lafaurie, Herman Alarcón, Mario Lozano, Gonzalo Trillos, Mario Silva, Guillermo Hernández, Luis Ospina, Juan Pabón, Domingo Trillos, Eugenio Santos, Carlos A. Vélez, Gerardo Silva, Carlos Wills, Cecilia Nassar, Rafael Pérez, José Manuel Serrano, Gustavo Serrano, Saúl Díaz, Bernardo Pinzón, Hernando Mantilla.[ cita requerida]

A partir de ese momento se empezó la conformación del equipo, situación en la que fue determinante el aporte que hicieron dirigentes locales como Vicente Díaz Romero, presidente del Club Gran Colombia, Luis Alba Pinilla (Club Once Amigos), Antonio "Terremoto" Duran (Club Girardot), Jorge Barba Molina (Libertad Concordia) y don Simón Santander (Pielroja).

La Dimayor aceptó la inscripción provisional, pendiente de ratificación en el Consejo en pleno del organismo, dependiendo del cumplimiento de los requerimientos administrativos y del resultado de un partido de fogueo que se programó en el Estadio Alfonso López contra el Once Deportivo de Manizales; encuentro que fue ganado por el Atlético Bucaramanga. Finalmente la Dimayor comunicó la aprobación de la solicitud de afiliación en forma definitiva asegurando la participación en el Torneo de 1949.

El primer uniforme de la escuadra búcara fue: pantaloneta blanca, medias grises y camiseta amarilla.

Al principio se vincularon jugadores de Bucaramanga y Barrancabermeja, a los cuales se unieron otros traídos de Barranquilla.

Los jugadores bumangueses y barranqueños convocados para integrar el primer representativo profesional tenían un historial brillante en el fútbol amateur y algunos habían competido en Olimpiadas nacionales, integrando la Selección regional. Entre ellos estaban los "Pachingo" Guerrero, que eran tres y todos jugaron para el Atlético: Francisco, un formidable centro medio, actuó en el torneo del 50. Sus hermanos, Juan por la punta izquierda y Jorge, cerebral interior derecho, tuvieron una larga y fructífera carrera en el equipo.

Del Girardot, llegaron Carlos "Flaco" Mutis y Andrés Ramírez, veloz, escurridizo y letal centro delantero goleador.

Pedro Pinto (arquero), "Chino" Luis (puntero derecho), Luis "Pintao" Pinto y Samuel Otero (centros medios) y Francisco "Pacho" Bohórquez (centro delantero). Francisco "Chico" Bustamante, efectivo y elegante defensa central, Arturo "Chancharito" Cárdenas, medio derecho, muy técnico y gran recuperador del balón en la mitad del campo.

Alfonso "Chori" Salcedo, interior derecho, habilidoso gambeteador y talentoso pasador del balón, Arturo "Palomo" Palomino, puntero derecho, de pique veloz y centros oportunos al área. También, el puntero izquierdo, Manuel "Mono" López Santodomingo, muy hábil y técnico y Marco Vinicio Gómez, puntero veloz y goleador.

En esa primera plantilla también estaban el portero Alfonso “Chichimoco” Carvajal; Lucas Martínez, “Jesucristo” Prada y el “Perro” Castillo, defensores; “El Loco” Ruiz, Noel Martínez, “Alambre” Carvajal, “Guarapo” Mendoza, Manuel López, “El Chino” Luis Becerra y Evelio Sierra, todos ellos dirigidos por el desaparecido Francisco “Pacho” Carvajal, ex jugador de Millonarios y quien ya había dirigido a la selección santandereana en los V Juegos Deportivos Nacionales[5]

El equipo formó así para su primer partido, el 1 de mayo de 1949 frente al Deportivo Cali, el resultado fue negativo 1-5. Los goles del Cali llegaron por intermedio de Liborio Guzmán 8", Luis Salazar 24", Alcibíades Paz 45", Emiro Olave 76", Luis Salazar 80" y descontó Alfonso Salcedo en el minuto 87". Ese sería el primer gol del Atlético Bucaramanga en el profesionalismo colombiano.

Director Técnico Bucaramanga

  • Carvajal Francisco

Alineación Bucaramanga

  • ARQ Arbeláez Humberto
  • DEF Martínez Lucas
  • DEF Otero Samuel
  • VOL Cárdenas Arturo
  • VOL Martínez Noel
  • VOL Castillo Juan Francisco
  • DEL Salcedo Alfonso 87"
  • DEL Rodríguez Carlos
  • DEL Gómez Marcos Benicio 45"
  • DEL López Manuel
  • DEL Palomino Arturo 80"

Cambios

  • [DEF] De La Cruz Guerrero Jorge 45"
  • [VOL] Carvajal Roberto Alfonso 80"

La primera victoria en la historia del equipo, fue en el Estadio Alfonso López contra el desaparecido Boca Junior de Cali el 19 de junio de 1949 por 2-1.[6]

Los primeros cuatro jugadores argentinos fueron conocidos como Los cuatro mosqueteros. Antonio “toto” Bernasconi (medio), Norberto Juan Peluffo (centro medio) y Aristóbulo Deambrosi (puntero derecho) y José Cayetano Fraccione portero apodado como “El Pez Volador”, dada su gran agilidad para volar de palo a palo, marcaron una época y abrieron el camino para que una larga lista de nombres de las más variadas nacionalidades se inscribieran en el historial del cuadro búcaro.

Tras ellos llegó una expedición gaucha conformada por Felipe “ Judío” Stemberg, Raúl Roque “El Colorado” Dimarco, Carlos Alberto Gambina, Miguel Ángel Zazzini, Nicolás Gianastasio, Enrique Pesarini, Julio Cesar Asciolo y Aristóbulo De Ambrosi, quien hizo las veces de técnico. Complementaron el plantel los peruanos Enrique Augurto y José Cardoza y el costarricense Carlos Alberto Umaña. Poco después llegaría su compatriota José Joaquín “El Quincho” Quiroz, considerado uno de los mejores delanteros de la época y quizás de la historia “leoparda”, todo un verdadero acróbata del gol; ejecutor de espectaculares goles de chilena de inolvidable recordación para los aficionados de mitad de siglo. y desde Cartagena de Indias lo sigue su mejor y más fiel hincha Don Edgar Harvey Moreno Correa oriundo de la ciudad bonita y residente del corralito de piedra.

Década 1950 - 1960

El 4 de marzo de 1950 en el partido Boca Juniors 1 - Bucaramanga 3, José Cayetano Fracsione se convierte en el primer arquero del profesionalismo en detener dos penales a los delanteros Alejandrino Genes y Juan B. Villalba de Boca Juniors. Es importante aclarar que fueron dos cobros de un mismo penal.[7]

El 18 de junio de 1950 ocurrió el primer resultado memorable en la historia del equipo, pues el Atlético goleó al Deportivo Cali en su propia cancha del Estadio Pascual Guerrero por marcador de 5-1. Ese día el Atlético formó con Fracsione, Bustamante y Cardoza; Bernasconi, Peluffo y Cárdenas; Guerrero, Dimarco, García, Terranova y Palomino. Aunque Cali empezó ganando, a los 18 minutos Terranova empató el partido después de una gran combinación que puso a las tribunas en pie y el Leopardo se adueñó del campo hasta finalizar el primer tiempo con empate en el marcador. En el segundo tiempo el Atlético dominó a su antojo marcando cuatro goles por intermedio de Palomino que anotó dos, uno Terranova y otro Dimarco.,[9]

En el año de 1951 el equipo figuró en los primeros lugares de la tabla de posiciones durante la primera vuelta del torneo profesional y realizó su primera gira internacional en la isla de Curazao. Desde los inicios del campeonato hubo simpatía de la afición por el equipo y era habitual la asistencia de público al estadio Alfonso López. Pronto se hizo popular el estribillo compuesto por el estudiante santanderino, natural de Barrancabermeja, Elmer Pinilla Galvis y que con aire de porro atronaba los aires desde la cornetas instaladas en el Alfonso López los días de partido: "Grandes partidos tenemos los domingos con Bernasconi, Peluffo y Juan Pachingo. Ningún avance se queda en el camino cuando combinan Dimarco y Palomino. Bucaramanga tu hinchada contigo está contenta".

Sin embargo, el escaso aforo del Alfonso López junto con los altos costos de funciona­miento, contribuyeron a disminuir la rentabilidad en el manejo administrativo del Atlético. El costo ínfimo de las entradas, sol a 2 pesos y sombra, que en ese entonces era una tribuna de madera y tenía una capacidad para albergar solo a cuatrocientas perso­nas, a 4 pesos hacía que las taquillas más fructíferas no pasa­ran de 2500 pesos. Cuando el equipo jugaba de visitante recibía 1500 pesos, por lo que con estas exiguas entradas y a pesar de las ayudas de la Alcaldía Municipal que con la sana intención de ayudar condonaba impuestos, la tesorería del club se veía en aprietos para cancelar sueldos, pagar premios, participaciones a la Dimayor, pasajes y otros gastos menores.

En 1952 se presentó una grave crisis económica en la cuál el club tuvo que reestructurar la Junta Directiva y por pocos meses se cambió el nombre a Deportivo Bucaramanga. Para solucionar la crisis a los directivos se les ocurrió rifar un carro inglés marca Vanguardia, el cual tenía un valor comercial de $5.000. A pesar que la boleta tenía el cómodo precio de 3 pesos cada una, la gran mayoría no se vendió y precisa­mente la premiada fue adquirida por una aficionado de la ciudad de San Gil, de apellido Santoyo.

El desastroso equipo de 1953

Las dificultades económicas profundizadas por la fracasada rifa de 1952 derivó en la catástrofe de 1953, año en que el equipo dirigido por Norberto Peluffo fue ultimó y disputo sólo la primera vuelta y el primer partido de la segunda, retirándose del torneo dejando un récord nada envidiable pues se perdieron todos los partidos jugados ese año, unos en la cancha y el resto por abandono del campeonato por marcador de 1-0 en contra. El balance incluyó además 11 goles a favor y 45 en contra. Antes de retirarse había completado 27 fechas sin ganar, 15 en 1952, 12 jugados en 1953y 10 perdidos por reglamento, para un total de 37 partidos.[10]

Regresa a la primera división en 1956 y termina décimo.

En 1957 es noveno pero se va organizando un gran equipo para la siguiente temporada. El técnico era Norberto Peluffo y dispuso de los siguientes jugadores; Herman “Cuca” Aceros, Emilio “Milo” Alzate, Enrique Augusto, Ezequiel Ávila, Eugenio Casalli, Vicente Diniro, Eusebio Escobar, Agustín Esteban, Omar Vicente Gamboni, Héctor Girón, Jaime Hernández, Roberto Pablo Janiot, Felipe Marino, José Américo Montanini, Ferney Salazar, Oscar Sapia, Alejandro Sinisterra, Álvaro “Pipa” Solarte, Víctor Suárez, Miguel Ángel Zazzini. Perdió toda posibilidad de título al caer con Deportivo Manizales por 6-4, terminó tercero.

En 1958, el cuadro búcaro realizó una gran campaña, terminando tercero con 44 puntos, detrás de Santa Fe y Millonarios. En ese torneo José Américo Montanini, máximo artillero leopardo en toda la historia del club, anotó 5 goles en un partido. Fue la tarde del 21 de diciembre de 1.958 cuando el Bucaramanga venció al Tolima por 6-2. José Américo Montanini fue el goleador del campeonato de 1958 con 36 anotaciones.

En esta década se recuerdan jugadores de buenas condiciones como Norberto Juan Peluffo, Aristóbulo Deambrosi, Antonio Bernasconi, José Cayetano Fracsione, José Joaquin "El Quincho" Quiroz, Felipe Stemberg, Raul Roque Dimarco, Enrique Augurto, Miguel Angel Zazzini, Nicolas Giannastasio, Carlos Alberto Gambina, Enrique Pessarini, Vicente Diniro, Eugenio Casalli, Oscar Horacio Sapia, Jose Americo Montanini, Roberto Pablo Janiot, José Luis Lanza, Felipe Marino, Omar Ives Ayala, Roberto Marini y Roque Mercury entre otros.

El anti récord de Orlando “Choclo” Martínez

En 1958 en una tarde de domingo jugaban en Manizales Atlético Bucaramanga y Deportes Caldas. El “Leopardo” ganaba 4-3. Hasta ahí nada raro, salvo que los tres goles del Caldas habían sido autogoles anotados por el zaguero búcaro Orlando Choclo Martínez. Existe la conseja de que en el último minuto Caldas iba a cobrar un tiro de esquina, entonces se escuchó desde la media cancha la voz angustiada de Miguel "el loco" Zazzini, quien grito a sus compañeros: “Por favor marquen al Choclo". Pero no, el leopardo ganó 4-3 y al Choclo se le renovó el contrato al año siguiente. Incluso, hizo parte del glorioso equipo del 60.[12]

Aquel 60

En 1960 cumplió el cuadro “Leopardo” una de las mejores campañas de historia. El 26 de mayo en el clásico del oriente colombiano el Bucaramanga venció en el Estadio General Santander al Cúcuta Deportivo por 1-5. El 24 de julio en partido celebrado en la “Ciudad de los parques” nuevamente el Bucaramanga goleo al Cúcuta por 6-0.

El juego más enigmático y polémico de la historia del equipo ha sido aquel de finales de la temporada del 60. Restaban tres encuentros para culminar el torneo y el atlético se encontraba a un solo punto de su contendor Santa Fe, por lo que se generó gran exceptiva por el choque entre Cardenales y Búcaros. Una caravana de buses partió desde el día anterior al encuentro pues en aquella época los autobuses gastaban 16 horas de viaje desde Bucaramanga hasta Bogotá. Muchos aficionados entusiastas daban por descontada la victoria del Atlético pero al final el 6 de noviembre de 1960 ocurrió la decepcionante derrota frente a Santafé por 5 a 1 y el equipo quedó relegado al tercer lugar.

Varias conjeturas se han tejido sobre lo que pasó ese día, incluso por parte de los mismos protagonistas; como por ejemplo la de que el equipo se vio afectado por el viaje con cuatro días de anticipación al juego, factor que no fue suficiente para adaptarse a la altura capitalina. No obstante, la explicación que parece tener más validez, según los propios jugadores, es la falta de una estricta disciplina por parte del técnico Juan “El Andarín” Barbieri. Todos daban cuenta de la gran afición de este por el juego de cartas, práctica que según versiones acompañó al plantel durante las frías noches y madrugadas capitalinas; incluso para completar, cuentan que Barbieri se presentó al Campin sólo diez minutos antes de empezar el partido, ya que se encontraba en el hipódromo apostando a las carreras y al parecer sobre la hora apostó en contra del Bucaramanga y que la alineación fue improvisada por los propios jugadores.

Eugenio Casali en entrevista para el periódico El Tiempo resumió la situación de la siguiente manera "La verdad es que Santa Fe jugó muy bien y nosotros, por el contrario, lo hicimos no muy mal, sino pésimamente. Somos los primeros sorprendidos e inconformes, pues el equipo estuvo muy por debajo de su rendimiento habitual". El director técnico del Atlético Juan “El Andarín” Barbieri no pudo ser ubicado por los periodistas del citado periódico para ser entrevistado pese a que lo llamaron en forma insistente al Hotel Regis como quedó registrado en la crónica de la época.[13]

Dos días después una manifestación de hinchas enardecidos, cegados por el alcohol e incitados por la prensa deportiva de la época, se reunió en el sitio conocido como el "mesón de los Búcaros" y marchó hacia el Hotel Bucarica, lugar donde se alojaba Barbieri para lincharlo. El "Andarín" se salvó porque el equipo pernoctó en San Gil por desperfectos del bus en el que se trasportaba. Al día siguiente, regresó a la ciudad para retirar del hotel una maleta negra de su propiedad y partir con rumbo desconocido. Muchos años después se supo de su fallecimiento en Centroamérica en un tiroteo relacionado con el narcotráfico.[14]

El equipo de 1960, considerado el mejor de la historia, alineaba así: Berto; Scrimaglia y Marini; Casalli, Roberto Pablo Janiot y Solórzano; Marcos Coll, José Américo Montanini, Giarrizo, Otero y Germán “Cuca” Aceros. Cuca Aceros surgió en el barrio Modelo, se consolidó en la temporada del 60 y aún es considerado el mejor jugador santandereano de todos los tiempos.[15]

Década 1960 - 1970

El mejor puesto durante la década fue el sexto lugar alcanzado en 1961, pues terminó séptimo en 1962, décimo en 1963, úlltimo en 1964, noveno en 1965, undécimo en 1966, décimo segundo en 1967, noveno en 1968 y décimo en 1969. Fue una década de media tabla hacia abajo sin grandes logros. Aunque siempre tuvo buenos jugadores no pudo conformar un equipo competitivo y sólido.

En 1966 se vinculó Crescencio Rojas un volante paraguayo procedente de Sport juventud de buen rendimiento. Al año siguiente llegó otro paraguayo, Reynaldo González quien había jugado en su país, Ecuador, Bolivia y Perú. González era un jugador de físico privilegiado, potente, de buen cabezazo y goleador. Así lo demuestran los 26 goles en 55 partidos que anotó con el "leopardo".[16]

El penal que nunca se cobró

El 22 de mayo de 1966 en un partido Santa Fe vs Bucaramanga, el juez Edgar Barona pitó un penal a favor de Santa Fe luego de que la pelota hubiera pasado la raya final al ser desviada por el jugador del Bucaramanga Jorge Lastra. Unos decian que hubo mano y otros que no. Lastra manifesto que el balón le había golpeado en el cuello y no en la mano. A pesar de que el juez de línea determinara inicialmente tiro de esquina, Barona se mantuvo en esa última decisión, la cual no fue aceptada por los jugadores del Bucaramanga. Por orden del técnico Soto Vergara todos los leopardos se hicieron dentro del arco defendido por Riquelme imposibilitando el cobro. Vinieron las discusiones y exactamente a los quince minutos, el árbitro pitó, indicando que finalizaba el partido. Surgieron de inmediato los protestas de los jugadores dol Santa Fe, al sentirse perjudicados con el resultado y se reanudaron los parlamentos acalorados, con participación no solo de jugadores, sino igualmente de entrenadores y dirigentes de ambos clubes. La policía fue llamada por Barona cuando el problema estaba avanzado. Pero no le dio instrucción alguna en respaldo de cualquier decisión suya. El público permaneció en sus puestos exigiendo a gritos la continuación del espectáculo, del cual solo iban 50 de los 90 minutos. En varias oportunidades el árbitro Barona quiso abandonar la cancha, pero el público no se lo perrmttió. Al final, Barona dio por terminado el partido y salió silbado dentro de una radiopatrulla, cuando va la noche evitaba 'cualquier reanudación del juego. La Dimayor dispuso dar como ganador al Santa Fe por marcador de 1-0.,[18]

En esta época, se destacaron entre otros Omar Lorenzo Devanni, Ricardo Campana, Abraham González, Bibiano Zapirain, Misael “Papo” Flórez, Horacio Diloretto, José Giampietro, Leónidas Hurtado, Hugo Alejandro Scrimaglia, José Carrillo, Álvaro “Champión” Suárez, Ernesto Berto, Perfecto Rodríguez, Lácides Otero, José Giarrizo, Eustaquio Claros, Guillermo Arredondo, José Américo Castromán, Juan Andres Tejera, José Vigo, Cleto Castillo, Juan Carlos Sierra, José Salas, Luis Antonio Garma, Víctor Homero Guaglianone, José Galeano, Adolfo Riquelme, Walter Sossa y Reynaldo González junto a importantes jugadores de la región como Carlos “carloman” Avila, Germán “remache” Garcés, Jorge Lastra, Pedro “paquete” Riveras, Gilberto “burro” Centeno e Ignacio “centavo” Pacheco, Senén Porras, el arquero Ramiro Joya, Alvaro “Champion” Suárez, Alfonso “zaeta” Maldonado, Arturo “bucarica Carrero”, Robinson Puentes y Telmo Almendrales.

Como hecho notable de la década, cabe resaltar al quinteto defensivo que ganó el título de la valla menos vencida.

Década 1970 - 1980

La desaparición

En 1970 termino décimo y era tan difícil tal situación económica que fue necesario crear un equipo filial en Cartagena para no perder la ficha al Real Cartagena en 1971, equipo al que fueron a jugar la mayoría de los jugadores del Atlético, y al cual se le prestaron los colores auriverde.

En 1972, tras jugar los primeros meses del torneo en Cartagena, pero nuevamente con el nombre de Atlético Bucaramanga, retornó al Estadio Alfonso López ocupando el penúltimo puesto.

En 1973, llegó a la junta directiva Gustavo Adolfo Torres Angel, quien ayudó en el proceso de recuperación económica del club, pues la situación había llegado a ser tan crítica que fue necesario contar con ayuda de la Cruz Roja solicitando donaciones para mantener la existencia del equipo.

El 18 de junio de 1973 en un partido en el que atajó Roberto Riquelme, ocurrió la derrota 1-8 ante Cúcuta Deportivo.[19] Ese año además quedó eliminado de las finales ocupando el puesto 11.

Enfrentando a Eusebio y a Maradona

Los malos resultados continuaron y en 1974 terminó en el puesto 10 pero al final fue un buen año pues se pudo realizar una gira por Venezuela jugando un cuadrangular en Caracas contra el Sporting Cristal de Perú, Caracas F.C y el Beira Mar de Portugal, equipo en el que jugaba Eusebio, la pantera negra de Mozambique y además se jugó en Valera contra Estudiantes de Mérida y se colaboró en el proceso de fundación del Deportivo Táchira facilitando al director técnico Roberto Riquelme, el preparador físico Antonio Mejía y cuatro jugadores más. Ese año también se realizó una gira por Costa Rica y Panamá.

En 1975, luego de la venta de Adolfo Riquelme a Millonarios se pudo conformar un formidable equipo y el Atlético reverdeció viejos laureles clasificando al hexagonal final y ganando el Grupo A del torneo finalización. Al final terminó cuarto tras Independiente Santa Fe, Millonarios y Deportivo Cali luego de ganar solo dos partidos.

En 1976 nuevamente quedó eliminado de las finales terminando en el octavo lugar.

En 1977 el argentino Ricardo Pegnotti llevo nuevamente al equipo a la fase definitiva, pero que el equipo, aunque integrado por una nómina brillante tuvo una participación irregular en el hexagonal terminando último tras ganar solo dos partidos. El rendimiento del equipo permitió que el público asistiera masivamente al estadio. El técnico era el uruguayo Víctor Pignanelly, ex jugador del Cúcuta Deportivo y de la América de Cali, quien condujo al equipo a la primera serie final. En esa nómina brilló el santandereano, Misael “Papo” Flórez. Se recuerda ese año la racha de 10 empates en línea entre el 1 de mayo y el 12 de junio y que a la fecha se mantiene como récord del campeonato.[20] .

En 1978 se jugó en el estadio Alfonso López un partido amistoso entre Asociación Atlética Argentinos Juniors y el Atlético Bucaramanga que terminó empatado a un gol. Los goles fueron conseguidos por Diego Armando Maradona quien adelantó a la visita en el marcador y posteriormente empató por el "Leopardo" Jorge Ariza.

En 1978, 1979 y 1980 no clasifico a las finales, ocupando los puestos 10, 11 y 14 respectivamente.

En esta década se recuerdan jugadores de buenas condiciones como Julio César Berrueta, Atanasio Centurión, Enrique Fernández, Julián Martínez, Juan B. Quintero, Carlos Miguel Dizz, Wilson Barata “Pipico”, Marcial Campuzano, Carlos Samboní, Jorge Ramón Cáceres, Félix Martínez, Artemio Villanueva, Roberto Alirio Frascuelli, Alfredo Arango, Eduardo Gillio Carrasco, Gabriel Hernández, Alfonso Cañón, Eduardo Emilio Vilarete Fernández, Fernando “Bombillo” Castro, Carlos Ávila, Osmar Abel Miguelucci, Ángel Manuel Silva, Agustín Balbuena, Dante Mírcoli, Miguel Augusto Prince, Héctor Mario Lamberti, Omar Valentín Bargas, Rafael Agudelo, Roberto Di Placido, Jorge Ramírez, Humberto Mendoza, Alejandro Juan Onnis, Álvaro Santamaría, Néstor Sanjuán, Eusebio Vera Lima, Farid Perchi, Pedro Ardila, Carlos Gaviria, Gilberto Centeno, Plutarco Bolaños, Venancio Zelaya, Nelson Riveros, Jorge Enrique Triana.

Década 1980 - 1990

En 1981, Reynaldo Rueda Castañeda y un grupo de amigos provenientes de empresas transportadoras de la región se ocuparon de la tarea de salvar el equipo pero la intención no salió como se esperaba. La idea de fusionar la escuela futbolística de los brasileños con jugadores nacionales, tales como: Francisco “Pacho” Maturana, Diego Edison Umaña, Ramiro Viáfara y los argentinos Rubén Horacio Carra, Jorge Néstor Kaliszúk no dio los frutos deseados. Un directivo, Carlos Reina, viajó a Rio de Janeiro y a su regreso, trajó consigo al entrenador: Carlos Gainete y a los jugadores: Roberto Lettiere, Francisco Carlos Jardim y Romairo Silveira Lima de infausto recuerdo para la hinchada.

La tragedia del 11 de octubre de 1981

El 11 de octubre de 1981 ocurrió en el Estadio Alfonso López durante el partido contra Atlético Junior, un trágico acontecimiento: La policía y el ejército contuvieron a balazos el desbordamiento del público. Hay muchas versiones sobre el hecho detonante, causante de este triste episodio. Algunos culpan a las erradas decisiones del árbitro Eduardo Peña Bernal, otros a las excesivas provocaciones de algunos medios y otros a la actitud de fanáticos enceguecidos por el exceso de licor en la tribunas y al sobrecupo del Estadio Alfonso López esa tarde. Sin embargo aún son muchos quienes atribuyen el hecho a la brutalidad de la fuerza pública. El resultado de aquella trágica tarde dominical fueron 4 muertos y 29 heridos.[22]

En 1982, llegaron procedentes del Club Atlético Banfield de Argentina, Juan Carlos Díaz y Miguel Oswaldo González, argentinos recordados por su extraordinario rendimiento con la camiseta del "leopardo" y quienes estuvieron varias temporadas con la institución. Ese mismo año, González fue el goleador del campeonato.

Un partido amistoso poco amistoso

El 2 de marzo de 1983 se jugó en el Estadio Alfonso López un partido amistoso entre el Atlético Bucaramanga y San Lorenzo de Almagro que culminó con resultado de 2-2. El primer tiempo había concluido empatado sin goles y todas las emociones de esa noche, ocurrieron en el segundo tiempo: cuatro goles y cinco expulsiones, 3 para San Lorenzo Navarro y Coudanes al minuto 2 y Rinaldi al 42, por agresión a un contrario y dos para el Atlético Bucaramanga: Onnis y el director tècnico Montanini, luego de una bronca generalizada ocasionada por la agresión del argentino Rinaldi a su paisano Onnis del Bucaramanga. El árbitro Gilberto Aristizábal dio por terminado el encuentro al minuto 42 del segundo tiempo luego de que los argentinos decidieran retirarse del campo en medio de la silbatina de los 8000 aficionados que asistieron al estadio esa noche. Ese día, San Lorenzo formó con: Cousillas; Schamberguer, Biain, Higuaín (Perazzo 3 ST)y Videla, Coudanes, Insúa y Batalla, Bueno(Quinteros), Rinaldi(18 ST) y Navarro; mientras que el Leopardo lo hizo con: Vasco; Hernández, Moris(23 ST), Valoyes y García; Faillace, Méndez y Muñoz(Onnis 16 ST), Osma, Holguín y Koop(Paredes)[23]

Una huelga y una goleada

El 29 de mayo de 1983 se jugó otro partido amistoso, esta vez contra el Internacional de Porto Alegre, que se encontraba de gira por Colombia, perdiendo 1-4 en el Estadio Alfonso López en un partido improvisado en el que no estuvieron presentes la mayor parte de los titulares leopardos, incluidos los argentinos Alejandro Onnis, Juan Carlos Diaz, Carlos Enrique Landaburo y Miguel Oswaldo González quienes se encontraban en paro por el incumplimiento salarial del club. Con la dirección arbitral de Armando Pérez, los equipos formaron así: Bucaramanga con Suárez (Duarte), Ceballos (Hernández), Viloria (Ardila), Mendoza, Churio, Faillace, Salazar, Méndez, Granados, Osma y Ferrer (Alarcón). Internacional con Benítez, Edevaldo, Mauro, Pastor (Darío), Lui, Cereta, Galvao, René (Gerson), Rubén Paz, Silvio, Geraldo y Silviiho.[24]

El formidable equipo de 1984

Para 1984, cuando incluso estaba en entredicho la participación en el torneo, el industrial santandereano Carlos Ardila Lülle, apoyó la presencia del equipo en la temporada. Cuando menos se esperaba, por las dificultades económicas, Herman “Cuca” Aceros, cumplió una gran campaña llevando a la institución al octagonal final. Ese era un equipo muy fuerte en el Estadio Alfonso López, condición que mantuvo durante el octagonal, al tiempo que los resultados que habían sido esquivos de visitante durante el año, empezaron también a darse en esa fase final, pues el Atlético había vencido al Atlético Nacional en el Estadio Atanasio Girardot por 2-0 y había obtenido sendos empates en Santa Marta y Barranquilla; por lo que hasta la fecha 10 el equipo iba tercero a 2 puntos de América de Cali y 1,25 de Millonarios, equipo este último al que enfrentó en la fecha 11 el 5 de diciembre perdiendo 1-2 en Bogotá en un disputado partido en el que al minuto 3 del primer tiempo el Atlético perdía ya 1-0 por un penal que el juez uruguayo Juan Daniel Cardellino en uno de los peores arbitrajes de su vida, como reseñó el periódico El Tiempo al día siguiente, sancionó tras una falta inexistente de Luis Landaburu sobre Acisclo Córdoba. A pesar de eso a veces jugando hasta con 7 delanteros el Atlético consiguió el empate transitorio. Tras el 2-1 a favor de Millonarios vino el desconocimiento del que sería el empate 2-2, tras un cabezazo de Alexander Churio que Miguel Prince rechazó luego de que el balón había traspasado la raya de gol y que el árbitro uruguayo Juan Daniel Cardellino ni sus auxiliares vieron.,,[27] Al final, el árbitro uruguayo le perdonó la expulsión a Oscar Muñoz por una falta grave y a Luis Landaburu quien enloquecido por la derrota continuamente le gritaba que tenía la conciencia sucia, hecho este último confirmado por el propio Landaburu en una entrevista radial en diciembre de 2012. Los partidos posteriores, un empate ante Unión Magdalena y derrota ante América de Cali, ambos en el Estadio Alfonso López lo dejaron eliminado de toda opción y al final la derrota de visitante 2-3 ante el Independiente Medellín ubicó al equipo en el sexto lugar.

Se recuerda en este equipo a los colombianos Luis Fernando "Chonto" Herrera, Alex Churio, Américo Quiñonez, Oscar Muñoz, Janio Cabezas, Orlando Maturana y Alfredo Ferrer. Los extranjeros, todos argentinos, eran Luis Alberto Landaburu, José Gerardo Galván, Juan Carlos Díaz, Héctor Ramón Sossa y Miguel Oswaldo González.[28]

En ese mismo año de 1984, el 20 de junio, con el propósito de realizar el homenaje de despedida del fútbol a un grande, Misael "Papo" Flórez se realizó un encuentro amistoso en el estadio Alfonso López entre Atlético Bucaramanga y la selección Colombia de mayores dirigida por Efraín "Caimán" Sánchez que se preparaba para las eliminatorias al campeonato mundial de México 1986 y que tuvo esa noche en la cancha a Carlos Valderrama, Willington Ortiz y Arnoldo Iguaran entre otros. El resultado final, 3-0 a favor de un "Leopardo" aguerrido, incisivo, veloz, sin pausa hacia el ataque y con un altísimo sentido de juego colectivo dejó en ese momento serias dudas acerca del futuro de la selección. Los goles fueron anotados en el primer tiempo por Juan Carlos Diaz al minuto 3 y luego por Alfredo Ferrer al minuto 9 y al 43. Misael "Papo" Flórez jugó los primeros 25 minutos y se retiró en medio de la ovación de los diez mil aficionados que asistieron,.[30] En 1985 el club jugó un partido amistoso contra la selección juvenil de Colombia también en el Estadio Alfonso López que se preparaba para el campeonato mundial de la URSS, ganándole por marcador de 2-0.

En 1985 se conservó casi toda la nómina del 84, con excepción de Juan Carlos "nene" Díaz y de Alfredo "pirata" Ferrer quienes fueron transferidos a Millonarios y reemplazados por Rubén Alfredo "gallego" Pérez y Guillermo Serrano. El equipo alcanzó a ubicarse séptimo en el octagonal de 1985 y sin opción alguna de disputar título, debió concentrar los esfuerzos de todos en colaborar para que Miguel Oswaldo González, quien estaba en competencia con Juan Gilberto Funes de Millonarios en el primer lugar de la tabla de artilleros; culminara goleador de ese campeonato. Funes y González estaban empatados con 33 goles en la última fecha del año, el 22 de diciembre de 1985. El partido en Bogotá había ya terminado, pero Bucaramanga seguía jugando porque un corte de luz de 20 minutos había retrasado la continuidad del encuentro con el DIM, que ganaba en ese momento 3-2 en el Alfonso López. Finalmente, los esfuerzos de un equipo desordenado que jugaba sin dirección técnica en ese momento (Alberto Forero había sido despedido hacía varias fechas), logró que el "negro" González pudiera anotar el definitivo 3-3 de esa noche, coronándose por segunda vez goleador del campeonato con 34 anotaciones.

El gol del "kilométrico" Reyes

El 11 de septiembre de 1985 Atlético Bucaramanga enfrentaba al Once Caldas en el Alfonso López, en un partido cerrado sin mayores opciones de gol. Guillermo Serrano recibió un pase de Zabulón Ruiz en el área del Caldas, eludió al arquero Munutti y entrando al área chica, pateó al arco. El árbitro Carlos Alberto "Kilométrico" Reyes, corrió hacia la mitad del campo validando el gol; pero la pelota no entró, pasó rozando el vertical y se fue más allá de la línea final. Las protestas de los jugadores del Once no se hicieron esperar, al tiempo que González colocaba la pelota en la mitad del campo. Luego de 15 minutos de protestas, se invalidó el gol y el partido se reanudó. Irónicamente, el mismo Serrano marcó un gol a un minuto del final, que Reyes en otra equivocación, anuló por fuera de lugar, dejando el resultado final 0-0.[31]

Para 1986 se había desarmado casi por completo el equipo del 85, confiándose a juveniles santandereanos la responsabilidad de afrontar el torneo; lo que sumado al pobre desempeño de los jugadores argentinos que se contrataron, dio como resultado una temporada para olvidar. Lo único rescatable de ese torneo fue que Nelson "La Piraña" Díaz marcó el gol 2000.

En 1987, asumió la presidencia del club el político Tiberio Villareal Ramos, quien intentó armar un equipo con una nómina sobresaliente bajo la dirección de Víctor Pignanelly. Sin embargo, no se pudo clasificar al octagonal final al quedar en el noveno lugar empatado en puntos con el octavo, pero superado por mayor número de partidos ganados, que era el principal ítem de desempate en esa época.

1988 y 1989 fueron años en los que se desempeñaron pobres campañas, pero se dejaron sentadas las bases para la conformación del formidable equipo de 1990.

Se destaca por el florecimiento de nuevos talentos y la conformación de escuadras que dieron espectáculo y se ubicaron en sitios de privilegio en las estadísticas.

Se recuerda los años ochenta como la época más fecunda en la promoción de jugadores procedentes de las divisiones inferiores del Club.

Adalberto "Watussi" Lozano, Adolfo Holguín, Alexander Churio, Aníbal Mendez, Alfredo Ferrer, Armando Osma, Hernando García, Eugenio Uribe, Oscar Upegui, José Luis García, Martín Peluffo, William Ruiz, Zabulón Ruiz, Miller Cuesta, Elías Correa, Ricardo García, Domingo Alarcón, Oscar Muñoz, Orlando Maturana, Jhon Freddy Van Stralhem, William Castro, Gregorio Espinel, Julio César Sarmiento, Miguel Balaguera, José Luis y Martín Balcucho fueron algunos de los jugadores que debutaron en el fútbol colombiano vistiendo la camiseta del Atlético.

Los Extranjeros más destacados de esta década se encuentran: Edgardo Luis Paruzzo, Sergio Saturno, Juan Carlos Díaz, Miguel Oswaldo González, Carlos Enrique Landaburu, Daniel Baglioni, Daniel Killer, José Gerardo Galván, Héctor Ramón Sossa, Luis Alberto Landaburu, José Luis Russo, Luis Darío Erramuspe, Rubén Alfredo Pérez, Erwin Romero, Luis Ernesto Sosa y Alfredo Oscar Rifourcat entre otros.[32]

Década 1990 - 2000

La era Tucho Ortiz

Para la temporada del 90 asumió el técnico antioqueño Humberto “Tucho” Ortiz, quien ligó tres buenas campañas, sobre todo la inicial. Fue cuestionado por que no practicaba un fútbol vistoso, pero ese fue a la postre un equipo sensato y auténtico, que jugaba acomodando el libreto a las características de sus jugadores. El equipo inició el campeonato de 1990 quedando primero en la fase de pentagonales regionales, enfrentando posteriormente al DIM y a América en la serie de triangulares. Para el torneo finalización se desarrolló una brillante campaña quedando tercero, lo cual le valió la bonificación que a la postre le permitió llegar al cuadrangular final al superar al Deportivo Cali y al Deportes Quindío. Se recuerda el gol de media cancha de Pedro Manuel Olalla que permitió la victoria sobre el Quindío por 2-1 en el Armenia y que dio la clasificación al cuadrangular final enfrentando a América, Nacional y Santafé.[33]

Todos los rivales sabían que jugaba al pelotazo, pero con el mismo estilo salía avante. Todos le apuntaban al mayor, y el mayor era la cabeza de “Kiko” Barrios; Polo, Ramoa, Rico, Villar, se la lanzaban para que este definiera o la bajara para concretar. Así de fácil, eso parecía, y con la misma fórmula fue tercero y se acercó por primera vez a la Copa Libertadores.

Era tal el poderío aéreo del "Leopardo", que el 28 de noviembre de 1990 cuando jugaron Santafé y Bucaramanga en el estadio "El Campín", en desarrollo del cuadrangular final; se dio un hecho curioso al presentarse el cobro de una falta desde el costado derecho de la cancha, cerca del área santafereña. Polo pateó la pelota al centro del área y Jesús "Kiko" Barrios saltó en medio de los centrales rojos acomodando la pelota en el fondo del arco, sin que el arquero Fernando Hernàndez pudiera hacer nada para evitarlo. Sin embargo, el árbitro John Jairo Toro no validó el gol, pues no había autorizado el cobro. Un minuto después, el árbitro pitó, Polo cobró, “Kiko” Barrios cabeceó y el balón volvió a caer exactamente en el mismo sitio del arco. Fue el 1-0 de un partido que concluyó 2-2.[34]

Ese año, el equipo clasificó al cuadrangular final con dos goles de Pedro Manuel Olalla, uno de ellos de media cancha, al ganarle en un emotivo partido al Deportes Quindío en el Estadio Centenario de Armenia por 2-1. Al final terminó tercero en el cuadrangular, detrás de América de Cali y Atlético Nacional, equipo este último al que derrotó 1-0 el 16 de diciembre de 1990 en el Estadio Atanasio Girardot.[35]

En la era de Humberto "Tucho" Ortiz, quien dirigió al equipo en 150 partidos de campeonato desde el 1 de abril de 1990 hasta el 25 de noviembre de 1992 se logró consolidar un equipo muy sólido que consiguió excelentes resultados, especialmente en el estadio Alfonso López, escenario en donde alcanzó a acumular 40 partidos sin perder entre 1991 y 1992, llegando a acumular el máximo invicto de local entre todos los equipos de la Conmebol en ese momento. En 1992 dejó una marca histórica para la institución; 26 partidos invicto como local, permitiendo solo 9 goles en el Alfonso López. Durante todo el tiempo que estuvo al frente del equipo, jugó 75 partidos en el estadio Alfonso López, de los cuales sólo perdió 6.

Luego de tres exitosas temporadas con el equipo, Ortiz fue despedido por los dirigentes de la época, Eduardo Valdivieso Mantilla, Hernando Quijano Flórez, Jaime Ordóñez, Jaime Arenas Pérez, Alonso Lizarazo y el mayor accionista Tiberio Villarreal quienes lo reemplazaron por Norberto Peluffo para de cambiar el sistema del pelotazo por un fútbol más moderno y dinámico, lo que a la postre, llevó al equipo dirigido por Peluffo al primer descenso en 1994.[36]

Primer descenso

En la temporada de 1994 el club desciende por primera vez al Torneo de ascenso, luego de ser último del campeonato, apenas a tres goles de diferencia del Cortuluá.

La tarde del descenso el escenario fue el Estadio Hernán Ramírez Villegas de Pereira y aunque el ‘Leopardo’ derrotó a los locales 1-0 con gol de Óscar Valencia (33’ s.t.), el resultado de nada sirvió, pues Cortuluá, que debía perder en su patio ante Millonarios, empató 1-1 y llegó a 38 unidades en la tabla de posiciones, igualando con el Bucaramanga, pero superándolo por diferencia de gol (-14 frente a -17).

De nada sirvieron los 20 goles que hizo el argentino Jorge Ramoa ese año (los mismos que logró el gran Arnoldo Iguarán con Millonarios) ni los 10 más que consiguió Jesús ‘Kiko’ Barrios, pues tres anotaciones de diferencia marcaron la suerte del Atlético, que se convirtió en el tercer equipo que descendió en el fútbol colombiano desde que se creó ese sistema, luego de Real Cartagena en 1992 y Deportes Tolima en el 93.[37] . Esa campaña del Atlético terminó con 10 victorias, 18 empates y 18 derrotas; 52 goles a favor y 69 en contra, y la tristeza más grande que hasta ese momento vivía la hinchada amarilla. Pero el cambio de reglamentación que implementaba el calendario colombiano igual al europeo (con campeón en el mes de junio), hizo que en 1995 se jugara un torneo nivelación, el cual permitió el regreso del Bucaramanga a la máxima categoría del fútbol colombiano en sólo cuatro meses, luego de coronarse campeón de la Primera B.

Campeón Primera B 1995

El equipo tuvo un excelente rendimiento durante el torneo logrando la clasificación a las finales. El hexagonal final lo disputó contra Alianza Llanos, Lanceros Boyacá, Unicosta, Real Cartagena y Cóndor, ganando 8 partidos, empatando uno y perdiendo solo el último por 1-2 frente a Alianza Llanos en Villavicencio, partido que fue enfrentado por la nómina alterna del "Leopardo".

El 25 de junio de 1995 con un ‘Alfonso López’ abarrotado por unas 9.000 personas, el Atlético venció en la octava fecha 1-0 a Lanceros de Boyacá con gol de Jesús ‘Kiko’ Barrios y logró la ventaja suficiente para asegurar el ascenso (23.00 puntos frente a los 15.50 de los boyacenses).

El equipo amarillo promediaba en esa octava fecha siete victorias, un empate, 10 goles a favor y ninguno en contra, lo suficiente para retornar a casa.

El Atlético Bucaramanga ganó el campeonato sin recibir ningún gol en contra en el estadio Alfonso López y obtuvo nuevamente el derecho de jugar en la máxima categoría en el torneo siguiente.

Este equipo lo integraron Guillermo Rodolfo Guarnieri, Arturo Reyes, José Fernando Salazar, Ricardo García, Miguel Montañez, Oscar Upegui, Juan Carlos Alarcón, Dumar Rueda, Néstor Salazar, Jairo Martínez, Jhon Alex Rodríguez, Jorge Ernesto Ramoa, Jairo "Tigre" Castillo, Vladimir Campo, Jesús "Kiko" Barrios, entre otros.

En ese torneo de 1995 Guillermo Rodolfo Guarnieri se convirtió en el arquero con el mayor número de minutos sin recibir gol en la historia del fútbol colombiano, con 1122 minutos. Ese registro lo consiguió en el torneo del Ascenso durante 13 fechas, algo difícil de igualar.[38] Otros arqueros que en el campeonato colombiano han logrado menores invictos han sido: Otoniel Quintana, 1024 minutos en 1971 jugando para Millonarios, Julio Cesar Falcioni 770 minutos en 1981 con el América, Roque Montalvo 755 minutos en 1972 con el Deportes Tolima y Pedro Antonio Zape 720 minutos en 1974 con el Deportivo Cali.

El subcampeonato

En la temporada 1997 el Atlético Bucaramanga ganó el Torneo Adecuación, superando al Deportes Quindío,[42]

Bucaramanga es capaz de sorprender cuando peor está jugando puede remontar marcadores y conseguir lo imposible así lo hizo en la temporada 1996-97 en la Copa Mustang luego de sorprendentes actuaciones memorables quedò vicecampeón y segundo en la misma temporada.

La gran final del año se disputó contra el vencedor del torneo apertura, América de Cali.[43] La final favoreció al América luego de las derrotas bumanguesas 0-1 en casa y 2-0 de visita. La derrota en la final significó el subcampeonato y la clasificación para jugar la Copa Libertadores 1998.

El diseño del torneo era largo, con dos campeonatos para decidir tanto los cupos a la Copa Libertadores y Conmebol, como el campeón y subcampeón del fútbol colombiano. Durante el primer torneo el desempeño del equipo fue intrascendente. Sin embargo, fue en el segundo semestre del año cuando el Atlético Bucaramanga mejoró su nivel y se convirtió en gran protagonista del evento.

El tramo final del campeonato estuvo lleno de emociones. En el último encuentro, estaba por definirse el equipo que iría a un enfrentamiento con el ganador del grupo A, Bucaramanga estaba en el B y disputaba con Millonarios esa posibilidad de asegurar el cupo a una competencia internacional. El estadio Metropolitano fue el testigo mudo de la hazaña. Bucaramanga goleó 4-0 al Junior, hacía 35 años que ‘los tiburones’ no perdían por tan abultado marcador en su casa. Fue una tarde para no olvidar. En Bogotá se jugaba la otra mitad de este partido, entre Millonarios, que estaba igualado en puntos con el Atlético y el Tuluá, que ya no tenía nada qué hacer. La diferencia entre los búcaros y los embajadores era de un gol. Millonarios derrotó al Tuluá 4-1. Mientras que el Atlético, con goles de Gustavo ‘Misil Restrepo’ en dos oportunidades de penal, Miguel Montañéz, de penal y Lucio España de larga distancia, consiguió el cupo para la final contra el Deportes Quindío. La tarde fue redonda, puesto que José Fernando Castañeda, constituido en ‘cerrojo’ del arco canario, le tapó un penalti a Bernardo Redín cuando el partido se encontraba 0-0.[44]

El técnico de ese equipo fue Carlos Mario Hoyos, mientras que en la nómina no había figuras, incluso había algunos jugadores que venían de la B. Algunos jugadores que hicieron parte de esta importante campaña fueron: José Fernando “Chepe” Castañeda, Gustavo “Misil” Restrepo, Miguel Montañez, Manuel Galarcio, Pablo Casquete, Luis Alfonso “Cheo” Romero, Jhon Alex Rodríguez, Lucio España; Arturo Reyes, Diego Pizarro, Wilmar Moreno, Fredy Guirán, Armando “Piripi” Osma, Marcelo Enrique Ibáñez, y Orlando Ballesteros, entre otros. En 1999 el equipo logro el que ha sido el mayor invicto de la historia en la Primera A, al acumular 12 partidos sin conocer la derrota entre el 18 de octubre de 1998 y el 28 de febrero de 1999.

En esta década se recuerdan jugadores nacionales y extranjeros de renombre que vistieron la camiseta leoparda, junto a una generación excepcional de jugadores santandereanos entre quienes se cuentan Jhon Fredy Van Stralhem, Oscar Upegui, Eugenio Uribe, Ricardo García, Elías Correa, Luis Gabriel Rey, Dúmar Rueda y Robert Villamizar.

Los extranjeros más destacados de esta década se encuentran: Pedro Manuel Olalla, Jorge Ernesto Ramoa, Héctor Gerardo Méndez, Luis Alberto Noé, Luis Eduardo Chabat, Juan Carlos Arguedas, Guillermo Rodolfo Guarnieri, Horacio Marcelo Arce, Marcelo Enrique Ibañez, Oyié Flavié y Wilson Núñez entre otros.

La década de los noventa ha sido la más fructífera en la historia del club: El subcampeonato de 1997, el tercer lugar de 1990 y además se logró la clasificación a las finales en 1991, 1992, 1993, 1998 y 1999.[45]

Década 2000 - 2010

En el 2000, el Atlético Bucaramanga comenzó el nuevo siglo con problemas económicos y administrativos.[ cita requerida]

El Descenso frustrado del 2001

El equipo no consigue buenos resultados en las temporadas 2000 y 2001 por lo que ocupa el último lugar de la reclasificación con 88 puntos[46] en la temporada 2001 con lo cual el equipo desciende a la Primera B, sin embargo una modificación en el reglamento para el año 2002 de la Asamblea General de Clubes aprobó que se jugara el Torneo Profesional con 18 equipos, sumándole a los 16 actuales dos de los tres socios que en ese entonces se encontraban participando en el Campeonato de la Categoría Primera A.

El Triangular de ascenso de 2001

Entonces se organiza un triangular en la ciudad de Cartagena de Indias en diciembre de 2001 junto con los equipos Cúcuta Deportivo y el Unión Magdalena ocupando el Atlético Bucaramanga el segundo puesto sin anotar un solo gol. Perdió el primer partido 0-2 frente a Unión Magdalena y empató sin goles en tiempo reglamentario con Cúcuta Deportivo pero al final lo derrotó por lanzamientos desde el punto penal 4-3, pues los cucuteños habían perdido el primer partido por idéntico marcador. Por Atlético Bucaramanga patearon Hernán Andrés Sarmiento, quien erró y convirtieron Wilson Nuñez, Nestor Cuadros, Andres Estrada y Leonel Rocco, heroe esa tarde porque también atajo el primero y el cuarto cobro del Cúcuta Deportivo, situación esta última que fue protestada por los jugadores del Cúcuta porque al parecer Rocco se adelantó en el cobro del jugador Gerson Vallejo, pero el árbitro Jorge Hernan Hoyos validó la acción.[47]

El equipo dirigido por Alexis García, formó ese 20 de diciembre de 2001 con Leonel Rocco, Hernán Andrés Sarmiento, Cesar Vásquez, Oscar Upegui, Edwin Calle, Andres Estrada, Oyié Flavié, Nestor Cuadros, Blaimir Ambuila, Felipe Rivas y Wilson Nuñez.

Logro así el club ganarse uno de los dos nuevos lugares en la Primera A para el torneo de 2002, quedando para la historia como el único equipo que ha descendido y que no ha jugado la temporada siguiente en la Categoría Primera B.[48]

Al respecto escribió el periódico Vanguardia Liberal "Los fanáticos que vinieron desde Bucaramanga, ubicados en la tribuna de sol, saltaron al gramado del Pedro de Heredia y abrazaron a sus jugadores. Hubo lágrimas de felicidad. Se palpaba una alegría infinita por un equipo que le quedó debiendo todo".

2002-2006

Para el primer semestre de 2002 se armó una plantilla competitiva con jugadores como Orlando Maturana, Juan Carlos Henao, Wilson Carpintero, Hernán Andrés Sarmiento, Luis Moreno, Ancízar Valencia y el equipo estuvo a punto de jugar la final, quedándose fuera de esa instancia a último momento al perder un partido decisivo 1-2 contra el Deportivo Cali en el Estadio Alfonso López. En el segundo semestre de 2002, nuevamente el Atlético Bucaramanga realizó una buena campaña, consiguiendo entrar a los cuadrangulares semifinales, en las que disputó de cerca la posibilidad de llegar a la final. En 2003, luego de un comienzo exitoso en el que incluso alcanzó a ser líder del campeonato, terminó eliminado de las finales.[49] En el segundo semestre de 2004 participó por última vez de las finales del Campeonato de Primera A, relegando sus posibilidades casi desde el inicio de estas.

En 2005 el equipo fue eliminado en la fase inicial de ambos torneos.

En el primer semestre de 2006 el equipo dirigido por Nelson Reyes se ubicó en el puesto 12 de la reclasificación y en el segundo semestre debió trasladarse a Barrancabermeja debido a las obras de remodelación que para ese momento se realizaban en el estadio Alfonso López, lo que junto con las malas relaciones entre el cuerpo técnico y el dueño del equipo porque el hijo de este no alineaba con el equipo titular, llevó a la renuncia del director técnico Nelson Reyes a mitad del torneo. Finalmente, la presión de gobernación, periodismo deportivo y aficionados obligó al dueño en ese entonces, Luis Fernando Yepes a vender el equipo a la familia Cadena Mora.

En 2006, el 16 de diciembre, se inauguró la nueva cancha sintética del estadio Alfonso López y para ello se organizó un partido amistoso con el Club Olimpia de Paraguay. En el acto inaugural se le hizo un reconocimiento a Américo Montanini y a Herman el “Cuca” Aceros, dos grandes de la historia del equipo. El gobernador Hugo Aguilar Naranjo fue el encargado de hacer el saque de honor. La cancha sintética tuvo un costo de mil 200 millones de pesos y se logró luego de un trabajo de cinco meses, tiempo en el que el equipo Leopardo debió jugar en Barrancabermeja. El Atlético Bucaramanga perdió 1-2. El gol del Atlético fue convertido por Luis Fernando Lugo, siendo este el primero que se anotó en la nueva era del estadio Alfonso López.

Inicia la era Cadena

En el primer semestre de 2007, El equipo de Miguel Prince, a pesar de realizar una campaña irregular, con 27 puntos se alejó de las posiciones de descenso y estuvo a punto de ingresar a los cuadrangulares pero por diferencia de goles perdió la posición frente a Santafé que ganó en Ibagué 2-1 al Deportes Tolima, con un discutido arbitraje de Jorge Hernán Hoyos.[50] En la fecha 17, Edwards Jiménez marcó el gol 3000 en el Estadio Alfonso López cuando el Leopardo venció al Atlético Nacional 3-2.

Para el segundo semestre había salido Prince y su reemplazo fue la dupla Upegui-Reyes que obtuvo resultados desastrosos en las primeras cuatro fechas del torneo; por lo que posteriormente llegó Eduardo Retat quien intentó pelear nuevamente por no descender y pudo evitar jugar el partido de promoción, al conseguir una victoria en su último partido de la temporada dejando al Deportivo Pereira ese puesto.

En el proceso de preparación para enfrentar el primer semestre de 2008, el Atlético Bucaramanga ganó la Copa Feria del Sol en Mérida, Venezuela al imponerse a Atlético Junior y Deportivo Táchira pero ocupó la posición 10 del torneo quedando eliminado nuevamente de los cuadrangulares finales, por lo que fue despedido Retat y en su reemplazo se nombró a Víctor Luna.

Segundo descenso

En el segundo semestre de 2008, Víctor Luna desarmó el equipo, despidiendo a casi todos los jugadores experimentados del equipo y enfrentando el final del torneo con jugadores juveniles, lo que llevó a que al final el club se ubicara en el puesto 15 de la reclasificación y en el último lugar en la tabla del descenso, con 126 puntos, debiendo jugar la temporada 2009 en la Categoría Primera B.

2009 primer año en la B

En 2009, regresó a jugar en el torneo de la Primera B y logró la mayor cantidad de puntos del año con 89 en la reclasificación.

El campeonato 2009 de la Primera B se jugó en dos fases, en el primer semestre del año el Atlético realizó una gran temporada ganando una gran cantidad de partidos en el estadio Alfonso López y en otras plazas terminando en el primer lugar al final de la fase de nonagonales con 41 puntos en 18 partidos, correspondiéndole enfrentar en las finales a Rionegro, Cortuluá, y Palmira con resultados desastrosos. Al final solo tres puntos de 18 posibles que lo dejaron último del cuadrangular ganado por Cortuluá, que a la postre fue el vencedor de ese primer torneo. En el segundo semestre, luego de terminar segundo en su nonagonal con 32 puntos, ganó el cuadrangular final enfrentando a Corporación Deportiva Real Santander, Asociación Deportiva Unión Magdalena y Centauros, obteniendo el derecho a disputar la final del Torneo Finalización contra el Atlético de la Sabana ganando por marcador global de 3-2,[51] ganando así el derecho de disputar el título del año frente al Cortuluá.

La final del año comenzó mal para los búcaros, al caer 3-0 en el Estadio Doce de Octubre del municipio de Tuluá. En la vuelta, los entonces dirigidos por Jesús "Kiko" Barrios empataron 1-1, relegando sus posibilidades de ascenso a lo que sucediera en la serie de promoción frente al Deportivo Pereira. En ambos partidos el Bucaramanga perdió, 2-1 en casa y 3-2 de visitante.

Este periodo se destaca por la escasa promoción de las divisiones inferiores del club, pues pocos santandereanos debutaron con el equipo y las plantillas se conformaron principalmente con jugadores nacidos en otras regiones. Los más destacados fueron: Sherman Cárdenas, Hernán Andrés Sarmiento, Edwards Jimenez, John Ulloque, James Aguirre, Marlon Francisco Díaz, Yeison Chacón, Edinson "la pulga" Pinzón e Iván Garrido.

Entre los extranjeros más destacados de esta década se encuentran: Hector Walter Burguez, Leonel Rocco, Ruberth Morán, Carlos Alberto Escouto, Marcos Cardoso "Marquinho", Juan Manuel Zandoná, Diego Martín Bonilla, Luis Barbat, Jorge Daniel Casanova, Mariano Carlos Caporale, entre otros.

2010

Esta época, es la más complicada en la historia del Club por la permanencia prolongada en la Primera B y la ausencia de resultados deportivos de notoriedad incluso en esta división que aseguran la permanencia del Atlético en esta categoría, al menos hasta diciembre de 2012; por lo que en reiteradas ocasiones la comunidad deportiva de Santander, le ha solicitado al presidente del equipo que no continue al frente de la Institución.[52]

La maldición del gallo negro

Los malos resultados obtenidos por el equipo en los últimos años, en los que han venido jugadores y entrenadores que han sido exitosos e incluso han ganado el campeonato de la primera B con otros equipos, ha dado origen a una serie de explicaciones relacionadas con la gestión de los directivos,[57]

Primera B. Estadio Alfonso López. Atlético Bucaramanga vs. Unión Magdalena. Cuadrangular final Copa Premier 2009.
El desastre de 2010

En enero de 2010 el Atlético Bucaramanga hizo una gira por Perú, jugó contra José Gálvez de Chimbote empatando 1-1 y participó en la noche rosada de Sport Boys del Callao perdiendo 1-0.[60]

Los peores años en la B: 2011 y 2012

Para 2011, fueron despedidos casi todos los jugadores del plantel con excepción de José Herrera y Andrés Sarmiento por ser los de mejor rendimiento en la temporada 2010, así como Deybi Rodríguez y Julián Vargas quienes permanecieron por solicitud de Fernando Velasco.

En el primer semestre de 2011 el equipo no tuvo un buen rendimiento en el estadio Alfonso López y perdió todos los partidos que disputó de visitante llegando a ser goleado en tres ocasiones, (2-5 frente a Unión Magdalena, 0-4 contra Centauros y 0-4 contra Cortulua); lo que no había ocurrido nunca durante su permanencia en la Categoría Primera B. Al final de la fecha 12 el Atlético Bucaramanga había caído hasta el puesto 12 de la reclasificación y al último lugar del hexagonal regional de la Copa Colombia, por lo que periodistas y aficionados pidieron la salida del técnico Fernando Velasco como solución a la crisis del plantel,.[62]

Para el enfrentar el segundo semestre de 2011, se contrató a Carlos Mario Hoyos y se lanzó en conjunto con la Cámara de Comercio de Bucaramanga el proyecto "Todos somos el número 12" para acercar el equipo a la comunidad y democratizar el Club convirtiéndolo en sociedad anónima,[66]

Fin de la era Cadena

Para enfrentar la temporada 2012 fue contratado Álvaro de Jesús Gómez.[72]

En el segundo semestre continuó el rendimiento irregular del equipo y luego de la derrota como local por 0-2 ante Sucre F.C en la sexta fecha Álvaro de Jesús Gómez fue despedido[76]

El tercer fracaso de Prince

En el primer semestre de 2013, el técnico Miguel Augusto Prince mantuvo a los jugadores de mejor rendimiento durante 2012: James Aguirre, Raúl Cuesta, Juan Daniel Murillo, Jonathan Segura, Sergio Manosalva, Hernán Andrés Sarmiento, Yeison Chacón, Cristian Correa, Jonathan Lara, Elkin Barrera, Fabián Yantorno, José Largacha y vinculó a Aníbal Mosquera, Carlos Daniel Hidalgo, Yesid Martínez, Carlos Chávez, Armando Carrillo, Luis Yanez y el paraguayo Osvaldo Mendoza, quien fue despedido por bajo rendimiento a mitad de torneo.[80]

Una acción popular impopular

En julio de 2013 el Tribunal Administrativo de Santander al resolver una apelación a una Acción Popular fallada por el Juzgado Primero de descongestión de Bucaramanga ordenó el cierre para el público del Estadio Alfonso López, el Coliseo Vicente Díaz Romero y las piscinas olímpicas al considerar que no existían garantías de seguridad, por lo que el equipo debió buscar una sede alterna para enfrentar el segundo torneo de 2013 pues Alianza Petrolera no dio el aval para jugar en el Estadio Alvaro Gómez Hurtado de Floridablanca. El equipo debió disputar dos partidos del Torneo Postobón y otro de Copa Postobón a puerta cerrada en la cancha de Comfenalco mientras se definía la sede en la cual afrontaría el resto del campeonato. Luego de semanas de negociaciones y consultas la Dimayor definió a Ocaña como sede del equipo pero una semana antes del primer partido que debería jugarse en esa ciudad, el comité de desastres de Bucaramanga reconsideró la decisión tras intensa presión de los aficionados, el patrocindaor Freskaleche y la prensa deportiva local permitiendo que los partidos se disputaran con un máximo de mil aficionados para cumplir con la orden de no realizar "eventos con asistencia masiva de público" que fue lo que se determinó en la Acción Popular. La decisión definitva del Comité de Gestión de Riesgo fue comunicada por el Secretario del Interior de Bucaramanga, Rene Rodrigo Garzón al periódico Vanguardia Liberal.[87]

En el segundo torneo de 2013 se mantuvo a 17 jugadores de la plantilla y se contrató nuevamente a Juan Guilermo Baena.[91]

2014 el resurgimiento

En el primer semestre de 2014 el equipo inició perdiendo el primer partido del año en condición de local, pero luego en una de las mejores campañas durante su estancia en la B, caracterizada por gran solidez defensiva, terminó primero en la fase todos contra todos clasificando a las finales del torneo. En cuartos de final enfrentó a Union Magdalena perdiendo 1-2 como visitante y ganando 1-0 el segundo partido en el Estadio Alfonso López. La serie se definió por tiros desde el punto penal y el Leopardo ganó 5-4 avanzando a semifinales.[93]

En el segundo semestre de 2014 salieron los jugadores Pérez y Mera de gran desempeño en el torneo anterior siendo reemplazados por los argentinos Florez y Quevedo. El inicio irregular con varias derrotas en las primeras fechas que ubicaron al equipo por fuera de los ocho clasificados llevó en la séptima fecha a la salida del director técnico Bernardo Redín quien fue reemplazado por José Manuel "Willy" Rodríguez mejorando notablemente el rendimiento en el torneo, pero solo hasta la fecha quince pudo volver a entrar transitoriamente al grupo de clasificados. En la fecha siguiente volvió a ser desplazado a la novena posición por Real Cartagena[97]

Cuadrangular de ascenso 2015

La Dimayor aprobó un cambio de reglamento en la asamblea general de octubre de 2014 para jugar la Categoría Primera A con veinte equipos al año siguiente, por lo que se decidió organizar dos cuadrangulares de ascenso en enero de 2015 en Bogotá con la participación de los equipos históricos de la Dimayor descendidos al Torneo Postobon en años anteriores. Tras los resultados del cuadrangular final de 2014 la junta directiva del club determinó la salida de 14 jugadores y el equipo bajo la dirección de José Manuel "Willy" Rodríguez empezó trabajos en diciembre de 2014 con solo ocho jugadores, lo que fue cuestionado por la hinchada y la prensa deportiva de la ciudad,,.[101]

2015: Nueva Etapa y Ascenso

Los jugadores que llegaron para los cuadrangulares de ascenso, Andrés Mosquera, José Barriosnuevo, Luis Payares, Luis A. Núñez, John Fredy Pérez, Carlos Giraldo, Daniel Cataño, Jair Palacios, Luis Sierra, César Amaya, José A. Moreno y los pocos que se quedaron de la temporada 2014 James Aguirre, Danny Cano, Luis Rivas, Hernán Sarmiento, Carlos Palacios, Aníbal Mosquera y Jeysen Núñez afrontaron el inicio del campeonato bajo la dirección de Jose Manuel Rodríguez, ratificado a pesar de los resultados adversos.

Homenaje a Janiot con goleada

El 7 de febrero de 2015 murió Roberto Janiot, ex futbolista y empresario, uno de los ídolos del club y quien hizo parte del equipo de 1960[103]

Los buenos resultados continuaron y el equipo terminó la primera vuelta primero del campeonato con 37 puntos, invicto, con la delantera más efectiva y la valla menos vencida, acumulando 34 goles a favor y 10 en contra.[107] .

Para el segundo semestre salieron del equipo los hermanos Nuñez, Jhon Pérez, Pablo Rojas, se retiró del fútbol el Michi Sarmiento y llegaron Jarol Martínez, Felix García, Victor Zapata, Paulo Cesar Arango, Jaime Sierra, Jhon Stewart García, Jose Najera, Alexis Ossa y Michael Balanta. Luego de 32 partidos el Atlético Bucaramanga terminó primero en la fase de todos contra todos disputada a dos vueltas con 71 puntos, producto de 21 partidos ganados y 8 empatados, perdiendo solo tres partidos[108]

Cuadrangular final

En el cuadrangular final le correspondió enfrentar a América de Cali, Real Cartagena y Universitario de Popayán ratificando lo hecho durante todo el año, ganó el grupo en solo cinco partidos. Se destaca la goleada en el partido inicial al Real Cartagena 3-0 en el Estadio Alfonso López y el triunfo sobre el América de Cali de visitante por 1-0. La fiesta del regreso fue la noche del 26 de noviembre en el Estadio Alfonso López con la asistencia de 22000 aficionados que en medio de juegos pirotécnicos y bajo la luz de una hermosa luna vieron como el Atlético derrotó a Universitario de Popayán 1-0 con gol de Víctor Zapata.[110] . Cuatro partidos ganados, uno empatado y uno perdido, 10 goles a favor y 3 en contra fue el balance del cuadrangular final.

Bucaramanga campeón dimayor
Gran Final de la "B"

Después del Ascenso el equipo debía jugar la Gran Final del Torneo Águila, esta vez ante Fortaleza, iniciando en Bogotá y terminando en Bucaramanga. En el Estadio Metropolitano de Techo el equipo logró ganar 2-0 con goles de Daniel Cataño y en el Estadio Alfonso López se consiguió el empate 0-0, para así Atlético Bucaramanga levantar su segundo título de segunda división en 20 años, ratificar su año y regresar a la Categoría Primera A.

El regreso a la Categoría A

Para el primer semestre de 2016 se mantuvo la base del equipo que logró el ascenso, tanto el cuerpo técnico, como casi todos los jugadores titulares. A pesar de un aceptable comienzo en el torneo, hubo gran dificultad para consolidarse y luego de una campaña de doce empates, dos partidos ganados y tres derrotas, (la primera contra Atlético Nacional en Medellin por 7-0 y las restantes de local, contra Once Caldas por 0-3 y el colero Envigado por 0-1), el director técnico José Manuel "Willy" Rodríguez fue destituído y reemplazado por Flabio Torres. Durante esta etapa el equipo no pudo ganar de local en el Estadio Alfonso Lopez ni en el Alvaro Gomez Hurtado, que debió ser usado durante la mayor parte del semestre debido a los trabajos de remodelación requeridos en el primero para cambiar el césped sintético por grama natural. Las unicas victorias fueron en Ibagué contra Deportes Tolima 2-1 y en Barrancabermeja 6-3 contra Alianza Petrolera[111] . En el campeonato del segundo semestre el equipo cumple una destacada campaña que lo ubica en los primeros lugares de la tabla.

Copa Colombia

El 14 de febrero de 2008, los 36 clubes miembros de la Dimayor aprobaron la realización de una nueva edición de la Copa Colombia, que cuenta con los equipos de las categorías Primera A y Primera B del fútbol profesional colombiano. Si bien, anteriormente se había jugado en la década del cincuenta y en 1989, los datos estadísticos de los torneos anteriores están incluidos en los registros históricos anteriores como parte del campeonato colombiano de liga. Se estableció que el torneo iniciaría con un hexagonal regional integrado además por Real Santander, Alianza Petrolera, Cúcuta Deportivo, Patriotas y Chicó F.C

En 2008 en su primera participación en el evento, el equipo terminó eliminado en la fase de hexagonales, destacándose en ese año la goleada a Patriotas por 7-0[113]

En 2009 avanzó a cuartos de final luego de ocupar el segundo lugar en el hexagonal regional y posteriormente eliminar a Millonarios al ganarle en el Alfonso López por 3-1[116]

En 2010 el equipo ocupo nuevamente el segundo lugar del hexagonal regional y volvió a enfrentar a Millonarios, perdiendo esta vez 1-2 en Bucaramanga[118]

En 2011 el equipo fue eliminado en la primera fase del evento.

En 2012 Atlético Bucaramanga clasificó a la segunda fase del evento al terminar tercero de su grupo y avanzó a cuartos de final tras eliminar a la Uniautónoma en la definición por penales, luego de haber empatado 2-2 en Bucaramanga y 1-1 en Barranquila.[121]

En 2013 el equipo nuevamente avanzo a octavos de final tras clasificar tercero en su grupo y en la siguiente fase enfrento a Real Cartagena,[123] pero en el partido de vuelta perdió 2-0 en el Estadio Jaime Morón quedando eliminado.

En 2014 quedó eliminado en la primera fase.

En 2015 clasificó a octavos de final en el nuevo formato de cuadrangulares regionales tras ganar el Grupo C en el que enfrentó a Cúcuta Deportivo, Real Santander y Alianza Petrolera pero fue eliminado por Once Caldas en octavos de final.

Copa Libertadores

El Atlético Bucaramanga debutó en la Copa Libertadores 1998 compartiendo el Grupo 1 con el América de Cali y los equipos ecuatorianos Barcelona Sporting Club de Guayaquil y el Deportivo Quito de la capital del Ecuador.

En su primer partido el 26 de febrero de 1998 consigue un empate de visitante ante el América de Cali por 2-2, en un emotivo partido que inicio perdiendo 2-0 en los primeros 45 minutos. Para el segundo tiempo el equipo salió a buscar el empate decididamente logrando el descuento al minuto 21 por intermedio de Gustavo "misil" Restrepo y al minuto 43 el empate definitivo luego de que Manuel Galarcio concretara de chilena un ataque masivo del Atlético. El 4 de marzo, visitó al Deportivo Quito con derrota 1-0, luego de un brillante partido en el que se perdieron muchas opciones de gol. El equipo cerró su ciclo en Ecuador con su visita al Barcelona Sporting Club en un encuentro en el que el fútbol, las ganas, el espectáculo y la imagen la puso el Bucaramanga, pero el que ganó fue el Barcelona 2-0. Después enfrentó tres partidos en condición de local: primero recibió al América con el cual perdió 0-1 en un partido en el que hubo 19 opciones de gol a favor del "Leopardo"; ubicándose en ese momento en el último lugar del grupo. El 24 de marzo de 1998 se jugó en el estadio Alfonso López por primera vez en la historia un partido internacional oficial, enfrentando al Deportivo Quito, al cual derrota 2-0;[125] consiguiendo así 7 puntos y avanzando a la segunda ronda.

En octavos de final se enfrentó al Bolívar de Bolivia equipo al cual recibió en su casa y con el que perdió 1-2.[127] El máximo anotador "leopardo" en Copa Libertadores de América hasta el momento ha sido Gustavo "misil" Restrepo con 3 anotaciones, le siguen Nelson Gómez, Manuel Galarcio y Lucio España con 1.

Other Languages