Ataque de pulso electromagnético

El ataque de pulso electromagnético es un método de ataque militar realizado con armas generadoras de importantes cantidades de energía electromagnética ambiental que destruyen total o parcialmente el equipamiento eléctrico y electrónico dentro de su radio de acción.[2]

PEM

El pulso electromagnético o EMP en sus siglas en inglés es un efecto secundario descubierto con las pruebas atómicas. Se vio que tras una explosión nuclear se dañaban e inutilizaban todos los aparatos electrónicos en un cierto radio de acción.[4]

Las posibilidades de este fenómeno son inmensas. Los ingenieros militares se dieron prisa en desarrollar artefactos que maximizaran dicho efecto.[7]​ capaz de paralizar un continente entero con un solo disparo (ver más abajo).

Lógicamente, muchos sistemas de armas e instalaciones militares modernos incorporan protecciones contra el EMP.[8]​ No obstante, tales protecciones son complejas, se deterioran rápidamente con el tiempo y no se ha establecido su eficiencia ante el fallo generalizado de todas las infraestructuras civiles y militares circundantes. Se han descrito numerosos escenarios en que estos sistemas o instalaciones protegidos se transforman en los llamados islotes tecnológicos, que pierden su eficiencia o van dejando de operar conforme agotan sus medios para el funcionamiento autónomo (combustible, baterías, repuestos, sistemas anexos, tripulaciones de refresco, etc).

Mecanismo de una explosión EMP a 400 km de altitud: rayos gamma alcanzan la atmósfera entre los 20–40 km de altitud, eyectando electrones que serán luego reflejados hacia ambos lados del campo magnético de la Tierra. Eso hace que los electrones del EMP irradien sobre una área masiva. Debido a la curvatura e inclinación hacia abajo del campo magnético de la Tierra sobre EE.UU., el EMP máximo se produce al sur de la detonación y el mínimo ocurre al norte.[9]
Other Languages